Noticias ambientales

No es solamente Sandy: en el 2012 EEUU fue azotado por sequías históricas, incendios y olas de calor

Hurricane Sandy storm surge on the New Jersey shore. Photo by: Master Sgt. Mark C. Olsen/U.S. Air Force/New Jersey National Guard.
La marejada del huracán Sandy en la costa de Nueva Jersey. Foto por: Master Sgt. Mark C. Olsen/Fuerza Aérea de los EEUU/ Guardia Nacional de Nueva Jersey.


La devastación causada por el huracán Sandy –que mató a más de 100 personas y produjo más de 50 billones de dólares en daños a lo largo de la costa Este de EEUU – ha avivado la conversación dormida por largo tiempo, sobre el cambio climático en los medios de comunicación, y es importante notar que éste no es el único evento climático raro y salvaje en los EEUU este año. De hecho, el 2012 ha sido un año de eventos climáticos que han roto records a lo largo de los EEUU: la peor sequía en décadas, olas de calor sin precedentes, e incendios forestales monstruosos. Mientras los climatólogos hace tiempo que declararon que aún no es posible culpar a un evento climático extremo de que sea el producto del cambio climático, las investigaciones muestran que las temperaturas más altas están muy probablemente aumentando las chances de más eventos climáticos extremos y empeorando la situación cuando ellos ocurren.



Olas de calor



En marzo EEUU sufrió un evento climático extremo realmente bizarro: una ola de calor que hizo que la incipiente primavera se sintiera como si se estuviera en el medio del verano. Las olas de calor en marzo, destrozaron 15272 récords, diurnos y nocturnos a lo largo de todo los EEUU e hizo que marzo de 2012 fuera el marzo más caliente de la historia del país, desde que se lleva registro de los mismos. Después vino el verano de 2012 cuando olas de calor más prolongadas que las usuales exacerbaron los incendios forestales y las sequías, lo que culminó en una serie de vientos y tormentas destructivas llamadas derechos. Julio de 2012 rompió el récord del mes más caliente registrado en los EEUU, sobrepasando los eventos anteriores cuando el “Dust Bowl”.



La conexión entre las olas de calor tan extraordinarias y el cambio climático se está cristalizando, un estudio reciente publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) encontró que las olas de calor extremas han aumentado a nivel global 50 veces durante los últimos 30 años. El estudio, liderado por James Hansen de la NASA, concluyó que el calentamiento global antropogénico es la única explicación para los incrementos de las olas de calor observadas.



Fuego





Las cicatrices de un incendio en el Cañón Waldo en Colorado. Foto de NASA.


Las altas temperaturas hacen que los incendios sean más probables, y el 2012 fue un año donde se batieron varios récords en cuanto a incendios forestales en EEUU. Nuevo México sufrió su mayor incendio forestal hasta la fecha cuando 289.478 acres (117.148 hectáreas) se quemaron en el Bosque Nacional Gila. Sin embargo, otro fuego en Nuevo México probó ser el más devastador en la historia del estado cuando destruyó más de 250 edificaciones. El estado de Colorado sufrió un incendio forestal particularmente dañino: el fuego en el Cañón Waldo destruyó 300 casas, mató a 2 personas, y suscitó la visita del Presidente Obama. Fue el segundo incendio forestal más grande del estado.



Mientras que varios factores llevan a la explosión de fuegos monstruosos, incluyendo la práctica de manejo de suprimir los fuegos pequeños en vez de dejarlos extinguirse, los científicos están siendo cada vez más francos al relacionar eventos climáticos con estas conflagraciones. En algunas partes de EEUU, particularmente en el Sudoeste, el aumento de la temperatura, sequías, y la menor acumulación de nieve son los factores ideales que aumentan las condiciones propicias para el desarrollo del fuego.



“No tengo dudas que el cambio climático está jugando un papel en todo esto,” dijo el científico experto en clima Kevin Trenberth, el cual lidera la Sección de Análisis Climático en el Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR), al diario ‘The Salt Lake Tribune’ en julio. El NCAR, situado en la ciudad de Boulder, en Colorado tuvo que ser evacuado durante el incendio del Cañón Waldo.



Y sequía



Una sequía histórica impactó al centro de los EEUU esta primavera y después se extendió, impactando a más de la mitad de EEUU continental a finales de verano. El gobierno declaró área de desastre en 1692 condados a lo largo de 36 estados. La combinación de temperaturas récord y la aridez decimaron el cultivo de maíz, el cual es de importancia nacional: con alrededor de 45 % del cultivo perdido, se incrementaron los miedos de otra crisis alimentaria a nivel global para el próximo año. El precio del maíz, que se utiliza para alimentar al ganado y para producir bio-combustibles, alcanzó un nuevo récord en agosto. Aunque la costa Este de los EEUU fue azotada por la lluvia, las condiciones de sequía persistieron a lo largo de la mayor parte de los EEUU.



Un artículo reciente de la Sociedad Americana de Meteorología ha mostrado que el cambio climático está aumentado la probabilidad de tales sequías. Por ejemplo, el estudio encontró que el cambio climático ha aumentado 20 veces la posibilidad de que una gran sequía impacte Texas en el 2011.



