Noticias ambientales

El Gran Canal: ¿la gran apuesta de Nicaragua traerá prosperidad o la ruina del medio ambiente?

El consorcio chino impulsa la construcción de un nuevo canal a través de Nicaragua amenazando a comunidades indígenas y al medio ambiente..




Un jaguar sigiloso se mueve delante de una cámara trampa en Bankukuk, Nicaragua, por el camino del Gran Canal. Los ambientalistas están preocupados por el impacto que puede provocar el canal en la vida silvestre de Nicaragua que ya se encuentra en peligro, incluyendo a los jaguares deambulantes. Fotografía de: Christopher Jordan.


Hace cien años, el Canal de Panamá reestructuró la geografía mundial, al permitir, por primera vez, que los barcos circunvalen el trayecto largo y peligroso de Cape Horn atravesando un continente. Hoy en día, un nuevo proyecto, liderado por un millonario chino, tímido ante los medios de comunicación, desea competir con el infame canal mediante la construcción de un canal de 278 kilómetros (173 millas) a través de Nicaragua. Mientras que el gobierno de Nicaragua sostiene que el gran proyecto cambiará el panorama de la difícil situación económica de Nicaragua de la noche a la mañana (Nicaragua es el segundo país con mayor índice de pobreza del hemisferio occidental, después de Haití), los críticos consideran que provocará un peligro indebido en el medio ambiente, dañará a numerosas comunidades y favorecerá poco la población de Nicaragua.



Gerald Urquhart, un ecologista tropical junto a la Michigan State University, quien ha trabajado en Nicaragua durante 20 años, le dijo a mongabay.com: “Consideren el Canal de Panamá. Cien años después de su construcción, es considerado algo bueno para la población de Panamá. Sin embargo, hasta que la celebración del tratado Carter Trujillo [SIC] devolvió el canal a Panamá, el Canal de Panamá perteneció a Estados Unidos de América y se encontró dentro de una zona militar ocupada. A los panameños solo se les permitía transitar la Zona del Canal de Panamá con determinadas credenciales y no obtenían beneficios económicos del canal. Por desgracia, veo un escenario similar en Nicaragua si se construye el canal”.



El mes pasado, finalmente, se anunció la ruta propuesta para el Gran Canal. Si se construye, el canal comenzará en la Región Caribe del país, al sur de la bahía de Bluefields. Al oeste, cortará los límites de las reservas naturales Punta Gorda y Cerro Silva, también rodeará la Reserva Biológica Indio Maíz antes de llegar al Gran Lago de Nicaragua, el lago de agua dulce más extenso de América Central. El canal podría llegar al Pacífico en la desembocadura del río Brito. En total, este gran canal llegaría a ser cuatro veces más extenso que el Canal de Panamá y costará cerca de, por lo menos, 40 mil millones de dólares estadounidenses o cuatro veces el actual PBI de Nicaragua.



¿Un canal para los nicaragüenses?





Rama Cay, la Fortaleza del pueblo Rama en la Región Caribe de Nicaragua. Fotografía de MaSii.


Parte de la preocupación de los expertos reside en el hecho de que los nicaragüenses no están planificando el canal, sino que lo está haciendo un consocio con base en China, la Hong Kong Nicaragua Canal Development Investment Company (HKND Group), liderada por un empresario de las telecomunicaciones, Wang Jing. El año pasado, la Asamblea Nacional de Nicaragua le otorgó a HKND una concesión sin licitación por 50 años por el canal con la posibilidad de renovación por otros 50 años.



“Se conoce poco sobre Wang Jing y sus empresas comerciales. Tampoco se conocía sobre el otorgamiento de la concesión por 50 años (más 50 años de renovación) presentada ante la población de Nicaragua para que se debata antes de la aprobación de la Asamblea Nacional”, estableció Jorge Huete-Perez, el fundador y director del Centro de Biología Molecular de la Universidad Centroamericana, y agregó, “se puede afirmar que hay una preocupación general, un deseo de obtener mayor información concreta y una necesidad de que nos aseguren que la población será remunerada de manera justa por la expropiación de sus tierras, y que no se destruirán nuestros recursos naturales”.



Huete-Perez fue el co-autor de un artículo reciente publicado en Nature que establecía que el Gran Canal podría ocasionar “la ruina del medio ambiente”.



