Noticias ambientales

El rinoceronte se extingue en Vietnam

1.	Una cámara-trampa captura a uno de los últimos rinocerontes vietnamitas antes de su extinción. Foto por cortesía de WWF.
1. Una cámara-trampa captura a uno de los últimos rinocerontes vietnamitas antes de su extinción. Foto por cortesía de WWF.



En 2009 los cazadores furtivos dispararon y mataron al último ejemplar de rinoceronte de Vietnam (Rhinoceros sondaicus annamiticus), una subespecie del rinoceronte de Java. Así lo confirma un informe de Fundación Internacional del Rinoceronte (IRF, por sus siglas en inglés) y del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, ídem). El animal abatido en Vietnam era el último rinoceronte de Java que sobrevivía en Asia continental. Es la segunda subespecie que desaparece, tras la extinción del rinoceronte de Java indio (Rhinoceros sondaicus inermis). El rinoceronte de Java es la especie de rinoceronte más amenazada: ahora sólo quedan unos 50 individuos en un parque acotado, en la isla homónima de Indonesia.



“El último rinoceronte de Java vietnamita se ha desvancecido”, dijo en conferencia de prensa Tran Thi Minh Hien, el Director del WWF en Vietnam. “Es doloroso que a pesar de la considerable inversión en la conservación de la población del rinoceronte vietnamita, todos los esfuerzos para salvar a este animal único han fracasado. Vietnam ha perdido una parte de su herencia natural”.



Entre 2009 y 2010 los investigadores recolectaron 22 muestras de heces del Parque Nacional de Cat Tien. No tardaron en averiguar que todas ellas pertenecían al rinoceronte encontrado muerto por causa de los cazadores furtivos el pasado año. En esencia, estos hallazgos concluyen la biografía del rinoceronte vietnamita.



2. Bala encontrada en la pierna del último rinoceronte vietnamita, cuyo cuerno había sido cortado, presumiblemente para ser vendido en el mercado negro. Foto por cortesía de WWF.

“Hemos hecho una buena cobertura del terreno, observaciones de campo y trabajo genético así como de diversidad bacteriana, y por ello podemos confirmar que la población de la subespecie vietnamita del rinoceronte de Java se ha extinguido”, dice el informe de WWF.



En su mejor momento el rinoceronte vietnamita habitaba en una buena parte del Sudeste Asiático, desde Vietnam en el este hasta Tailandia en el oeste y Malasia en el sur. Se creía extinto tras la Guerra de Vietnam por motivo de la proliferación de armas de fuego, pero una población aislada fue descubierta en 1988. Sobrevivió 23 años más.



“La extinción del rinoceronte de Java vietnamita es un fracaso notable del conservacionismo. Cuando la subespecie fue redescubierta en 1988, la población se estimaba en 10 ó 15 individuos (aunque esta era, probablemente, una estimación a la alta) y aún existía un hábitat adecuado”. Continúa el estudio afirmando que “si se hubieran preservado el rinoceronte y su hábitat, habría sido posible conseguir una recuperación demográfica, como se hizo con el rinoceronte indio (Rhinoceros unicornis) y el africano, a través de un programa de gestión intensivo”.



El informe culpa, no obstante, a los cazadores furtivos. Los rinocerontes son abatidos de manera ilegal por sus cuernos, que en forma de polvo son usados en medicinas tradicionales por todo el Asia oriental, principalmente en China y, más recientemente, en Vietnam también.



“Es una tragedia de proporciones inimaginables y una pérdida terrible no sólo para la vida salvaje sino para el planeta en su conjunto, y para las generaciones futuras”, dijo a mongabay.com Rhishja Larson, creador de Saving Rhinos y autor del blog Rhino Horn is NOT Medicine(“El cuerno de rinoceronte no es una medicina”). “Si el tráfico ilegal de animales y plantas silvestres continúa aumentando a este ritmo, la extinción del rinoceronte de Java en Vietnam ofrece una trágica perspectiva de futuro para muchas especies en peligro”.



