Noticias ambientales

7 millones de dólares podrían salvar de la extinción a los lémures




Este artículo se ha publicado en el Global Forest Reporting Network y puede reproducirse en su página web o blog o en su revista, boletín informativo o publicación bajo estas condiciones.



¿Podría una página web salvar los lémures del mundo?



Lémur Indri (Indri indri). Fotografía de: Rhett A. Butler.


El año pasado, los científicos publicaron un plan de emergencia de tres años en el que sostienen que podría, literalmente, salvar a los lémures del mundo de su extinción en masa. El coste es de 7,6 millones de dólares, el plan se enfoca en establecer mejores protecciones y programas de conservación en 30 enclaves de lémures. Sin embargo, había un punto delicado: la donación a pequeños programas en uno de los países más pobres del mundo no era, exactamente, algo fácil. Declaración: Lynne Venart, responsable de la empresa de diseño Art Monkey. La compañía de Venart, junto con una multitud de grupos ecologistas, está promoviendo ahora la Red de conservación del Lémur.



«Cuando leí el plan de acción para salvar el lémur, estaba muy entusiasmada porque los científicos vinieran a salvarlos con un plan realizable que trabajara con los malgaches» dice Venart a mongabay.com. «Estaba convencida, pero la donación a proyectos individuales requiere más estudio de lo que la gente cree hoy en día. El plan necesitaba una guía de recaudación on-line que hiciera fácil que la gente diera el paso para donar».



Aquí es donde aparece la Red de Conservación del Lémur. La web permite a los donantes, incluso a los amantes del lémur que pueden aportar poco, hacer fácil y efectivo el apoyo final a la conservación del lémur. La red reúne alrededor de 40 grupos ecologistas e instituciones de investigación, y detalla el quién es quién de los que trabajan por el lémur, pero el objetivo es el individuo apasionado por esta familia de primates.




El poco frecuente lémur gris del bambú de la zona este (Hapalemur griseus) está considerado como Vulnerable. Fotografía de: Rhett A. Butler.

«El enlace permite la aportación individual a la conservación,» dice Venart. «Sin duda, el trabajo en el plan de acción de ayuda al lémur necesita científicos y personal dedicado que trabaje sobre el terreno en Madagascar. Pero ¿cómo puede ayudar alguien que le importa Madagascar y la conservación del lémur? El enlace ayuda a concienciar a la gente sobre lo que se está haciendo en la conservación del lémur y quién está trabajando para salvar a los lémures».



Los usuarios pueden elegir el grupo de conservación por el tipo de trabajo —p.ej. por comunidad de conservación, por investigación, por protección del hábitat, etc.— y, en el futuro, los donantes serán capaces, incluso, de ver los programas de conservación basados en especies concretas del lémur. Por lo tanto, si te gusta ese maravilloso y raro aye-aye, puedes aportar tu donación para trabajar por esa especie Vulnerable.



«Al reunir todo tipo de organizaciones y de todos los tamaños, permite a la gente decidir que organización le interesa más,» afirma Venart. «Muchas de las organizaciones de la Red de Conservación del Lémur no tienen el presupuesto o el conocimiento tecnológico que promocione activamente su trabajo en Internet, pero eso no significa que su trabajo sea menos importante».



Ninguno como un lémur




El lémur ratón gris (Microcebus murinus), una de las pocas especies consideradas de baja preocupación. Fotografía de: Rhett A. Butler.



Y, ¿por qué los lémures? Pues, por una serie de razones.



Todos los lémures del mundo se encuentran en una sola isla y un solo país: Madagascar. Aislados de otros competidores primates durante alrededor de 60 millones de años, ha permitido a los lémures no solo sobrevivir aquí —cuando se han extinguido en otras partes —sino evolucionar en una impresionante variedad de tipologías y especies, adaptándose a todo tipo de hábitats y fuentes de alimentación.



Hoy en día, los investigadores han identificado 103 especies distintas de lémur en la isla, un número que ha crecido en las últimas décadas debido al test de ADN. Y más especies de lémur que se esperan descubrir.



«Mucha gente piensa que [los lémures] son unas monas, pequeñas y adorables criaturas peludas y ¡esa es una muy buena razón para apoyar su conservación! Lo más curioso para mí, personalmente, es cómo se han adaptado a lo largo del tiempo en Madagascar, evolucionando en más de 100 especies diferentes», dice Venart. «Podemos aprender mucho sobre la evolución y adaptación de las especies con los lémures».




