Noticias ambientales

Sociedad civil envía carta pública al presidente del BM por sus declaraciones sobre el asesinato de Berta Cáceres

Berta Cáceres en Honduras. Foto cortesía de Goldman Environmental Prize.

Berta Cáceres en Honduras. Foto: Cortesía de Goldman Environmental Prize.

  • El Dr. Jim Yong Kim calificó como “incidente” el asesinato de la activista ambiental Berta Cáceres.
  • Organizaciones y personalidades firmantes de carta pública consideran las declaraciones como “inaceptables”.
  • La hondureña Berta Cáceres ganó el premio meioambiental Goldman en 2015 por su defensa de los derechos territoriales del pueblo indígena Lenca frente a la amenaza de la tala ilegal.

Durante el Seminario de la Unión Teológica en Nueva York el pasado 6 de abril, el presidente del Banco Mundial calificó como “incidente” la muerte de la activista Berta Cáceres en Honduras en su lucha por detener el megaproyecto de una represa hidroeléctrica llamada “Agua Zarca”.

Ante ello, 313 organizaciones y 13 personalidades a nivel internacional han enviado una carta pública al presidente del Banco Mundial con el fin de solicitarle una disculpa pública.

El proyecto «Agua Zarca» pertenecía a la empresa china Sinohydro, con financiamiento del propio Banco Mundial, a través de la Corporación Financiera Internacional (IFC), sin embargo, debido a la resistencia de Berta Cáceres y el pueblo Lenca, la compañía y el IFC desistieron en el 2013.

“No se puede hacer el tipo de trabajo que estamos tratando de hacer y no tener algunos de estos incidentes», respondió Jim Yong Kim (en el minuto 1:01) frente al cuestionamiento de las numerosas familias desplazadas  y la muerte de Berta Cáceres producto de la intervención de megaproyectos orquestados por el Banco Mundial, pese a que en sus políticas el organismo multilateral tiene como lineamiento la protección de los derechos humanos.

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, calificó de «incidente» el asesinato de Berta Cáceres.

El Consorcio Internacional de Periodistas reveló que los desplazamientos forzosos son constantes a nivel mundial debido a los proyectos financiados por el Banco Mundial mediante su brazo financiero, el IFC.

Incluso en el 2000, la Comisión Mundial de Represas informó que  “los grupos pobres y otros vulnerables y las generaciones futuras es probable que carguen con una parte desproporcionada de los costos sociales y ambientales de los proyectos de grandes represas sin obtener una parte proporcional de los beneficios económicos», según la carta pública.

Asimismo, en el comunicado se  desmiente otra afirmación del titular del Banco Mundial sobre la energía hidroeléctrica como única vía alternativa a otras fuentes de energía cuestionables como el carbón u otros. “El reciente informe Global Trends in Renewable Energy Investment 2016, del cual usted es autor del prólogo, que expone que en 2015 el mundo agregó 62 GW de energía eólica, 56 GW de energía solar y apenas 22 GW de capacidad proveniente de grandes hidroeléctricas”.

La historia de “la mujer del río”

En la cosmovisión Lenca, los ríos albergan espíritus y las mujeres son sus guardianas. «(Agua Zarca) hubiera significado desplazamientos y hubiera impedido a la comunidad desarrollar sus actividades agrícolas. No sólo se privatiza el río sino varios kilómetros a la redonda (…) Nos consideramos custodios de la naturaleza, de la tierra y sobre todo de los ríos», dijo para BBC Berta Cáceres, cuando la entrevistaron con motivo del premio Goldman 2015.

Desde el 2006 el pueblo Lenca solicitó la ayuda de Berta Cáceres para denunciar los abusos que sufrían por detener el avance del proyecto. Así, la lideresa fundó el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), y lideró la resistencia indígena, lo cual le valió numerosos ataques que la hicieron merecer en 2009 medidas cautelares de protección de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Sin embargo, los golpes contra ella y su familia continuaron, hasta el momento de su muerte, por supuesto. La policía dijo que la muerte se debió a un robo. «Pero todos sabemos que fue por su lucha», dijo para la agencia AFP su madre, Doña Berta, quien le sirvió de ejemplo de vida porque fue partera, enfermera y alcaldesa que protegió a las mujeres refugiadas durante la represión de Honduras durante la década de 1980.

“El asesinato de Berta Cáceres es un hecho brutal e inaceptable que de ninguna manera puede ser considerado un ‘incidente’(…) Exhortamos a solicitar disculpas públicas a la familia de Berta Cáceres y a la comunidad de organizaciones de la sociedad civil, defensores y defensoras de los derechos humanos, comunidades indígenas, afrodescendientes y rurales, entre otras, que nos hemos visto impactados por sus declaraciones”, enfatizan en la carta las organizaciones.