Noticias ambientales

El clima de los fragmentos de bosque no está determinado por los efectos de borde

Al examinar diez fragmentos de bosque en la Selva Atlántica de Brasil, los investigadores han socavado la teoría que el clima de los fragmentos de bosques es determinado por los efectos de borde. Escribiendo la revista de distribución libre de mongabay.com Tropical Conservation Science, investigadores encontraron que el efecto de borde es demasiado simple para explicar el microclima de fragmentos aislados de bosque entre 3 y 3,500 hectáreas, y de al menos 80 años de antigüedad.



Después que un bosque es fragmentado, el calor y la humedad son intercambiados entre el bosque y el área que lo rodea, haciendo que el área del bosque cerca del borde sea más caliente y más seca. Este impacto conocido como efecto de borde, a su vez genera impactos negativos en la biodiversidad y en la supervivencia del bosque. Sin embargo, esta idea “no es lo suficientemente robusta como para explicar los cambios ambientales que enfrentan los viejos fragmentos de bosque, aún dentro de una matriz altamente homogénea como los cultivos de caña de azúcar”, escribieron los investigadores.



En lugar de esto, midiendo temperatura del aire, humedad, vapor y luz, los investigadores encontraron que otras condiciones juegan un papel mucho más grande en el microclima, siendo más importantes el porcentaje de cobertura boscosa y el tamaño del fragmento.



“Cada fragmento parece exhibir un patrón particular, casi idiosincrático (de microclima) en respuesta al tamaño del fragmento y al porcentaje de cobertura boscosa alrededor de él”, afirmaron los investigadores.



El que alguna vez fue el segundo bosque tropical más grande de Suramérica – después de la amazona – la Selva Atlántica es ahora uno de los ecosistemas más amenazados del mundo. Solo queda menos del siete por ciento de la Selva Atlántica, y la mayoría de lo que queda está degradado y fragmentado. Adicionalmente, cada año se reduce la cobertura del bosque.



De acuerdo con el estudio, Brasil se debería enfocar en “proteger grandes áreas y prevenir la fragmentación de los grandes parches continuos” en la Selva Atlántica.



CITA: Pinto, S. R. R., Mendes, G., Santos, A. M. M., Dantas, M., Tabarelli, M., and Melo, F. 2010. Landscape attributes drive complex spatial microclimate configuration of Brazilian Atlantic forest fragments. Tropical Conservation Science Vol. 3 (4):399-402.