Noticias ambientales

Reportaje fotográfico: peones geopolíticos, los pescadores de Lý Sơn, Vietnam

A fisherman cleans his net off the coast of Ly Son Island in Vietnam. Recent tensions with China have forced fishermen to work closer to shore, which has dramatically impacted biomass in the region.
Pescador en un bote pequeño con forma de taza atado a una embarcación de mayor tamaño en la costa de la isla Lý So’n. Las tensiones con China han obligado a estos pescadores vietnamitas a trabajar más cerca de la orilla, lo cual ha hecho disminuir drásticamente las existencias de pescado en la costa.


OTROS REPORTAJES ESPECIALES DE ERIK VANCE Y DOMINIC BRACCO II

¿Podría la acuicultura de interior ayudar a salvar océanos y alimentar al mundo?

Salvar al superviviente: China lucha para que la marsopa sin aleta no se extinga

China Tries to Clean Up Its Fish Farms – SCIENTIFIC AMERICAN

China’s Fish Farms Could Save the Oceans – SCIENTIFIC AMERICAN

Only China Can Save the Seas [Commentary] – SCIENTIFIC AMERICAN

La isla de Lý So’n se encuentra a unos quilómetros de la ciudad de Da Nang y a más o menos a la mitad de la larga y serpenteante costa de Vietnam. La mayor parte de la población son simples pescadores que practican la pesca de curricán en el Mar de la China Meridional en busca de pulpos, gambas y cualquier pescado que encuentren.



Es una isla diminuta que rara vez recibe turistas y que está alejada de China. Aun así, estos pescadores se encuentran en medio de una disputa internacional entre su país y la nación que domina Asia.



China –en un intento de controlar el poder regional y los recursos vitales de proteínas y posiblemente petróleo – se ha declarado propietaria de gran parte del océano que se extiende entre Hong Kong, Malasia y las Filipinas. Esta amplia zona, que no está bien definida, cubre un 90 por ciento de los tres millones y medio de quilómetros cuadrados del Mar de la China Meridional. Además, contiene el 10 por ciento de la pesca global que representa 5 billones de dólares en envíos anuales. Apropiarse tal cantidad de océano es como si los Estados Unidos afirmaran que tienen soberanía en toda la costa desde el Golfo de México hasta Centroamérica.



China se apropió el Mar de la China Meridional por primera vez en un mapa de 1947, llamándolo “la línea de 9 puntos”, posiblemente como respuesta al vacío de poder que se había creado tras la rendición de Japón dos años antes. Su pretensión entra en conflicto con Vietnam, Taiwán, Malasia, las Filipinas y Brunei.



Aunque los abogados marítimos afirma que la “línea de 9 puntos” de China tiene poca base jurídica según las leyes internacionales, cuenta con el apoyo de la fuerza militar. Aquí en Lý So’n, los pescadores afectados por la prohibición de China de pescar en lo que solía ser su zona habitual de trabajo ya no pueden adentrarse en el mar de forma segura más de unos quilómetros, de modo que están agotando los bancos de peces alrededor de la costa de Vietnam.



Para ver los efectos en primera persona, nos acercamos hasta un barco de pesca que trabaja justo a las afueras de una isla cercana. Los pescadores, que estaban en un bote tradicional con forma de taza que va atado a una embarcación más grande, nos dijeron que había sido un día decepcionante. Uno de muchos en los últimos años.



Los arrecifes costeros que antaño rebosaban de vida estaban desolados. Los pescadores nos dijeron que había demasiados barcos intentando ganarse la vida en las zonas sobreexplotadas cercanas a la costa. Aunque, desde luego, no estaban dispuestos a arriesgarse a adentrarse en el mar.



Su precaución está justificada. Si, como Nguyên Phú de 46 años, se adentran demasiado en las aguas de Vietnam que China se ha apropiado, un barco patrulla chino se abalanzará sobre ellos. Phú nos cuenta que una de esas patrullas los capturó a él y a su equipo una mañana temprano, retuvo su barco y los tuvo prisioneros durante un mes. Él mismo tuvo que soportar palizas diarias.