Sin embargo, el gobierno de Nicaragua, incluyendo a su actual Presidente, Daniel Ortega, está, de manera firme, atrás del proyecto. Han llegado a aprobar el proyecto antes de que se lleve a cabo una evaluación del medio ambiente. Es más, el gobierno ha puesto la evaluación del medio ambiente en manos de HKDN Group, quien ha contratado una empresa consultora, Environmental Resources Management, para que lo realice. HKND no ha respondido a las consultas sobre este artículo.






Ruta del canal aproximada a través del sur de Nicaragua, incluyendo el Gran Lago de Nicaragua. Imagen de Global Forest Watch. Click para ampliar.


Para el gobierno de Nicaragua, todo esto reside en la predicción de un boom económico. El gobierno ha proyectado que el PDI aumentará de 4,5 a 10,8 por ciento este año debido sólo al Gran Canal, aunque el proyecto no se inicie hasta diciembre. Y establece que el año que viene aumentará al 15 por ciento. Para 2018, el gobierno estima que el gran proyecto sacará a 400.000 personas de la pobreza al dar trabajo a cerca de 200.000.



Sin embargo, no todos los nicaragüenses creen que el proyecto será favorable para el país.



El miembro del Congreso de la oposición, Eliseo Nunez, ha apodado al canal “un juego de propaganda, un show en los medios que continua generando falsas esperanzas de futura prosperidad entre los nicaragüenses”. Nunez ha sugerido que el gobierno chino ya se encuentra detrás del plan, aunque eso ha sido negado repetidas veces por HKND Group. Al día de la fecha, los financieros del proyecto no se han dado a conocer.



Incluso dejando de lado quien en verdad se encuentra detrás del financiamiento de tan grande proyecto, Urquhart cree que pocos nicaragüenses obtendrán beneficios a corto plazo.



“Debido a la dificultad técnica de este proyecto, dudo si se contratarán varios ingenieros y trabajadores de Nicaragua para el proyecto. La maquinaria provendrá de China, los operadores de las máquinas vendrán de China, los ingenieros, en su mayoría, vendrán de China, etc. Aunque se espera gastar 40 mil millones de dólares estadounidenses en el proyecto, no veo que parte de este valor entre en la economía de Nicaragua. La mayor parte de ese presupuesto será dinero de China destinado a trabajadores de China”.




Catarata en una selva tropical dentro de la zona del canal. Fotografía de: Christopher Jordan.

El Gran Canal no sólo no le otorgaría ningún beneficio a corto plazo a la población de Nicaragua sino que podría empeorar sus condiciones de vida, que ya se encuentran desestabilizadas debido a cuestiones relacionadas con el medio ambiente y antiguos conflictos.



De hecho, según Huete-Perez, el canal forzará la reubicación de, por lo menos, nueve comunidades indígenas y afro-nicaragüenses de la región Autónoma del Atlántico Sur de Nicaragua. Aunque las regiones autónomas se establecieron con el fin de proporcionar a las comunidades locales un mejor acceso y administración de sus recursos naturales, este estado especial no tiene ningún impacto en la aprobación del Gran Canal.



“Esto resultará en la extinción de algunas etnias empezando por su lenguaje ancestral, como es el caso de la comunidad Rama”, Huete-Perez le contó a mongabay.com. “Al estar divida por el canal, la comunidad Rama dejará de existir como una cultura nativa. Además, parecería que las comunidades indígenas de Nicaragua que se encontraban en el camino del canal pronto perderán su fuerte lucha y su alcance precario de justicia por el medio ambiente”.



Al final, según Huete-Perez, el gobierno no ha ofrecido una garantía real, o prueba, de que el Gran Canal, en realidad, será bueno para la población de Nicaragua.



“Las personas que hablan a favor del concesionario del canal han expresado de manera pública el “deseo” de que este proyecto, de manera inmediata, saque a Nicaragua de la pobreza e incremente el crecimiento económico anual con ganancias de doble dígito, con abundantes oportunidades de trabajo y capacitación para los nicaragüenses”, estableció. “Sin embargo, por desgracia, nunca han dado a conocer ningún tipo de información que respalde estas pretensiones, en cambio, le piden a la población que tenga “Fe”. Sin embargo, como ha demostrado nuestra historia, algunos individuos podrían volverse más adinerados a expensas de los recursos naturales del país mientras que la gran mayoría sólo se volvería más pobre”.



