Noticias ambientales

Bolivia: Más de 130 toneladas de mercurio son emitidas por año

  • "Bolivia es el segundo mayor emisor de mercurio en Latinoamérica por minería de oro", según el estudio publicado en setiembre del 2016.
  • El mercurio es considerado uno de los diez metales más tóxicos para el hombre, de acuerdo a la investigación.
  • La minería de oro en Madre de Dios (Perú) también aporta a la contaminación de Bolivia, indica el biólogo Francisco Román, director científico del Centro de Innovación Científica Amazónica (Cincia).

Un estudio presentado en setiembre del 2016 ha realizado un análisis a nivel nacional sobre la presencia contaminante del mercurio en territorio boliviano. Se ha comprobado que «Bolivia es el segundo mayor emisor de mercurio en Latinoamérica por minería de oro». Son «133.1 toneladas de mercurio emitidas por año en total», según el documento científico.

La investigación titulada “Mercurio en Bolivia: Línea de base de usos, emisiones y contaminación” contó con la participación del Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD) de Francia y WWF Bolivia, y fue presentado oficialmente por los ministerios de Relaciones Exteriores y de Medio Ambiente y Agua.

En el estudio se afirma que el mercurio está presente de manera natural en el medio ambiente, pero la actividad humana produce que este se libere. “El mercurio es considerado uno de los diez metales más tóxicos para el hombre; al ser liberado a la atmósfera, se deposita en el suelo, el agua y los sedimentos, convirtiéndolos en fuentes primarias de contaminación que se activan a través de la erosión, la deforestación y la quema de biomasa, la producción de energía, la minería e industrias”, se describe.

Portada del estudio. Imagen: WWF.

El sector minero tiene un papel especial en la contaminación por mercurio, afirma la investigación, ya que produce el 70 % de esta. En total, cada año se emiten 133.1 toneladas de mercurio, lo que equivale al 7 % de la emisión global de mercurio en 2005, señala el documento de WWF Bolivia para comprender la dimensión de la contaminación.

“Mercurio siempre ha habido, especialmente por la minería ilegal que se da en los ríos de la Amazonía. Nuestra población sufre por eso, porque se ha comprobado que los peces que consumimos están contaminados de mercurio. Esto es grave porque la alimentación indígena es prácticamente a base de los peces. Y empeora porque nuestros hermanos aislados no saben nada de esto”, dice a Mongabay Latam Adolfo López, presidente de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob).

Pescadores indígenas con pescado en manos. Foto: Roxana Salas / Faunagua.

Entre las poblaciones indígenas más vulnerables a la contaminación por mercurio, señala el estudio, está la Ese Eja, pueblo en aislamiento que habita entre tres áreas naturales protegidas en la frontera amazónica de Perú y Bolivia: el Parque Nacional Bahuaja Sonene y la Reserva Nacional Tambopata (Perú) y el Parque Nacional Madidi (Bolivia).

“Entre los resultados más significativos, se develó que la causa más frecuente de intoxicación por mercurio es a través del consumo de pescado que procede del medio natural, afectando principalmente a las poblaciones ribereñas y comunidades indígenas que se alimentan de este recurso. Entre los pueblos más afectados están los Ese Eja, pueblo nómada que basa su sustento en la pesca”, se detalla en el estudio.

Actividades más nocivas

Entre las actividades que emiten más mercurio en Bolivia está la minería en ríos, el transporte rústico de mercurio y la construcción de embalses, de acuerdo a la investigación. En el caso de la minería fluvial, la obtención de minerales como el oro es mediante dragas, como en el caso de Madre de Dios en Perú. De acuerdo al biólogo y director científico del Centro de Innovación Científica Amazónica (Cincia), Francisco Román, la minería ilegal e informal de la región peruana limítrofe con Bolivia es otro factor de la contaminación. “Es un mismo río, el Madre de Dios, el que conecta a Perú y Bolivia. Y por supuesto, la actividad de la minería aurífera, que emite bastante mercurio, el que es transportado por el cuerpo de agua y contamina a Bolivia también”. Hasta febrero del presente año, el Ministerio de Energía y Minas del Perú ha registrado a más de 70 000 mineros ilegales en Madre de Dios.

Draga para extraer oro y otros minerales de los ríos en Bolivia. Foto: André Bärtschi / WWF Regional.

“La contaminación de la minería ilegal que se da en Madre de Dios en Perú corre por el río Madre de Dios, cruza la frontera y pasa el río Beni en Bolivia. Como líder indígena yo he ido a la zona y he recibido denuncias de mujeres con cáncer al vientre, hermanos con cáncer al estómago y niños que han nacido con el rostro desfigurado debido a la ingesta de mercurio. En Bolivia, como en Perú, se utilizan estas bombas de succión que remueven el río y usan el mercurio para extraer el oro”, explica López.

Por otro lado, los embalses o represas, al funcionar y cortar el ciclo natural del agua, remueven el mercurio que se encuentra en la corteza terrestre de manera natural y lo vuelven contaminante al expulsarlo. “Con la construcción de represas en la región amazónica, se prevé un cambio en las condiciones de concentración de mercurio en los cursos del agua. Los embalses favorecen los procesos naturales de descomposición de la materia orgánica, contribuyendo a la conversión de mercurio a su forma contaminante; este luego se transfiere a los organismos acuáticos a través de la cadena trófica, afectando especies emblemáticas como el bufeo, o el delfín de río que se alimenta de peces contaminados”, se explica en el estudio.

Río en Bolivia. Foto: WWF Bolivia.

El trasporte de mercurio por los ríos para su uso en la minería u otras actividades también aporta considerablemente a la contaminación. “La erosión y el transporte de mercurio a través de los ríos, reporta valores estimados entre 7.7 a 20.3 t de mercurio por año, jugando un rol crítico en la contaminación de las tierras bajas del país, como la planicie amazónica y el Pantanal, ambos prioritarios para el desarrollo sostenible y la conservación de biodiversidad y especies únicas del país”, se detalla en la investigación.

Sin embargo, además de la fuente natural de contaminación de mercurio, la investigación también señala que en muchos productos industriales está presente el elemento tóxico. “En el país 78 % de los cosméticos y jabones contiene mercurio, 17 % de equipos farmacéuticos, 3%  en las empresas cementeras, 2 % en baterías y pilas, y 1 % en focos y lámparas”, se revela.

La metodología del estudio se basó en el análisis de poblaciones representativas de las cuencas del Amazonas, Endorreica y del Plata. Es el primer informe técnico sobre el uso y desecho de mercurio a nivel nacional en Bolivia y será utilizado para que el Gobierno boliviano pueda reducir o eliminar su presencia en el marco del cumplimento del Convenio de Minamata, acuerdo internacional adoptado por 139 gobiernos y suscrito por Bolivia en noviembre del 2015. Con el Convenio de Minamata los gobiernos han acordado prohibir la producción, importación y exportación de una variedad de productos que contienen mercurio antes de 2020.

“Si bien había diferentes investigaciones desarrolladas por expertos, con este documento hemos podido albergar todos estos estudios para dar a Bolivia una línea base que nos va a ayudar en el trabajo que tenemos que cumplir en el marco del Convenio de Minamata, que pretende disminuir a nivel internacional el uso del mercurio. Hasta 2014 se han realizado 277 estudios para desarrollar este trabajo que permitirá elaborar acciones y estrategias con diferentes cooperaciones para dar alternativas al uso del mercurio en Bolivia”, dijo durante la presentación oficial del estudio la ministra boliviana del Ambiente y Agua, Alexandra Moreira.