“Cuando vinieron, ¿qué íbamos a hacer?” pregunta, agachándose como una rana con las manos en la cabeza. “Levantamos las manos así y dijimos ‘¡No disparen! ¡No disparen!”



Phú no es la única víctima. Otros pescadores encarcelados como primera fase de un destino desconocido esperan estoicamente. Algunos escriben poesía. Por lo que a Phú respecta, se pasaba los días marcándose un tatuaje en el brazo en el que se puede leer: “Quiere a tus vecinos. Véngate de tus enemigos”.




REPORTAJE FOTOGRÁFICO DE DOMINIC BRACCO II





Pescador en un bote pequeño con forma de taza atado a una embarcación de mayor tamaño en la costa de la isla Lý So’n. Las tensiones con China han obligado a estos pescadores vietnamitas a trabajar más cerca de la orilla, lo cual ha hecho disminuir drásticamente las existencias de pescado en la costa.





Barcos pesqueros de Lý So’n que vuelven del mar al amanecer.





Nguyên Phú en el exterior de su casa en la isla Lý So’n. En 2007 Phú fue arrestado por un navío militar Chino mientras pescaba en la costa de Vietnam. Según cuenta, soportó palizas y condiciones adversas porque los chinos afirmaban que había violado sus aguas soberanas.





Una mujer limpiando pescado en la orilla de Lý So’n.





Trabajadores descargando las redes para arreglarlas en los muelles de la isla Lý So’n.





Mujeres reparando las redes antes de que sus maridos se adentren en el mar.





Un grupo de amigos recogen su campamento mientras una tormenta se acerca a la isla.





Una mujer arreglando su bicicleta en la isla Lý So’n.





Lavando ropa al amanecer en la orilla de Lý So’n. La isla se ha convertido en la primera línea de los conflictos actuales entre Vietnam y China. Muchos pescadores locales han sido arrestados mientras pescaban.





Un hombre sube a una roca para tener una mejor vista de su pequeño rebaño que pasta más abajo.





Pescadores vietnamitas juegan en casa de un amigo en la isla Lý So’n.





Los habitantes realizan ofrendas en un templo de Lý So’n.





Un hombre pasea por la orilla de Lý So’n.





Un pescador joven vietnamita salta al agua para deshacer su red cerca de Lý Son. La presión de los barcos patrulla chinos ha obligado a los pescadores locales a trabajar más cerca de la orilla, de forma que están acabando con las poblaciones de peces cerca de la costa vietnamita.





Pescado para vender en los muelles de la Isla Lý So’n.





Un hombre pinta su barco de pesca.





Vista extensa desde la costa de Lý So’n, Vietnam, hacia el mar.





Un hombre camina por un embarcadero y observa el mar. Los asaltos de China a los botes pesqueros de Lý So’n hacen que el futuro sea incierto para los pescadores tradicionales de la isla.





UN POEMA DE PROTESTA



Mai Phuy Châi, pescador de Lý So’n de 51 años, recitó el siguiente poema a un traductor vietnamita que luego se lo transmitió al periodista Erik Vance, que apunta que, aunque la rima y la métrica se hayan perdido con la traducción, el significado está claro.



Sin título


Vietnam es un país heroico.

Es extraño que haya tantos países que nos quieren atacar.

Hemos visto la tragedia,

Así que estamos listos para luchar en primera línea.

Siempre tenemos que enfrentarnos a nuestros enemigos

Y trabajar duro al mismo tiempo.

Hace años los Estados Unidos invadieron nuestro país,

Ahora China lo hace de nuevo.

Si China nos ataca,

Serán fantasmas aquí.

(refiriéndose a “golpeados hasta la muerte” más o menos)



– Mai Phuy Châi


}}