Situación crítica de la biodiversidad a lo largo del camino





Un pecarí captado por una cámara trampa cerca de Bankukuk, Nicaragua, en el camino del Gran Canal y otros proyectos industriales relacionados con él. Fotografía de: Christopher Jordan.



La ruta aprobada hará que el gran canal destruya los bordes de dos reservas naturales, Cerro Silva y Punta Gorda, como también de la Reserva Biológica Indio Maíz. Estas tres áreas protegidas son conocidas por su biodiversidad como también lo son sus fragmentos de bosque por su variedad de especies icónicas.



“En estas áreas, hemos encontrado tapires, jaguares y otras especies importantes de la selva tropical”, estableció Urquhart. “Los bosques en los que estas se encuentran serán destruidos con la construcción del canal, sin embargo, es difícil determinar el impacto general que provocará en las poblaciones de estos animales”.



A pesar de ser áreas protegidas, las reservas Cerro Silva y Punta Gorda ya han sufrido el impacto de residentes tanto legales como ilegales, varios de ellos han convertido al bosque en un área para la pastura de ganado. De hecho, información de Global Forest Watch revela que, entre 2001 y 2013, la Reserva Natural Punta Gorda perdió el 23 por ciento de su cubierta forestal, mientras que la reserva Cerro Silva perdió el 16 por ciento.



“Debido a que gran parte del área ya ha experimentado la pérdida de tierras forestales, la pérdida total del bosque ocasionada por la construcción del canal no llegará a significar tanto”, explicó Urquhart. “El problema reside en que creará otra interrupción en el “corredor” de bosques en la Región Caribe de Nicaragua. Este bosque conecta parcelas de terreno forestal muy extensas”.



Un área forestal muy extensa en el sur es la Reserva Biológica Indio Maíz, cuya extensión es mayor a la de sus hermanas norteñas. Durante el mismo período de 12 años, esta área protegida sólo perdió menos de un uno por ciento, lo que corresponde a 2.726 hectáreas.






El área de color rosado muestra la deforestación desde 2001 a 2013 en las áreas protegidas que se encuentran en el camino del Gran Canal en el suroeste de Nicaragua. El área de color verde con muy poca deforestación es la Reserva Biológica Indio Maíz. Al norte, se pueden observar las reservas naturales Punta Gorda y Cerro Silva con gran deforestación durante los últimos 12 años. Información de Global Forest Watch. Click para ampliar.



En total, Nicaragua perdió 822.513 hectáreas de tierra forestal durante los últimos 12 años, un área cerca del tamaño de Puerto Rico. Esto significa, utilizando el año 2001 como punto de referencia, que el país perdió más del 10 por ciento de su cubierta forestal en los últimos 12 años.



Si se construye, el Gran Canal solo le agregará más presión a las tierras forestales del país. Huete-Perez sostiene que la construcción del canal podría llevar a la destrucción de “más de 400.000 hectáreas de bosques y humedales”. Esto representaría cerca de la mitad de la pérdida de tierras forestales en los últimos 12 años o cerca del 6 por ciento de tierras forestales que le quedan al país.



Los ecosistemas de la región también se verían afectados por las obras de dragado. Al atravesar el canal por el país a más de 27 metros de profundidad y entre 230 y 520 metros de ancho creará millones de toneladas de sedimento. Dependiendo si se deshecha o no, pareciera que los ecosistemas cercanos sufrirán el impacto.



No solo será el Gran Canal el que causará la destrucción de extensas regiones de Nicaragua, sino también toda una serie de proyectos desarrollados relacionados con el canal, incluyendo la construcción de un aeropuerto internacional, una línea ferroviaria, dos puertos de agua profunda, cuatro complejos turísticos, una planta de producción de concreto, un oleoducto y una serie de autopistas. Además, pareciera que el proyecto traerá miles de trabajadores extranjeros como también atraerá a varios nicaragüenses en búsqueda de trabajo. Con un aumento de la población, un gran desarrollo de proyectos, y, por lo visto, la construcción varias rutas nuevas, es seguro que la vida silvestre que sobrevive en la actualidad pasará momentos mucho más difíciles.



Sin embargo, la vida silvestre y las selvas tropicales de Nicaragua que ya se encuentran en peligro no son los únicos ecosistemas amenazados por el Gran Canal.