Probablemente el lémur más maravillosamente raro del mundo, el aye-aye. Esta especie está considerada Vulnerable. Fotografía de: Rhett A. Butler.



Así, los lémures son una de las familias más amenazadas del mundo. La lista de la UICN considera que un asombroso 91 por ciento de los lémures está amenazado por extinción. De ellos, 48% esta considerado En Peligro —cerca de la mitad —y 22 especies están consideradas En Peligro Crítico —más de una quinta parte.



La mayor amenaza de los lémures es la deforestación y la degradación del hábitat. Solo alrededor del 20 por ciento del bosque histórico de Madagascar permanece, y está amenazado por la agricultura de tala y quema, conocido localmente como tavy . El país también sufre la agonía de la crisis de la tala ilegal con los leñadores que cortan árboles de palo de rosa del interior de las zonas protegidas de Madagascar y pasándolo de contrabando a China donde el palo de rosa alcanza unos precios desorbitados. Mientras que los lémures son el grupo más característico de la isla, la constante destrucción del bosque está poniendo en peligro miles de otras especies, muchas de ellas —como los lémures— no se encuentran en ningún otro lugar del planeta.



Según el Global Forest Watch, Madagascar ha perdido aproximadamente un 1,3 millones de hectáreas de cubierta forestal desde 2001 hasta 2012. Con 17 millones de hectáreas estimadas de capa forestal en total —el 30 por ciento de cobertura vegetal —esto representa una pérdida total de más del siete por ciento del bosque del país. Debería destacarse, sin embargo, que esto puede que no represente una deforestación directa dado que también se incluye en la información la cosecha por plantación de árboles.






La pérdida de bosque aparece en rosa mientras que los campos de bosques intactos (IFL) se muestran en verde oscuro y la degradación del bosque en marrón. Imagen cortesía de Global Forest Watch. Haga click para aumentar.


En el cuadro de al lado, la deforestación en 2012 estaba en su nivel más bajo durante todo el periodo, con una pérdida total de aproximadamente 71.000 hectáreas. También, durante el mismo periodo de 12 años, el país también vio una reforestación de 407.000 hectáreas, compensando algo la pérdida total.


Aunque la destrucción del bosque permanece como la mayor amenaza para los lémures, un tema que está incrementando es la caza, tanto para carne como para el negocio ilegal de mascotas. Los ecologistas dicen que alrededor de 28.000 lémures son capturados anualmente tanto para alimentación como para el negocio de mascotas, situando a un número de especies bajo máxima presión.



Debajo de todo esto está la población humana y la pobreza. Veintiún millones de personas habitan Madagascar (alrededor de la misma densidad de población que USA). Pero, a diferencia de USA, la población está en auge, creciendo cerca del 3 por ciento anual con más de un 40 por ciento de población por debajo de los 15 años.



Madagascar es también uno de los países más pobres del mundo. Más del 90 por ciento de la población vive con menos de 2 dólares al día mientras que la mitad de los niños del país por debajo de los cinco años sufren desnutrición. Un gobierno inestable, que incluye un golpe de estado en 2009, hace las cosas peores.



No obstante, los ecologistas dicen que proteger a los lémures realmente también podría ayudar a la población humana.



«El trabajo del plan de acción para proteger al lémur no elige a los lémures por encima de las personas —estas organizaciones están trabajando con la gente local para delegar en ellos la lucha por salvar a los lémures de la extinción y en la lucha salvar sus recursos naturales del país», dice Venart.



Servicios del lémur




Niños en Madagascar. Los científicos dicen que protegiendo a los lémures, y sus bosques, se podría construir un futuro mejor para los niños malgaches. Fotografía de: Rhett A. Butler.



Los lémures son tremendamente importantes para la gente de Madagascar no solo como un conocido símbolo del país, si no por el dinero que atraen.



“Los lémures son la gallina de los huevos de oro para Madagascar; los turistas no van a venir para ver bosques vacíos sin lémures,» dice un primatólogo malgache, Jonah Ratsimbazafy, que es Co-Vicepresidente del grupo especialista de primates de la SSC de la UICN.



Incluso en medio del golpe de 2009, cuando los inversores extranjeros retiraron su dinero de Madagascar, los turistas continuaron viniendo para ver a los lémures aunque en menor número.




Un lémur mangosta hembra (Eulemur mongoz), clasificado como Vulnerable. Fotografía de: Rhett A. Butler.

«Miles de familias dependen de los lémures para su subsistencia,» dice Ratismbazafy.



En la actualidad, el país tiene alrededor de 200.000-300.000 turistas al año, pero el nuevo gobierno espera impulsar significativamente esos números.



Además de atraer a los visitantes, los lémures juegan importantes roles ecológicos. Son dispersadores vitales de semillas y polinizadores para los bosques en peligro de Madagascar. Si los lémures desaparecen, también lo harían especies de plantas y bosques a la vez. Los bosques son vitales en el país para la protección de la erosión y las fuentes de agua.



«Los lémures juegan un rol crucial en el crecimiento y expansión de los bosques y sin ellos podemos perder estas áreas naturales que suministran aguas limpias, comida y refugio a mucha gente del Madagascar rural.» dice Steigh Johnson, consejero de la Red de Conservación del Lémur. «Salvar a los lémures significa salvar la forma de vida de la gente».



Por último, muchos de los programas de conservación en el país dependen de la conservación de la comunidad, haciendo que la gente sea partícipe de la protección de su vida salvaje y dando beneficios directos a las comunidades. De hecho, el nuevo plan de conservación del lémur se enfoca hacia la conservación de las comunidades y el establecimiento de nuevas áreas protegidas gestionadas por la comunidad, que no solo salvaguarda el medioambiente si no que ofrece nuevos atractivos para el turismo.



«Los lémures son, sin duda alguna, la marca más distintiva del país en términos generales y un gran activo en términos científicos, culturales y económicos. Su conservación debería ser de gran prioridad para el gobierno y la sociedad civil a todos los niveles,» dice Russ Mittermeier, Presidente del Grupo Especialista en Primates de la SSC en la UICN y Vicepresidente Ejecutivo del Conservation International.



Buen negocio




Pareja de lémures marrones de Sanford (Eulemur sanfordi), considerado En Peligro. Fotografía de: Rhett A. Butler.



El plan de emergencia de tres años —asciende a 7,6 millones de dólares —es también un buen negocio cuando se tiene en cuenta que podría salvar a toda una familia de primates única. Si comparamos, en el año 2010, donantes y gobiernos prometieron 300 millones de dólares para salvar al tigre de su extinción o cerca de 40 veces lo que los conservacionistas del lémur están pidiendo.



Por supuesto, cuando hablamos de dólares y céntimos, el mundo de la conservación, a menudo, es el eslabón perdido, superado en mucho por otros temas. Esta puede ser una de las razones por las que los lémures —a pesar de ser conocido y querido alrededor del mundo —permanece tan amenazado.



Uno de los autores del plan de emergencia del lémur, Christoph Schwitzer del Bristol Zoological Society, dice que es hora de dedicarles tiempo a los lémures.



«La cuestión es que si no actuamos ahora, corremos el riesgo de perder especies de lémur por primera vez en dos siglos,» dice uno de los autores del plan de acción para salvar al lémur. «La importancia de los proyectos que hemos subrayado en el plan de acción del lémur de UICN simplemente no puede ser sobrevalorado».



Venart añade que es tiempo de actuar ahora dado que la situación política en Madagascar está finalmente mejorando. En diciembre del 2013, los malgaches eligieron a Hery Rajaonarimampianina en las primeras elecciones democráticas desde el golpe de estado. Por su lado, Rajaonarimampianina ha pedido que se profundice y se extiendan los esfuerzos de conservación y se promueva el ecoturismo como una forma de sacar a la gente de la pobreza.



«Con el regreso de la ayuda internacional a Madagascar y el incremento del interés de las inversiones de los negocios internacionales en el país, no hay mejor momento que ahora para asegurar que estas inversiones benefician al país y a la gente de Madagascar de forma positiva al proteger los recursos naturales de Madagascar y asegurando la supervivencia de los lémures,» dice Venart.



Realmente, tanto la suerte de los malgaches como la de los lémures puede que dependan de las acciones de conservación que se tomen ahora.






Primer plano de la deforestación entre 2001-2012 al norte de Madagascar. La pérdida de bosque se muestra en rosa, los bosques primarios (IFL) en verde oscuro y la degradación del bosque en marrón. Imagen cortesía de Global Forest Watch. Haga click para aumentar.