Noticias ambientales

Las cactáceas están más amenazadas que los mamíferos y las aves

  • Según la primera evaluación global de cactáceas, son el quinto grupo de especies más amenazadas en el mundo.
  • Los expertos encontraron que el robo y el comercio ilegal para la industria hortícola y las colecciones privadas son los principales motores de la extinción, que afecta al 47 por ciento de las especies de cactáceas amenazadas.
  • Según los autores, los hábitats de las cactáceas –normalmente zonas áridas– a menudo son ignorados en la planificación de la conservación.
El eriosyce chilensis, encontrado en Chile, es una especie de cactus en peligro crítico de extinción por la recolección ilegal. Fotografía de Pablo C Guerrero.

Según la primera evaluación global de este grupo de pantas llevada a cabo por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), las cactáceas, son el quinto grupo de especies más amenazadas en el mundo.

El informe publicado hoy en Nature Plants encontró que el treinta y uno por ciento de todas las especies de cactus están en peligro de extinción –en contraste con el 25 por ciento de los mamíferos y el 13 por ciento de las aves–.

El robo y el comercio ilegal para la industria hortícola y las colecciones privadas emergen como los principales motores de la extinción, que afecta al 47 por ciento de las especies de cactáceas amenazadas.

“Estos resultados son preocupantes”, dijo Inger Andersen, Director General de la UICN, en un comunicado. “Confirman que la magnitud del comercio ilegal de vida silvestre ‒incluyendo el comercio de plantas‒ es mucho mayor de lo que se pensaba anteriormente, y que el tráfico de vida silvestre atañe a muchas más especies que los carismáticos rinocerontes y elefantes que tienden a ser objeto de atención mundial”.

Las cactáceas están entre los grupos de plantas más buscados. Según los autores, su “apariencia única, unas flores impredeciblemente bonitas y su peculiaridad en términos de su limitado ámbito geográfico”, las hacen especialmente atractivas para los coleccionistas. Esta demanda es el motor del comercio ilegal nacional e internacional. De hecho, la evaluación reveló que, hacia el 86 por ciento de las cactáceas amenazadas utilizadas en la horticultura procede de las poblaciones silvestres.

Por ejemplo, la recolección ilegal del cactus pelota de golf (Mammillaria herrerae) –una blanquecina especie de cactus en forma de pelota de golf con bonitas flores rosas– ha visto reducidas sus poblaciones en más del 95 por ciento en los últimos 20 años.

La recolección ilegal pone en peligro de extinción al cactus pelota de golf. Fotografía del Jardín Botánico Regional de Cadereyta.

Escriben los autores que, desde 1975, cuando la familia de las cactáceas fue incluida en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y flora Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés), el comercio ilegal se ha reducido un poco. Además, añaden que, la disponibilidad en el mercado internacional de cactáceas cultivadas a partir de semillas ha ayudado a reducir la recolecciones inescrupulosas.

Los expertos advierten que, “Sin embargo, la amenaza de la recolección prevalece, sobre todo en países en los que no es sino hasta recientemente que se ha puesto en vigor la aplicación de la CITES, como Perú donde la proporción de especies en peligro debido al comercio es alta”..

Hay otras muchas amenazas que acechan a las cactáceas, tales como la conversión de tierra para la agricultura y la urbanización comercial y residencial.

Además, los autores escriben que los hábitats de las cactáceas –que son principalmente zonas áridas– son a menudo ignorados en la planificación de la conservación. Por ejemplo, según el informe, las zonas áridas de Brasil, Chile, México y Uruguay son puntos críticos para las especies de cactus amenazadas. Pero, aunque ricas en biodiversidad, “Estas zonas son percibidas como poco carismáticas y sin importancia”.

“Los resultados de esta evaluación son una sorpresa para nosotros”, Barbara Goettsch, autora principal del estudio y copresidenta del Grupo Especialista de Cactus y Suculentas de la UICN, dijo en un comunicado. “Su pérdida podría tener consecuencias de largo alcance para la diversidad y ecología de las zonas áridas y para las comunidades locales que dependen de la recolección de frutos y tallos silvestres”.

“Este estudio pone de relieve la necesidad de una gestión más sostenible de las poblaciones de cactus en los países del área de distribución”, añadió. “Con el crecimiento actual de la población humana, estas plantas no pueden sostener niveles tan altos de recolección y pérdida de hábitat”.

Citas: