Noticias ambientales

Malasia socava la compromiso de proteger el Triángulo de Coral, retrocede en la promesa a combatir el cambio climático

El gobierno de Malasia procederá con un plan para instalar una planta eléctrica a base de carbón de segunda mano procedente de China, en el borde del Triángulo de Coral en Borneo, a pesar de las difundidas condenas que han hecho grupos ambientales y personas del área, reporta “Green SURF”, una coalición que se opone al proyecto.



El ministro de Energía, tecnologías verdes y aguas Datuk Peter Chin dijo el lunes que el proyecto de carbón se hará tal y como está planeado a pesar de haber sido rechazado el análisis de evaluación del impacto ambiental y de las continuas protestas de las personas de Sabah, donde la planta estará ubicada. Chin dijo que se volverá a presentar un Estudio de Impacto Ambiental Detallado (EIAD).



“Green SURF” reaccionó con enojo ante las noticias.



“En un momento, el gobierno está promoviendo tecnologías verdes, especialmente cuando se hacen declaraciones en plataformas internacionales. Al momento siguiente, está presionando para una planta de carbón en Sabah, un área conocida por su biodiversidad”, dijo el representante de “Green SURF” Wong Tack en una declaración.



“Las acciones tomadas por el gobierno presionando por esta planta de carbón están completamente en contra de sus propias palabras y políticas”.



El 22 de diciembre de 208, falló una pared de tierra en una laguna de contención en la planta de combustible fósil de Kingston, Tennessee, liberando 4 millones de metros cúbicos de cenizas livianas. La mezcla — que incluye arsénico, plomo, cromo, manganeso y bario — cubrió 120 hectáreas de tierra, dañando viviendas y contaminando el río local. Los costos de la limpieza se estiman entre $675 y $975 millones de dólares. La mezcla de cenizas fue generada por el carbón que se quemaba en la planta. Foto; cortesía de Tennessee Valley Authority.

Wong dijo que la afirmación de Chin acerca de que el gobierno necesita representar un papel activo en la tecnología verde en Malasia es contradicho por sus esfuerzos por la planta de carbón, que depende de viejas tecnologías y que contaminará el Triángulo de Coral, contribuyendo a la lluvia ácida local y a empeorar la calidad del aire en un país que trabaja por construir su industria de ecoturismo.



La planta de carbón es impopular en Sabah, que la ha rechazado ya dos veces antes. El asunto está volviéndose político, grupos locales lo utilizan para presionar políticos nacionales. Pero los políticos en el nivel federal —particularmente el Primer Ministro—apoyan el proyecto.



“¿Cómo puede el gobierno llegar a decir que está escuchando al pueblo? Preguntó Wong. “El ministro debe ser totalmente sordo o estar protegiendo algunos intereses, en lugar de proteger los intereses del pueblo”.



La presión a favor de la planta procede de “Tenaga Nasional Berhad”, que es la compañía hermana de la compañía local de electricidad (Sabah Electricity Sdn Bhd). Tan Sri Leo Moggie, el portavoz de “Tenaga Nasional Berhad”, ha publicado propagandas en los periódicos de Sabah, con argumentos a favor de la planta de carbón.



Los críticos dicen que “Tenaga Nasional Berhad” y el gobierno federal han ignorado las otras opciones energéticas de Sabah, que fueron resaltadas en un estudio a principios de este año por Dan Kammen, un experto en energías renovables de la Universidad de California en Berkeley, y jefe del área técnica especializada en energía renovable y en eficiencia energética del Banco Mundial. Kammen demostró que Sabahn podría genera considerables cantidades de energía a partir de fuentes más amigables con el ambiente.



“Encontramos que la eficiencia energética, los biocombustibles, y las energías hidroeléctrica y geotérmica proporcionan ventajas inmediatas para la región, por encima de combustibles fósiles, y que con el tiempo tanto la energía solar como la producida por el océano podría proveer aún más energía que el carbón, y al mismo tiempo generar empleos y un medio ambiente limpio”, dijo Kammen a Mongabay durante una entrevista en marzo.



El año pasado Malasia se comprometió a reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 40% para el 2020, a partir de los niveles de 2005.



El Triángulo de Coral es una región internacionalmente reconocida por tener una alta biodiversidad marina.





Aviso: Tan Sri Leo Moggie, de “Tenega Nasional Berhad” ha amenazado con acciones legales contra Mongabay por informar sobre este tema.