Noticias ambientales

Minería ilegal en Madre de Dios ya deforestó 450 hectáreas de bosques en la Reserva de Tambopata

  • Según el jefe de la Reserva Nacional de Tambopata, Victor Hugo Macedo, la minería ilegal se practica en una extensión de 40 kilómetros.
  • De acuerdo a Víctor Zambrano, presidente del Comité de Gestión de la Reserva Nacional de Tambopata, un contingente de la Marina de Guerra se envió al puesto de control de la Reserva Nacional de Tambopata.
  • De acuerdo a MAAP, la cantidad de hectáreas deforestadas equivale al área total de más de 600 estadios de fútbol profesional.

En un nuevo reporte satelital de MAAP se señala que la deforestación en la Reserva Nacional de Tambopata, ubicada en la región amazónica de Madre de Dios, ha alcanzado la cifra de 450 hectáreas, producto de la minería ilegal. La cantidad de bosque perdido en el área protegida equivale a más de 4 veces la superficie total del pabellón deportivo Madison Square Garden en EE.UU.

En un reporte del pasado mes de julio, MAAP ya advirtió que el nivel de deforestación causado por las dragas que extraen el oro a lo largo del río Tambopata era de 350 hectáreas. Es decir, que en tan solo un mes se han perdido 100 hectáreas de bosques por la minería ilegal.

“La minería ilegal en Tambopata se expande por 40 kilómetros. Desde su frontera con el Parque Nacional Bahuaja Sonene hasta la desembocadura del río Tambopata en el río Malinowski”, dice a Mongabay Latam el jefe de la Reserva Nacional de Tambopata, Víctor Hugo Macedo.

Imagen satelital de deforestación en la Reserva Nacional de Tambopata. Datos: Planet, SERNANP, MAAP

Según explica el ganador del Premio National Geographic en Conservación 2016 y presidente del Comité de Gestión de la Reserva Nacional de Tambopata, Víctor Zambrano, son cientos de mineros de diferentes regiones del Perú los que llegan hasta la zona porque ven a la minería ilegal como un trabajo rentable sin ningún tipo de regulación. “Son entre 600 y 1000 mineros ilegales que con sus dragas van extrayendo el oro en la ribera del río. Al ver que ninguna autoridad los detiene, continúan e incluso varios otros se suman”, dice.

Por su parte, Luisa Ríos, representante de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental en Madre de Dios, explica a Mongabay Latam que se necesita un trabajo en equipo del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas del Perú (Sernanp) y las fuerzas armadas para combatir la minería en la zona afectada, además de un incremento de la cantidad de guarpaparques. “Lo que falta es una mayor articulación entre el Sernanp y la Marina de Guerra del Perú que no coordinan una estrategia para atacar los campamentos de mineros ilegales. Se cuentan solo con menos de 20 guardaparques en toda la reserva”, señala. La Reserva Nacional de Tambopata, según datos del Sernanp, ocupa un área total de 274 690 hectáreas.

Avance de la deforestación en los últimos dos meses. Imagen de MAAP y datos de Planet, SERNANP.

¿Por qué no se detiene la minería ilegal?

Desde la década de 1980 se tiene constancia de la práctica de la minería ilegal y la deforestación causada, según el informe del Ministerio del Ambiente “Minería aurífera en Madre de Dios y contaminación con mercurio”. Sin embargo, pese a que han pasado más de 30 años, el Gobierno peruano no ha podido detenerla.

“Esto se debe a la mala acción del Gobierno anterior con sus interdicciones, que consistían en un equipo militar que intervenía y destruía los campamentos mineros. Sin embargo, no se mantenía un puesto de vigilancia permanente, por eso lo mineros regresaban”, dice Víctor Zambrano.

Según declaraciones del jefe de la reserva, Víctor Hugo Macedo, el 70 % de la economía de la región amazónica proviene de la minería ilegal. “La misma primera autoridad regional (Luis Otzuka) posee 20 balsas que transportan el oro ilegal extraído en Tambopata”, dice.

El jefe de la reserva explica que los mineros ilegales cada vez son más porque la extracción del oro es más rentable en esta zona. “Si extraes oro de otro lugar en Madre de Dios, como en el río Colorado, en comparación con lo que se consigue en el río Tambopata, la diferencia es bastante grande. Hay una proporción de uno a siete veces más de oro que se puede extraer”.

Nuevas intervenciones

De acuerdo a Víctor Zambrano y Víctor Hugo Macedo, el pasado domingo 25 de setiembre el Gobierno envió un equipo de 20 efectivos de la Marina de Guerra del Perú al puesto de control de la Reserva Nacional de Tambopata llamado Azul, a la altura del kilómetro 94 de la carretera Interoceánica. Cada 15 días harán cambio de turno hasta el fin de año. “El domingo ya llegó un contingente de 20 efectivos de las fuerzas armadas para combatir los campamentos, ellos estarán en Tambopata hasta fin de año de forma permanente”, dice Zambrano.

Sin embargo, Macedo no cree que esta solución sea la más efectiva, porque los operativos solo se basan en la destrucción de las dragas usadas, mas no en la captura y condena de los mineros ilegales.

“Cuando suceden estos operativos, los efectivos llegan al lugar y destruyen la logística, pero el minero se queda como espectador. No le pasa nada. Él ya ahorró en una caja chica porque sabe que en algún momento le destruirán su draga y volverá a comprar otra para seguir extrayendo oro. Además, 20 personas no hacen frente a los cientos de mineros ilegales en Tambopata”, dice Macedo.

Asimismo, Luisa Ríos de SPDA, aconseja que se debe impulsar otro tipo de actividades para que los mineros ilegales tengan trabajos alternativos a la minería ilegal. “En la región de Madre de Dios se tiene un gran potencial en la producción de cacao y turismo que son negocios sostenibles que pueden ser practicados por mineros ilegales que abandonen esta extracción ilícita”, finaliza.