Noticias ambientales

Ranas Doradas salvados de la extinción

Según un informe de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (WCS, siglas en Inglés), cien ranas de Tanzania (nombre científico: Nectophrynoides Asperginis) han vuelto a su país nativo, después de escapar de milagro de la extinción.



El año pasado el Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN, siglas en ingles) declaró la extinción de la especie, sin embargo las ranas han sido rehabilitada en los zoólogos de Bronx y de Toledo. Desde 2004, el año en que estas ranas aparecieron por la última vez en libertad, la población cautiva ha crecido de unos cientos a casi siete mil. Por el momento las ranas—que excepcionalmente son vivíparas en lugar de ovíparas—habitan en un nuevo centro de propagación en Dar es Salaam, Tanzania, pero un proyecto esta en marcha para reintroducirlas en su hábitat nativo: la garganta de Kihansi en las Montanas Udzungwa Meridional del sur central de Tanzania, un región que dispone de la diversidad más amplia de todo el país.





Una diminuta rana de Tanzania recién nacida se descansa en la espalda de una adulta. Criados en el Zoólogo de Bronx, estos anfibios – ya desaparecidos en la libertad – forman parte del programa internacional para su reintroducion en su antiguo hábitat en Tanzania. (crédito: Julie Larsen Maher/WCS).

“La vuelta de estas criaturas extraordinarias es un logro histórico” declaró Jim Breheny, el Director del zoólogo de Bronx y Vicepresidente de alto rango de Instituciones Vivas de la Sociedad para la Conservación de la Fauna. “Durante años el zoólogo de Bronx esperaba este paso importante hacia la reintroducción de la especie, y somos extáticos que las primeras ranas están prosperando en el centro nuevo.”



“En nombre del Gobierno de la Republica Unida de Tanzania, les agradecemos mucho a los zoólogos de Bronx y de Toledo por haber cuidado a estas ranas preciosas durante diez años,” dijo Anna Maembe de parte del Gobierno de Tanazania. “Estamos muy optimistas de que dentro de muy poco se aclimatarán y en el futuro cercano pueden regresar a su tierra natal en la garganta de Kihansi.”



Condenado por la Demanda de electricidad


La Garganta de Kihansi en Tanzania, antes de la construcción del dique. Las escaleras en la foto superior se pusieron a lado de las cáscaras para obtener acceso a la zona superior de espray para la inspección y la supervisión. FOTO DE TIM DAVENPORT/ WCS.

La vuelta de las ranas de Tanzania a su país nativo señala un giro dramático para la especie. La rana dorada fue endémica del micro-hábitat de cinco acres creado por el espray de las cascadas en la garganta de Kihansi, pero en 1999 la construcción de un dique patroneado por el Banque Mundial, que hoy en día genera la tercera parte de la electricidad del país, redujó el flujo de las cascadas causando la destrucción de su hábitat. La especie rápidamente fue a pique, a pesar del proyecto de crear un sistema de rociadores para aumentar la zona de vaporización reducido. Quitridios (nombre científico: Chytridio mycota), una enfermedad mortal que durante los últimos treinta años ha amenazado con extinción docenas de las especies de rana y sapo, también apareció en la garganta, lo que adelantaba la desaparición de las ranas de Tanzania.



El Banco Mundial se juntó con el gobierno de Tanzania, el zoólogo de Toledo y el zoólogo de la Conservación de la Vida Silvestre en el Bronx para salvar a la especie a borde de la extinción con un programa de cría cautiva. Actualmente, la población cautiva en las instituciones estadounidenses ha llegado a tal nivel que resulta posible la vuelta de cien ranas a Tanzania.



“Esto es un paso importante, realizado por mucho trabajo,” dijo Jane Kibbassa, la jefa del equipo para el Proyecto de Gestión Ambiental de las Regiones más bajas de Kihansi que ha instalado un sistema nuevo de rociadores para imitar el hábitat de las ranas. “Durante casi un año el Banco Mundial financiaba la dedicación de Tanzania al salvo de las rana de Tanzania, y esperaba una reintroducción exitosa que en turno permitirá una evaluación de la recuperación del ecosistema y del éxito del Proyecto de Gestión Ambiental.