Noticias ambientales

Los grupos que presionan en nombre de la industria de aceite de palma atacan las nuevas estipulaciones sociales y ambientales del Banco Mundial

Los grupos financiados por la industria de palma aceitera criticaron el nuevo marco estratégico que reinicia los préstamos al sector de la palma de aceite.



World Growth International y la Initiative for Public Policy Analysis (IPPA), grupos que abogan en favor del sector industrial de aceite de palma, criticaron al Banco Mundial por incluir estipulaciones sociales y ambientales como principios que guían los préstamos al sector de la palma de aceite. El Banco Mundial dijo que priorizará inversiones que “ayuden a los productores pequeños y fomenten el compartir los beneficios con las comunidades rurales.”



“Esto ayudará a fortalecer las organizaciones de productores pequeños, promoviendo el acceso a la financiación y a los mercados, mejorando sus prácticas agronómicas y su productividad, y fomentando acuerdos contractuales justos con grandes compañías,” dijo el Banco Mundial en un comunicado.



El aceite de palma es ampliamente utilizado en alimentos procesados, cosméticos, y jabones. De manera creciente, también es utilizado en biocombustibles. Pero la emergencia del aceite de palma como monstruo económico en Indonesia y Malasia ha venido con un costo. Según algunas estimaciones, más de la mitad de la expansión de la palma aceitera desde los 90 ocurrió a expensas de los bosques,e incitó las criticas de ambientalistas preocupados con las emisiones de gases invernadero y la pérdida de hábitat de especies amenazadas-incluyendo orangutanes, elefantes pigmeos, rinocerontes de Sumatra y tigres. Algunas veces, el desarrollo de las plantaciones de palma aceitera también ha exacerbado los conflictos sobre tierras.

El marco estratégico también procura priorizar las iniciativas que cambian la expansión de aceite de palma de aéreas forestadas y turberas a tierras degradadas. También tiene como objetivo favorecer la productividad de las plantaciones ya existentes.



Pero el grupo World Growth International -establecido en Washington D.C.- y el IPPA establecido en Nigeria proclaman que el marco estratégico agravará la pobreza.



“El marco estratégico del Banco para involucrarse con el aceite de palma realza la oposición de ideologías radicales al desarrollo agrícola por encima de las necesidades de los pobres y hambrientos de África,” dice Thompson Ayodele, el director de IPPA, en un comunicado de prensa.



“La política propuesta sofocará el crecimiento del empleo, restringirá el crecimiento a largo plazo y el avance económico de millones y dificultará los esfuerzos para fortalecer la seguridad alimentaria global,” dice Alan Oxley, presidente de World Growth International, en un comunicado emitido antes de que la versión final del marco estratégico fuera revelada. “El Banco Mundial ya no es un defensor de los pobres, sino un ‘zar en jefe de los asuntos ambientales globales.’”



El consejo de la Palma Aceitera de Malasia (MPOC), el grupo de mercadotecnia de la industria de palma de aceite de Malasia, también expresó, “profunda decepción” con el proceso de consulta que resultó en el marco estratégico del Banco Mundial.



“El proceso produjo un resultado que muestra que el Banco se aparta de sus mandatos de desarrollo,” dijo MPOC en una declaración.



El MPOC, junto con World Growth International e IPPA, los cuales comparten la misma lista de distribución de correo electrónico y utilizan mensajes muy similares, abogan por menores regulaciones en la industria de aceite de palma. Grupos ambientalistas y defensores de los derechos humanos están en desacuerdo. Ellos advierten que el desarrollo de la palma aceitera ha estado ligado a los abusos de trabajo y derechos, así como también a los daños ambientales. Estas ONG argumentan que se requieren estipulaciones mínimas para asegurar que la expansión de aceite de palma no resulta en conflictos sociales o la destrucción de ecosistemas importantes, incluyendo las turberas que contienen grandes cantidades de carbono y las selvas tropicales ricas en especies salvajes.




Plantaciones de aceite de palma en Sabah, Malasia. La industria aceitera sostiene que sus productos “son amigables con el planeta” pero la realidad es más compleja.



La nueva política del Banco Mundial para préstamos al sector de palma aceitera — La nueva política del Banco Mundial para préstamos al sector de palma aceitera — emergió de una disputa entre pequeños agricultores en Borneo indonesio y Wilmar, un gigante de la palma de aceite. World Growth International, el cual clama ser una organización para aliviar la pobreza, se alineó con Wilmar en esa disputa, poniendo los intereses de grandes corporaciones sobre aquellos de pequeños productores que buscan compensaciones por los daños causados por la compañía.



World Growth International ha sido criticada por distorsionar información en sus reportes y comunicados de prensa. Erróneamente, ha atribuido declaraciones de científicos y Wangaari Maathai, un ambientalista que ganó el premio Nobel de la Paz. El grupo ha realizado declaraciones imprecisas sobre el desempeño ambiental de la palma de aceite y recientemente ha sido reprendido por la compañía más grande de Indonesia, Golden Agri Resources (GAR), luego de que Alan Oxley, el presidente de World Growth International afirmara que la nueva política forestal de la compañía podría dañar su negocio. GAR disputó la afirmación de World Growth International, diciendo que la nueva política forestal, que previene la conversión de bosques de alto valor de conservación y requiere de consentimiento libre, previo e informado cuando hay comunidades involucradas, tendría un impacto «inmaterial” en sus resultados netos.



El nuevo marco estratégico del Banco Mundial/IFC es el producto de meses de consultas con partes interesadas, incluyendo a las empresas involucradas con el aceite de palma, ONG, granjeros, comunidades indígenas, expertos en desarrollo, y gobiernos.



En respuesta a los comentarios de IPPA, el vocero de IFC le dijo a mongabay.com: “El nuevo marco estratégico para el aceite de palma del Grupo Banco Mundial reconoce que el aceite de palma puede ser un colaborador importante para el crecimiento y el desarrollo económico y para superar la pobreza, si es producida de una manera social y ambientalmente sostenible.”



“El nuevo marco también reconoce el rol y la importancia de pequeños productores en el sector. Nuestro nuevo abordaje integrado prioriza iniciativas que respalden a pequeños productores. Contribuirá a fortalecer las organizaciones que agrupan productores pequeños al promover el acceso a la financiación y a los mercados, mejorará sus prácticas agronómicas y productividad, y a fomentará acuerdos contractuales con grandes compañías que sean justos.”



IPPA no devolvió el pedido de comentarios que mongabay.com le hiciera.