Noticias ambientales

Una campaña publicitaria cambia la forma de pensar china sobre el comercio de marfil

El 70 por ciento de los chinos ignoraba que el marfil proviene de elefantes muertos.


Durante tres años, el Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales (FIBA) ha estado realizando campañas publicitarias en varias ciudades chinas para concienciar sobre el verdadero origen del marfil: elefantes masacrados. Según un análisis reciente de la campaña llevado a cabo por Rapid Asia, el 66 por ciento de aquellos que vieron los anuncios publicitarios afirmaron de forma tajante que no comprarían marfil en el futuro.



En China los conservacionistas afirman que una de las razones por las que el marfil sigue siendo popular en el país es debido al concepto equivocado común sobre su obtención. Según encuestas previas del FIBA, el 70 por ciento de los chinos pensaba que a los elefantes simplemente se les caían los colmillos de la misma manera en la que se les caen los dientes a los humanos, y desconocía que los elefantes son sacrificados en masa para poder extraerles sus arraigados colmillos. La campaña publicitaria del FIBA de tres años de duración fue diseñada con la intención de cambiar esta percepción errónea.



“Los anuncios explican que los productos derivados del marfil provienen de elefantes muertos y alientan a los consumidores a rechazar el marfil de elefante”, explica Grace Ge Gabriel, Director Regional del FIBA en Asia, en un comunicado de prensa.





Elefante africano de Sabana en Namibia. Fotografía de Rhett A.Butler.



La caza furtiva de elefantes se ha disparado en los últimos años. Según los expertos unos 30000 elefantes son masacrados al año por sus colmillos. En África central los elefantes de bosque han sido los más afectados, pero son pocas las especies que se puedan considerar a salvo a nivel mundial. Algunos gobiernos han respondido al problema incrementando el número de guardas forestales y las multas por caza furtiva, sin embargo, muchos de los expertos sostienen que si se quiere que los elefantes vuelvan a vagar sin ser molestados el punto clave es abordar la demanda. China sigue siendo uno de los principales destinos del comercio ilegal de marfil, pero la demanda en otros muchos países (incluidos: Tailandia, Filipinas y Estados Unidos) también contribuye al comercio.



De acuerdo con el informe de Rapid Asia, los anuncios del FIBA en China (que han sido vistos por el 75 por ciento de la población en las ciudades destinatarias) han tenido un impacto significativo. Comparando grupos que vieron los anuncios con aquellos que no los vieron, el informe indica que aquellos fueron expuestos a los anuncios mostraron menos interés en comprar marfil en el futuro: el 92 por ciento de aquellos que vieron los anuncios dijeron que “seguramente” o “probablemente” no comprarían el marfil, en comparación con el 82 por ciento de aquellos que no vieron los anuncios. Más importante aún, la campaña parece haber reducido a la mitad el número de personas con mayor tendencia a comprar marfil (es decir, aquellas personas catalogadas de “alto riesgo” por la compra de marfil), del 54 por ciento al 26 por ciento.



“Es fascinante ver la gran resonancia que ha tenido nuestra campaña con el público chino y lo exitosa que ha sido en su cometido”, mantuvo Gabriel. “Lo que es aún más alentador es ver que los chinos no tienen prejuicios contra los elefantes. Tan pronto como han tenido conocimiento de los sacrificios sangrientos que existen detrás de cada pieza de marfil, la mayoría no solo se opone a su compra sino que informa a sus amigos y a sus familiares para que también lo hagan”.



Según el informe, las campañas educativas adicionales ayudarían a reducir la demanda más aún, incluyendo un toque de atención sobre las grandes dimensiones de la presente crisis de caza furtiva de elefantes y el estímulo que supone la compra de marfil para el comercio ilegal.



“Esto pone de manifiesto la necesidad de campañas continuadas para persuadir a las personas de que no compren marfil”, indica el informe, añadiendo que “existe la oportunidad de llevar la campaña al siguiente nivel”.







Cría de elefante en Sudáfrica. Fotografía de Rhett A.Butler.