Noticias ambientales

Extinción de un árbol de la selva tropical de Malasia producida por la plantación de palma aceitera

Las plantaciones de palma aceitera han producido la extinción del último hábitat de un árbol de la selva tropical de Malasia, informa el New Straits Times.



La semana pasada, el Instituto de Investigaciones Forestales de Malasia (FRIM, por sus siglas en inglés), un organismo estatal, anunció que se destruyeron los últimos (Dipterocarpus coriaceus) de Malasia Peninsular cuando se deforestó la Reserva Forestal Bikam para las plantaciones de palma aceitera. Las plantaciones se establecieron luego de que el terreno de Bikam, que se utilizaba como una concesión forestal, se reorganizara para producir palma aceitera. Se deforestaron más de 450 hectáreas de bosque.



Maketab Mohamed, presidente de la Sociedad para la Naturaleza de Malasia, informó al New Straits Times que los expertos han advertido sobre el riesgo que implica la reorganización del estado permanente del bosque para establecer plantaciones de palma aceitera.



«Es, de hecho, un hallazgo sorprendente, sin embargo, este fenómeno no ocurrió de la noche a la mañana» fue citado mientras explicaba. «La extinción se produjo por un acto del estado que reorganizó las reservas forestales para establecer plantaciones de palma aceitera durante un largo período de tiempo».




Los datos publicados por la NASA mostraron un aumento de la deforestación en Perak entre enero y marzo de 2013




Mohamed señaló que la especie que, como otros dipterocarpaceae, posee valor comercial por su madera, puede hallarse sólo en la región sur de Perak, en Malasia Peninsular.



«La Reserva Forestal Bikam se identificó como el último y más extenso hábitat natural de los árboles», explicó. «Sin embargo, hoy en día, incluso ese hábitat ya no existe, por ser víctima de la explotación del bosque para la plantación de palma aceitera».



Aunque el Dipterocarpus coriaceus se ha eliminado de Bikam, todavía quedan esperanzas para la especie: FRIM posee una reserva de semillas que pueden plantarse si se encuentra y se protege un hábitat adecuado. La especie también crece en Malasia Oriental, Sumatra y Kalimantan.



Extensas áreas de bosques naturales se han deforestado para establecer plantaciones de palma aceitera durante los últimos 30 años, poniendo en peligro a varias especies de plantas y animales. Algunos científicos han denominado a la cosecha «la amenaza más inmediata para el mayor número de especies» debido al impacto que ha tenido su expansión sobre el hábitat de las especies en peligro de extinción en el Sudeste Asiático.




Reserva Forestal Bikam en 2008




Reserva Forestal Bikam en 2011. Cortesía de Google Earth