3. Esqueleto del que seguramente fuera el último rinoceronte vietnamita. Foto por cortesía de WWF.

Aunque numerosos estudios científicos han demostrado que el consumo de cuerno de rinoceronte –hecho sobre todo de queratina, el equivalente nutritivo de comerse las uñas o el pelo– no tiene propiedades medicinales, la caza furtiva en busca de este elixir ha alcanzado nuevas cotas en épocas recientes. Tan solo en Sudáfrica, el año pasado fueron abatidos 333 rinocerontes; el propósito era abastecer la demanda del mercado negro asiático.



Además de la caza furtiva, el rinoceronte vietnamita también sufrió las consecuencias de la pérdida de hábitat, la expansión de los cultivos y la incapacidad de las autoridades vietnamitas de proteger a los últimos ejemplares, incluso en uno de los parques naturales más importantes, donde vivían estos animales.



“La población [de rinoceronte] se restringió a solo 6.500 hectáreas, debido a la construcción y el uso frecuente de una carretera que conectaba los diferentes asentamientos dentro del parque”, según se puede leer en el informe.



Nick Fox, mánager del Programa de Especies de WWF en el Gran Mekong, afirma que si se quieren evitar futuras extinciones en Vietnam, las áreas protegidas del país “necesitan más guardas, mejor entrenamiento y mayor control, así como más responsabilidad ética y profesional”.



De acuerdo con el informe, la caza de animales silvestres y la medicina tradicional están dejando a los bosques de Vietnam sin su megafauna: “El elefante asiático ha sido reducido a poblaciones muy pequeñas y aisladas en la parte central y meridional de Vietnam, y sigue siendo perseguido. Se estima que la población de tigres es menor de treinta individuos en ese país, un resultado directo de la caza furtiva. Se cree asimismo que el gaur está en serio peligro y que el banteng se encuentra en la misma situación crítica, tras haber desaparecido de muchos lugares en los que antes habitaba”.



4. Primer plano del rinoceronte vietnamita. Foto por cortesía de WWF.

Ahora que la subespecies vietnamita se ha extinguido, los esfuerzos conservacionistas deben ir dirigidos solamente a la población de rinoceronte de Java en el Parque Nacional Ujung Kulon, donde una serie de instantáneas recientes tomadas por cámaras-trampa ha documentado la existencia de madres y crías, lo cual demuestra que la especie aún se reproduce. No hay rinocerontes de Java en cautividad y los expertos temen que un desastre natural, especialmente una erupción volcánica, pueda acabar con la especie por completo.



Los rinocerontes de Java tienen un solo cuerno y pliegues de piel similares a los del rinoceronte indio. El rinoceronte vietnamita se distinguía de su pariente isleño por su tamaño: era mucho más pequeño que aquellos que habitan en Java.



En Asia y África, las mismas amenazas –destrucción del hábitat y caza furtiva– han empujado a las cinco especies de rinoceronte del mundo, en uno u otro momento, al borde de la desaparición. Tres de los cinco rinocerontes –el negro, el de Java y el de Sumatra– están en la actualidad en la cateogría de especie en Peligro Crítico de Extinción.



“Hay en la actualidad unos 48 rinocerontes de Java indonesios, quizás menos de 250 rinocerontes de Sumatra, y tan solo siete rinocerontes blancos en el mundo. ¡Siete! Si los esfuerzos por la conservación del rinoceronte continúan siendo determinados por la demanda de cuernos, entonces estas poblaciones podrían estar ya llamando a las puertas de la extinción”, explica Larson. Aunque, también según Larson, hay señales de progreso.



“La desconfianza global en las cualidades medicinales del cuerno de rinoceronte ha crecido mucho, y los esfuerzos, especialmente en el último año, han sido notables. Esta determinación significa que aún hay esperanza para el rinoceronte”.








5. Rinoceronte vietnamita. Foto por cortesía de WWF.







5. Rinoceronte vietnamita. Foto por cortesía de WWF.