Noticias ambientales

Perú y los Estados Unidos cooperan para evitar la tala y el comercio ilegal de maderas peruanas

  • La Agencia de Investigaciones Ambientales (EIA) está aplaudiendo las iniciativas en contra de Inversiones La Oroza, el blanco de la incautación más grande de maderas ilegales en la historia de Perú.
  • El sector maderero en el Perú se enfrenta a un 80 por ciento de maderas que han sido cosechadas de forma ilegal.
  • La solicitud de esta semana es la primera en hacerse bajo la provisión de la verificación de maderas del Acuerdo de Comercio entre los Estados Unidos y Perú.
Una embarcación transporta maderas por el Río Amazonas al norte de Perú. Foto de Clinton N. Jenkins.

La agencia forestal de Perú y sus esfuerzos para combatir la deforestación en la Amazonía son relativamente jóvenes.

En los últimos dos años, el Organismo de Supervisión de los Recursos Forestales y de Fauna Silvestre (OSINFOR) ha colaborado con otras agencias del medioambiente, funcionarios de aduanas e Interpol. También ha orquestrado un esfuerzo para evitar que se envíen maderas ilegales a los mercados más grandes en los Estados Unidos y México.

Esta semana, el gobierno de los Estados Unidos comenzó a tomar parte también, al pedir que se verifique la legalidad de las exportaciones de la compañía Inversiones La Oroza bajo el acuerdo de libre comercio entre los dos países. La Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos le ha pedido al gobierno de Perú que verifique que un envío de maderas del 2015 cumplió con las leyes peruanas bajo el acuerdo de ambos países.

Los miembros del Congreso norteamericano se han mostrado satisfechos con la iniciativa.

«La acción tomada hoy ayudará a fortalecer a los ejercutores del comercio tanto en Perú como en los Estados Unidos, para que se protejan los bosques de la destrucción y del comercio injusto», dijo el Senador Ron Wyden del estado de Oregon. El Representante Sander Levin de Michigan se unió a Wyden al decir que hacía falta trabajar más conjuntamente para prevenir el comercio de maderas ilegales.

La Agencia de Investigaciones Ambientales (Environmental Investigation Agency o EIA) basada en Washington, aplaudió aquellos esfuerzos, sobre todo el enfoque hacia Inversiones La Oroza, el blanco de la incautación más grande de maderas  en la historia de Perú.

Desde el 2012, la EIA  ha pedido a Perú y a su socio comercial más importante, los Estados Unidos, que verifiquen la legalidad de las exportaciones de Inversiones La Oroza bajo el marco del tratado del libre comercio. En su petición de abril del 2012, la EIA publicó un reporte de varios años de investigación, el cual mostraba que entre el 2008 y el 2010 más de 100 envíos de millones de dólares de maderas de cedro y caoba provenientes de la Amazonía peruana habían sido exportados a los Estados Unidos. La madera fue comercializada en violación a las leyes peruanas y estadounidenses, así como en violación de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies en Peligro (CITES) y el Acuerdo de Libre Comercio entre Perú y los Estados Unidos o FTA.

“El Acuerdo de Libre Comercio entre Perú y los Estados Unidos contiene provisiones ambientalistas innovadoras, diseñadas para asegurarse de que un comercio más libre no signifique un comercio ilegal», dijo Andrea Johnson de la campaña de bosques de la EIA. «Ya es tiempo de que estas provisiones empiecen a trabajar para el bien de los bosques del Perú».

Sin embargo, los dueños de Inversiones La Oroza y otras compañías que fueron incluidas en la petición de la EIA en 2012 siguieron cosechando y exportando maderas ilegales sin ver ninguna consecuencia hasta finales del año pasado. En ese año se dió la Operación Amazonas, liderada por OSINFOR en colaboración con otras agencias nacionales e internacionales, la cual incautó el equivalente a 60 camiones llenos de maderas ilegales que tenían un valor de más de 48 millones de dólares. La carga se encontraba en la Bahía de Iquitos en la región de Loreto, camino a los Estados Unidos.

Ha habido dos operaciones de incautaciones en Perú desde el 2014: Operación Amazonas I y II. Ambas han revelado la forma en que las compañías madereras violaban la ley. Funcionarios en la región de Loreto calculan que alrededor del 80 por ciento de la carga incautada a finales de noviembre del 2015 pertenecía a Inversiones La Oroza; el 20 por ciento restante venía de Sico Maderas SAC y Corporación Inforest MC SAC. Los exportadores estaban registrando maderas de origen ilegal como si hubieran sido cosechadas legalmente. Esto consistía en inventar «árboles fantasmas» especies que nunca existieron, excepto en los documentos que luego fueron presentados a las autoridades. El sector maderero en el Perú se enfrenta a un 80 por ciento de maderas que han sido cosechadas de forma ilegal.

“Esta solicitud es un buen paso, pero considerando la situación actual, es importante que todos los exportadores sean verificados, no sólamente La Oroza”, dice Julia Urrunaga, directora del programa de Perú de la EIA. El año pasado, la EIA pidió a ambos gobiernos que mejoraran sus esfuerzos para reducir la tala ilegal. De acuerdo a la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos, la solicitud de esta semana es la primera en hacerse bajo la provisión de la verificación de maderas del Acuerdo de Comercio entre los Estados Unidos y Perú.