¿Qué ocurrirá con el Gran Lago de Nicaragua?




Una isla volcánica emerge del Gran Lago de Nicaragua. Fotografía de Aaron Escobar/Creative Commons 2.0.



Dado su tamaño e importancia, no sorprende que el Gran Lago de Nicaragua tenga varios nombres, incluyendo Lago Cocibolca y el descriptivo Mar Dulce. No sólo es el lago más extenso de América Central sino también es la Fuente de agua dulce más importante de la región. Además, el lago posee una ecología muy diversa, incluyendo la población transeúnte de tiburones sarda (Carcharhinus leucas) y pristiformes que se encuentran en gran peligro y que provienen del océano saltando sobre las corrientes de los ríos. El lago también alberga una gran diversidad de peces cíclidos, muy conocidos en el comercio de acuarios. Sin embargo, los críticos temen que la construcción de un canal tan grande, que atravesará este lago único, pondrá en peligro a la ecología, al traer con ella especies invasivas y corrientes de agua salada, y también a una fuente vital de agua dulce.



“El lago proporciona agua a las industrias agrícolas y ganaderas de Nicaragua como también medios de vida a aquellos que viven en sus costas”, estableció Huete-Perez. Aunque los estudios de impacto no se encuentran disponibles para el público, por lo que podemos inferir, la ruta seleccionada… no hizo nada para evitar estos problemas”.



Debido a que el lago no es muy profundo para que transiten buques de carga y de pasajeros, HKND propone construir un canal de 27 metros de profundidad a través de toda la longitud del lago, además de cortar los ríos y tierras antes y después de su construcción. Todavía no han declarado dónde ubicarán las toneladas de dragas, sin embargo, los científicos creen que, con el tiempo, terminarán en el lago como sedimento peligroso.



“Es seguro que habrá un incremento en la contaminación del Gran Lago de Nicaragua pero se desconoce qué tan grave será”, dijo Urquhart.




Un tiburón sarda en las Bahamas. Esta especie fue abundante una vez en el Gran Lago de Nicaragua, hoy en día, casi no existe. Fotografía de: Public Domain.



Además, al aumentar el tráfico de buques, los ecologistas temen que especies invasivas lleguen al lago, que ya ha sufrido décadas de problemas de contaminación y pesca excesiva. De hecho, según Urquhart, las famosas “poblaciones de tiburones sarda y pristiformes ya se han matado de manera indiscriminada”.



Con ríos que entran y salen del lago también expandido y profundizado, los científicos creen que un influjo de agua salada podría cambiar la composición del lago, poniendo en mayor peligro a los peces locales y a la población que depende de ellos.



Otro misterio son los volcanes del lago. Dos volcanes, uno de ellos aún activo, se encuentran en la isla de Ometepe, que se declaró una Reserva de la Biosfera en 2010.



“Los expertos todavía tienen que realizar un estudio sobre la posible actividad volcánica y el impacto sobre el canal”, dijo Huete-Perez. “Puede haber un impacto significativo del canal sobre los volcanes gemelos…la isla de Ometepe es una zona prístina e intacta, con abundante biodiversidad y nuevos proyectos ecológicos y el hogar de los restos arqueológicos de la rica historia pre colonial de Nicaragua… los buques pasarán cerca de la isla, por la ruta del canal que atraviesa el Gran Lago de Nicaragua”.



Huete-Perez también advierte que el considerable número de terremotos del país podría dañar la estructura del canal”.



Antes de elegir el Istmo de Panamá para su canal, Estados Unidos de América considero de manera muy seria construirlo a través de Nicaragua. De hecho, incluso se llegó a una votación en el Congreso de Estados Unidos de América, que votó por Panamá en vez de Nicaragua en 1902. Las políticas y la inestabilidad preocupó a algunos políticos estadounidenses, sin embargo, el factor decisivo en contra de Nicaragua fue la preocupación por los terremotos y, en especial, por los volcanes. Luego de cien años, todavía no está claro cómo un canal nuevo podrá mitigar las realidades tectónicas.



Envuelto en secretos




Un canal a través de Nicaragua ha sido la ambición de naciones adineradas y poderosas durante siglos comenzando por Estados Unidos de América, que casi lo construye allí en vez de en Panamá. Hoy en día, es una empresa de China que está impulsando la construcción del Gran Canal. Esto pertenece a una antigua publicación alemana que muestra una ruta propuesta para el canal que es muy similar a la que eligió HKND. Fotografía de: The British Library.



