Noticias ambientales

Explotación minera en el Corazón de Borneo: producción de carbón en Indonesia

Indonesia es el principal exportador mundial de carbón y abastece de energía a China e India, entre otros países.



Indonesia ocupa también el cuarto lugar en el ranking de mayores emisores de gases de efecto invernadero en el mundo (después de China, Estados Unidos y la Unión Europea), en gran parte debido a los altos índices de deforestación e incendios de turberas. Este ranking no toma en cuenta las emisiones de carbono que Indonesia “exporta” en forma de carbón.



En la conferencia sobre cambio climático de las Naciones Unidas que se lleva a cabo esta semana en Polonia, los delegados de Indonesia discutirán las emisiones de carbono y la producción de carbón.



Conversaciones sobre cambio climático en “la tierra del carbón”



La Conferencia de las Partes (COP) de 2013, dentro de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) ha sido llamada la “COP del carbón” debido a que también habrá una cumbre de la Asociación Mundial del Carbón justo enfrente del lugar donde los representantes de casi 200 países se sentarán a discutir cómo hacer frente al cambio climático. Polonia ha recibido críticas por ser la sede de estas dos cumbres en forma simultánea, y fue apodada “la tierra del carbón” por su fuerte dependencia de ese mineral (cerca del 89% de la energía del país proviene del carbón).



En ediciones anteriores de la COP, Indonesia fue alabada por la comunidad internacional por su compromiso de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 26% (o 41%, con ayuda internacional) para el año 2020. Como parte de ese compromiso, en 2011 estableció una moratoria de dos años a la concesión de permisos para talar bosques. A pesar de eso, gracias a mapas de alta resolución de los bosques publicados en la revista Science, se pudo observar que la deforestación siguió creciendo entre 2011 y 2012, y que los incendios forestales de Sumatra en junio de 2013 fueron los más destructivos que se han registrado hasta la fecha desde aquellos ocurridos en Indonesia en 1997.



Otro desafío que tiene Indonesia para reducir las emisiones de gases es cómo equilibrar la conservación de la tierra y los recursos naturales con el desarrollo económico. El Plan Maestro de Agilización y Expansión del Desarrollo Económico (MP3EI) del gobierno esboza la visión de desarrollo del país hasta el año 2025. Este plan económico depende en gran medida de la extracción de recursos naturales, incluida la apertura de nuevas reservas de carbón tanto en Sumatra como en Kalimantan.


El paradigma del carbón



El carbón ejemplifica, quizás más que cualquier otra fuente de energía fósil, los desafíos que enfrenta nuestra sociedad en la lucha contra el cambio climático. Este mineral es responsable del 44% de las emisiones de carbono por fuentes combustibles a nivel mundial -más que las que generan el petróleo (35%) y el gas natural (20%)- y libera más dióxido de carbono que cualquier otro combustible fósil. Además, la minería de carbón es responsable del 8-10% de las emisiones de gas metano producidas por el hombre en el mundo.



La humanidad todavía depende mucho del carbón para calefacción, electricidad y fabricación de acero. Si bien debemos cortar esa dependencia para limitar su impacto sobre el clima, la transición requiere un cambio del paradigma internacional de energía.



“La tecnología básica que tenemos hoy en día se basa exactamente en la misma premisa y proceso que impulsaron la revolución industrial hace 200 años”, explicó el ejecutivo de energía Peter Bond en la COP-19. “El proceso se vuelve más eficiente, pero la filosofía detrás de él no difiere en nada a la que imperaba cuando Watt inventó el motor a vapor”



Este punto de vista sobre la industria del carbón es importante porque, a pesar de todos los avances tecnológicos que hubo en estos últimos 200 años, nuestra sociedad todavía está basada en el carbón, petróleo y gas natural. Pero el carbón no podrá impulsar el progreso humano en forma indefinida. Si tomamos como referencia las tasas de 2012, se estima que las reservas de carbón del mundo se acabarán en menos de 132 años. Hasta que la sociedad encuentre alternativas, estaremos utilizando las reservas de combustibles fósiles que las futuras generaciones también necesitarán.





Un ferrocarril para transportar carbón



“Lo vital para la atmósfera es que las reservas de carbón existentes no sean extraídas”, recomendó la secretaria ejecutiva de la Convención, Christiana Figueres, a la Asociación Mundial del Carbón en Polonia. Aun así, las reservas de carbón siguen siendo explotadas y ampliadas a lo largo y ancho del mundo, incluida Indonesia.



En la provincia de Kalimantan Central se está avanzando en el proyecto de construir un ferrocarril que se extenderá 425 km y transportará carbón desde el “Corazón de Borneo” hasta un puerto cercano al mar de Java. A lo largo de su recorrido pasará por los distritos de Murung Raya, Barito del Norte, Barito Oriental, Barito del Sur y Kapuas, y desplazará a una incontable cantidad de población local.



La vía férrea se construirá a través de una diversidad de ecosistemas y se estima que provocará deforestación del territorio y degradación de los pantanos. Los problemas ambientales asociados con la minería de carbón incluyen sedimentación y escorrentía ácida, que son difíciles de contener y que provocan contaminación del agua. Este tipo de contaminación es la que afectará el área de captación de agua de Barito, una gran cuenca acuífera de la isla de Borneo, y que pondrá en riesgo al suministro de agua de la población local. Incluso las partículas flotantes de ceniza de carbón son tóxicas para la salud de las personas porque contienen plomo, arsénico y mercurio.



El ferrocarril Puruk Cahu-Bangkuang-Batanjung, que costará aproximadamente 2,5 mil millones de dólares y que será financiado con fondos privados y públicos de Indonesia, será capaz de transportar alrededor de 49,7 millones de toneladas métricas de carbón por año desde el interior de Borneo.




Próximos pasos



Este es un momento en el que se están tomando decisiones -sobre la conveniencia de expandir la extracción de carbón en Kalimantan, por ejemplo- que serán decisivas para el medio ambiente de los próximos años de Indonesia, y que influirán en el clima mundial.



Christiana Figueres, con vistas al futuro, exhortó a los líderes mundiales, la industria del carbón y la sociedad toda a construir un nuevo camino:



“Tenemos que tomar sin demoras las medidas que nos conduzcan hacia la meta ambiciosa de lograr emisiones cero para la segunda mitad del siglo. Medidas que no piensen en el balance contable del próximo trimestre sino que miren hacia el balance de las próximas generaciones; que incluyan a la salud, la seguridad y la sostenibilidad en la ecuación. Serán sus hijos, mis hijos y nuestros nietos quienes mirarán en retrospectiva a este momento y juzgarán el compromiso colectivo que hayamos adoptado hacia ellos”.




Sobre los autores: Rut Dini Prasti H. realiza investigaciones en Yayasan Tambuhak Sinta, una ONG que trabaja para mitigar la contaminación con mercurio generada por la minería de oro en pequeña escala en Indonesia. Kussaritano es Director Ejecutivo de la Asociación por el Medio Ambiente de Kalimantan Central. Wendy Miles es miembro de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos en la Universidad de Hawaii y en el East-West Center.