“Esto es como luce el calentamiento global a nivel regional o personal,” le dijo Jonathan Overpeck, climatólogo de la Universidad de Arizona, a Associated Press durante el verano. “El calor adicional aumenta las probabilidades de peores olas de calor, peores sequías, tormentas e incendios. Esto es específicamente lo que yo y muchos otros científicos climatólogos hemos estado alertando. ”



Es importante notar que los científicos no dicen que el cambio climático haya causado estos eventos extremos, sino que proponen que el aumento de las temperaturas globales ha incrementado la probabilidad de ocurrencia de eventos extremos y su potencial destructivo.



Entonces, ¿qué hay del Huracán Sandy?



La conexión entre los huracanes y el cambio climático ha sido más debatida que las olas de calor o las sequías; sin embargo, los científicos siguen señalando que hay varias formas en que las tormentas pudieron haber sido exacerbadas por el cambio climático. Año tras año de aumento en el nivel del mar – causado por el cambio climático ya que se derriten los glaciares y por el hecho de que el agua caliente se expande- ciertamente acrecentó la devastación de las olas de Sandy, las cuales llegaron a 14 pies en ciertos lugares. Un océano más caliente también resulta en un aumento de la evaporación, lo que lleva a más precipitación. La combinación de un aumento del nivel del mar y una mayor precipitación probablemente haya resultado en un doble golpe a las zonas costeras.



Además, las elevadas temperaturas oceánicas y una mayor precipitación pueden incrementar la intensidad de algunos huracanes. De hecho, descubrimientos recientes muestran que mientras que si bien en general los huracanes pueden ocurrir con menos frecuencia debido al cambio climático, particularmente los intensos, como Sandy, se espera que ocurran con más frecuencia en las próximas décadas.




La ruta del huracán Sandy. Note como vira hacia el Este. Imagen de Cyclonebiskit.

Finalmente, la ruta del huracán fue empujada por un raro patrón atmosférico que lo bloqueó- una presión atmosférica estática- cerca de Groenlandia. Este patrón atmosférico que bloqueó a Sandy, empujándolo hacia el Oeste, hacia Nueva Jersey y Nueva York, puede estar conectado con la pérdida de hielo ártico, según una investigación reciente. Usualmente, un huracán como Sandy se debería mover hacia el Este y desintegrarse en el océano, pero éste se viró directamente hacia la costa. Se necesita mucha más investigación para sustentar esta teoría, pero puede ser que la pérdida de hielo ártico –el cual rompió un nuevo record al ser el menor registrado en la historia- pudo haber ayudado a la formación del patrón atmosférico que bloqueó al huracán y lo direccionó en un curso inusual.



“Yo sería muy cauto” dijo Stefan Rahmstorf, profesor de física oceánica en el Instituto Potsdam para la Investigación de los Impactos Climáticos, a Reuters. “Pero hay razones para sospechar que puede haber una conexión entre la pérdida de hielo récord de este verano y la ruta de la tormenta.”



Según los expertos, se necesita mucha más investigación para sostener esta teoría. De hecho, el estudio de cuánto es el impacto de la atmósfera más caliente en los extremos climáticos está todavía en su infancia. El huracán Sandy fue una tormenta realmente extraña –una combinación de huracán con tormenta de nieve- la cual no ha sido estudiada ampliamente por lo climatólogos. Sin embargo, los científicos están empezando a ver profundos cambios en eventos climáticos extremos en todo el mundo, lo cual no es de sorprender ya que los sistemas meteorológicos no son independientes del clima, y la nueva investigación está demostrando que un mundo más cálido sea muy probablemente uno más extremo. No va a mejorar, dicen los expertos, hasta que las sociedades comiencen a recortar drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero mientras que al mismo tiempo nos adaptemos a una atmósfera más extrema.



Implicaciones políticas





El huracán Sandy sobre Georgia y Florida. Foto de NASA.



El huracán Sandy –no las sequías, los incendios o las olas de calor- ha llevado a un repentino debate sobre el cambio climático en los medios de comunicación de EEUU y entre los políticos estadounidenses. El impacto del huracán días previos a las elecciones presidenciales de 2012, desencadenó que el Alcalde de la ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, avalara la candidatura de Barack Obama para cumplir un segundo mandato, al concordar con la posición de Obama sobre el cambio climático.



Barak Obama ingresó a la oficina con esperanzas muy ambiciosas para lograr un exhaustivo acuerdo de “cap-and-trade” para conseguir disminuir las emisiones de gases invernadero de EEUU. Cuando esto no se logró, la administración se concentró en elevar los estándares de eficiencia de los combustibles y nuevas reglas para las usinas de carbón. Sin embargo, en los últimos años, Obama ha discutido temas de cambio climático de forma infrecuente.



Mitt Rommney, por su parte, ha pasado de decir que cree que los humanos son responsables (al menos en parte) del actual cambio climático- una visión avalada por la mayoría de los expertos y por todas las mayores instituciones científicas – a cuestionar si hay una conexión entre el aumento de las emisiones de gases invernadero con el cambio climático. Camaradas de Rommney han hecho hincapié en que el ex gobernador no cree que el gobierno federal de los EEUU deba regular las emisiones de efecto invernadero.



En la Convención Nacional Republicana, Mitt Rommney bromeó que “El presidente Obama prometió empezar a bajar el aumento de los océanos y curar al planeta. Mi promesa es ayudarte a ti y a tu familia.” La broma produjo carcajadas y aplausos. En los últimos años el Partido Republicano ha pasado de debatir como lidiar con el cambio climático a denegar los conocimientos científicos.



Ambos, Rommney y Obama han permanecido callados en temas de cambio climático desde el huracán Sandy.