A pesar de la aprobación del gobierno de Nicaragua y de la elección de una ruta, se conocen pocos detalles sobre el Gran Canal. Hasta ahora, no se ha completado ningún estudio de medio ambiente ni se ha hecho público; los que financian la construcción del canal en la actualidad no se han dado a conocer; y los impactos del canal, tanto los positivos como los negativos, permanecen sin estudiarse en profundidad.



“HKND no ha proporcionado información concreta a…expertos nicaragüenses en ingeniería, administración de recursos de agua, conservación del medio ambiente, etc., sobre la estructura propuesta del canal y sub proyectos relacionados, tampoco se conoce información sobre estudios de factibilidad y de medio ambiente por los que pagó HKND”, estableció Huata-Perez. “Esto hace que sea muy difícil formar una opinión sobre la magnitud de los impactos”.




Selva tropical dentro de la zona del canal. Fotografía de: Christopher Jordan.

No obstante, HKND sigue atropellando: establecieron que, para diciembre, empezarán la construcción y que se verá el primer buque navegando por el canal para 2019. Sin embargo, dejando de lado las preocupaciones legítimas por el medio ambiente y las sociales, algunos piensan que este ambicioso plan puede provocar una catástrofe económica.



El experto en comercio, Jean-Paul Rodrigue le dijo a la Radio Nacional Pública que cree que las proyecciones de gobierno fueron exageradas.



“Requerirá mucho tráfico y tardará mucho tiempo”, estableció. “Esta es la razón por la que creo que el proyecto es factible en cuanto a lo técnico pero, en cuanto a lo comercial, muy inseguro”.



Con el fin de comprender mejor la decisión que enfrentan los nicaragüenses, Huete-Perez y sus colegas planean un seminario de capacitación en la Academia de Ciencias del país.



“Los debates se centrarán en definir las mayores preocupaciones y los impactos potencialmente irreversibles (y su significado) relacionados con la construcción y el funcionamiento del canal y sus sub proyectos, y explorará las utilizaciones alternativas y sustanciales del Gran Lago de Nicaragua”, explicó.



Dado los desafíos muy difundidos de Nicaragua, comercio de drogas, pobreza arraigada y décadas de guerra civil, no sería sorprendente que el gobierno busque la manera de llevar a cabo un gran proyecto de desarrollo (y pocos, si es que hay alguno, son más grandes que este) con el fin de transformar el panorama general frágil del país de la noche a la mañana. Es un prospecto tentador entendible: aprueban un gran proyecto y, de un momento para otro, corrigen problemas arraigados durante décadas.



“Nicaragua es un país que enfrenta dificultades increíbles”, dijo Urquhart. “Enfrentan decisiones muy difíciles al considerar la construcción del canal. Existe la necesidad de invertir en el país, sin embargo, no estoy seguro de que este sea el mejor plan”.



Huete-Perez es más tajante al expresar que la construcción del Gran Canal constituye una “propuesta ofensiva y deshonesta que Nicaragua no debe aceptar”.






Tierras forestales perdidas en Nicaragua entre 2001 y 2013. Los expertos predicen que la construcción del Gran Canal aumentará la deforestación de manera considerable en el país. Información de Global Forest Watch. Click para ampliar.




Tapir de Baird capturado por una cámara trampa en la costa Caribe de Nicaragua. Fotografía cortesía de Christopher Jordan.




Vista del Gran Lago de Nicaragua. Fotografía de: Zach Klein/Creative Commons 2.0.




Venado de cola blanca en una cámara trampa dentro de la zona del canal. Fotografía cortesía de Christopher Jordan.




Una casa en la comunidad de Pijbaye [SIC] en la zona del canal. Fotografía cortesía de Christopher Jordan.




Una paca común en una cámara trampa dentro de la zona del canal. Fotografía cortesía de Christopher Jordan.




Una corzuela colorada en una cámara trampa dentro de la zona del canal. Fotografía cortesía de Christopher Jordan.






Tierras forestales perdidas entre 2001 y 2012 en las reservas naturales Punta Gorda y Cerro Silva en Nicaragua. Información de Global Forest Watch. Click para ampliar.




Citas: