Noticias ambientales

Fotos: una expedición a las arenas blancas del Amazonas podría haber encontrado nuevos primate

The white sands of the Tapiche-Blanco region in Peru. Photo by: Nigel Pitman.
Las arenas blancas de la región Tapiche-Blanco de Perú. Foto por: Nigel Pitman.


La mayoría de las personas consideran al bosque pluvial amazónico como un ecosistema enorme y homogéneo — un castillo gigante de verde. Sin embargo, dentro del bosque pluvial amazónico, se sitúa un sinnúmero de distintos ecosistemas, mostrando características únicas y albergando especies endémicas. Uno de los ecosistemas más raros en el Amazonas es el bosque de las arenas blancas, el cual tiene un alto porcentaje de especies encontradas en ninguna otra parte y un follaje bajo —aprox. de 15 metros— debido a la tierra nutritiva, pobre y arenosa. El año pasado, el Museo Chicago Field se enfocaba en el bosque de arenas blancas de Perú —conocido como Tapiche-Blanco— por sus rápidas existencias sociales y biológicas Nº 27, al cual envía un equipo de biólogos, geólogos y científicos sociales para examinar un área poco conocida durante tres semanas.



«Tanto el gobierno peruano nacional como el regional han identificado al Tapiche-Blanco como una prioridad», dijo Corine Vriesendorp, un ecologista conservacionista con el Field Museum. «Esto más que nada refleja los bosques de arenas blancas de la región — los que están a lo largo en ambos lados del Río Blanco son la extensión más grande de bosques de arenas blancas de Perú. Los mismos son poco conocidos, cubren menos del uno por ciento del Amazonas Peruano. Normalmente son de baja diversidad y de alto endemismo, con muchas especies restringidas a estos hábitats».



El año pasado, durante 17 días de campo, el equipo documentó 1.751 increíbles especies, incluso a un mono con mirada desconcertante. Según Vriesendorp, el mono tití — en el género Callicebus— o es una nueva especie o es un color previamente desconocido de las variantes del (titi cobrizo) Callicebus cupreus





Precioso lagarto amazónico de la región Tapiche-Blanco. Foto por: Giussepe Gagliardi Urrutia.


Ella agregó que: «ninguno de los expertos de Perú, Colombia o Brasil han visto anteriormente esta coloración y que no hay nada parecido a esto en la colección del museo».



Las rápidas existencias del Museo del Área también documentó 11 nuevas y potenciales especies extras: tres plantas, cuatro peces de agua dulce y cuatro ranas.



La región Tapiche-Blanco representa un propósito extremadamente importante para la acción conservadora en potencia, no sólo debido a la alta biodiversidad sino también al carbono. Se estima que la región tiene algunos de los carbonos más altos en existencia en el país, incluso tanto sobre el nivel de la tierra en el bosque como debajo del nivel de la tierra, en las turberas. Finalmente, proteger el área Tapiche-Blanco significaría conectar dos otras áreas amplias de bosques protegidos en Perú.


«El Tapiche-Blanco es la pieza clave para conectar dos grandes paisajes examinados en previas existencias rápidas (actualmente protegida como la Reserva Nacional Matsés y la Zona Reservada Sierra del Divisor), dijo Vriesendorp, quien agregó que esto: crearía continuos paisajes arbolados mayores a 5.5 millones de hectáreas a lo largo de la frontera Perú-Brasil».




Un posible mono tití nuevo o un nuevo color que se forma a partir del tití cobrizo. Foto por: Brian O’Shea.



Si está protegida, el área total cubriría un trecho del bosque más grande que el de Costa Rica. Además, el Tapiche-Blanco permanece extremadamente en peligro por las concesiones en curso de la madera.


«La mayoría de la región se la ha designado para la silvicultura… pero a las especies grisáceas y de más alto valor ya se las han apartado. Hay cuatro concesiones de la silvicultura en la región, pero a algunas de ellas se las han cancelado en los últimos años. Las operaciones de la silvicultura dentro de las comunidades también están activas, y la explotación forestal ilegal e informal permanece ejido de arriba abajo de la región», explicó Vriesendorp.




Niños de la región mirando una guía de campo para los mamíferos del Perú Amazónico. Foto por: Diana Alvira. Guía de campo por Renata Leite Pitman.

La exploración de gas y petróleo es otra amenaza para la región, la cual está actualmente cubierta por tres concesiones. Los combustibles fósiles son un problema que se extiende por todo Perú, mientras que un estudio del 2010 descubrió que el 41 por ciento del Amazonas Peruano estaba cubierto de concesiones de gas y petróleo, casi seis veces más de lo que se cubría en el 2003.



«Durante los últimos dos años, la compañía de los Rubiales del Pacífico ha abierto docenas de líneas sísmicas en la porción sureña de (nuestra) área de estudio», dijo Vriesendorp.



Ahora, el equipo de científicos recomienda que Perú complete el título del terreno para las comunidades indígenas de la región y que vuelva a trazar los límites para las áreas abiertas a la silvicultura, especialmente quitando los bosques de arena blanca.



«Los suelos estériles y débiles hacen que las operaciones sustentables de bajo impacto ambiental en la explotación forestal sean imposibles (en los bosques de arena blanca)», dijo Vriesendorp.


Finalmente, recomiendan la creación de un nuevo parque de 315.000 hectáreas, el cual estaría abierto para el uso de recurso por las comunidades locales. Las rápidas existencias del Museo del Campo tienen una trayectoria larga y positiva de traslado desde las existencias hasta la protección sobre el suelo.



«En los últimos 15 años, nuestras rápidas existencias han proporcionado personas responsables con ciencias convincentes para respaldar a la acción conservadora, explicó Vriesendorp. El gobierno nacional y el regional de Ecuador, Perú y Bolivia han usado nuestras existencias como la base para establecer 17 nuevas áreas protegidas, conservando las 8.6 millones de hectáreas de tierra virgen amazónica y andina».




Mapa de la región explorada. Foto por: el Museo del Campo.




Pescado de agua dulce de la región. Una de las 181 especies de peces registrada en la región fuera de los 400 aproximados. Foto por: Isabel Corahua.




Un perro de oreja corta, raro y críptico captado por un trampa de la cámara fotográfica durante la expedición. Tiene una fruta grande en su boca ya que el perro de orejas cortas come una cantidad significativa de frutas. Foto por: Patricia Alvarez Loayza y Mario Escobedo.



Una rana de la región fuera de las 74 registradas durante las rápidas existencias. Los científicos estiman que 120 están en la región. Foto por: Giussepe Gagliardi Urrutia.



Uno de los 394 pájaros contemplados en la región. Foto por: Percy Saboya.



Campamento de explotación forestal en la región. Foto por: Álvaro del Campo.



Niño resaltando una tortuga. Foto por: Álvaro del Campo.



Pescado de agua dulce de la visión general. Foto por: Isabel Corahua.



Una de las 1.000 más especies de plantas registradas durante la visión general. Foto por: Tony Mori.



Otra foto del misterioso mono tití. Foto por: Brian O’Shea.



Madera que desciende por el río. Foto por: Álvaro del Campo.