Noticias ambientales

Perú: rescatan osa de anteojos que estaba en una jaula y amarrada a un poste

  • ¿En qué lugar está actualmente la osa de anteojos rescatada?
  • ¿Qué sanciones podrían recibir los responsables?

Le dieron arroz, restos de comida y pan mojado durante un año. Ese tipo de alimentación la dejó malnutrida. Así explica Rosario del Pilar Alva, quien preside la Administración Técnica de Fauna y Flora Silvestre en la región de Cajamarca (ATFFS), el estado en que encontró a una osa de anteojos (Tremarctos ornatus) en una vivienda ubicada en el centro poblado de Pariamarca, distrito de Querocoto y provincia de Chota, en la región Cajamarca.

“Nos dijeron que en una casa estaba en cautiverio este animal. La denuncia la realizó un ciudadano mediante Alerta Serfor. Luego de ello coordinamos con la División de Medio Ambiente de la Policía Nacional y la Fiscalía especializada en Materia Medio Ambiental. Es así que el 1 de marzo fuimos en una camioneta a rescatar a la osita. Lo que encontramos fue sorprendente. El animal estaba malnutrido en un corral cubierto con mallas en la parte trasera de la vivienda. El ambiente era sucio, ahí mismo defecaba y se alimentaba. No lo habían limpiado. Incluso estaba amarrada a un poste para que no escape. En ese estado se encontraba desde hace un año”, relata a Mongabay Latam Rosario del Pilar Alva.

El peso por debajo de lo normal demostraba la malnutrición de la osa de anteojos de aproximadamente 3 años de edad: “Una osa de esa edad debía tener unos 50 kilos aproximadamente, pero pesaba 22 kilos. La alimentaban como si fuera un perro”, indica.

Osa de anteojos en la jaula en malas condiciones. Foto: Serfor.

“Lo que se sabe es que traficantes del oso de anteojos habrían encontrado a la osita con su mamá, a quien mataron. La pueden haber matado para obtener su piel o el cebo de oso, que también es cotizado para la medicina natural. Al hallar indefensa a la cría la cogieron como mascota en esta casa”, añade Rosario del Pilar Alva.

La administradora técnica de la ATFFS en Cajamarca explica la osa de anteojos pudo haber vivido en lugares como el Bosque de Protección Pamaibamba o el Parque Nacional de Cutervo.

Una especie amenazada

Antonio Bóveda, biólogo de Conservación Internacional que trabaja en un área protegida donde habitan oso de anteojos, como es el Bosque de Protección Alto Mayo en la región San Martín, recuerda el estado de amenaza de esta especie.

“El oso de anteojos se encuentra en el estado de amenaza como Vulnerable. El problema en el Perú es que debido a los recientes incendios forestales se ha disminuido su hábitat, además que la gente ha creado un mito que el oso de anteojos se come al ganado cuando no es así. Por eso los ganaderos lo matan. Solo come carne de carroña cuando un animal por ejemplo cae de un peñasco o algo por el estilo. El oso aprovecha la oportunidad y lo come, no caza. Sin embargo, algunos pobladores lo han visto comer carne y creen que el oso ha matado a la presa”, dice.

Bóveda, además agrega que, así como con los ganaderos, existe un conflicto con los agricultores. “El oso sí a veces ingresa a los cultivos y se come el maíz y por eso se le mata. No existe conciencia de conservación en la población”.

Para el biólogo la importancia en la protección del oso de anteojos reside en que es el gran agricultor del bosque. “Dispersa las semillas de manera efectiva cuando se alimenta. Además, que cuando defeca abona a las semillas y así crece la probabilidad de que esta germine. El tema del oso de anteojos en el Perú es peculiar porque es una especie paraguas. Es decir, es una especie que ocupa varios ecosistemas en varios lugares del Perú. Por ejemplo, lo encontramos en pajonales como el Área de Conservación Privada Chaparrí; en bosques secos en el Parque Nacional Yanachaga-Chemillén; hasta en bosque de neblina como en el Bosque de Protección Alto Mayo. Por eso es importante su conservación, ya que se distribuye en un territorio muy amplio”.

Funcionarios de Serfor y la polícia trasladan a la osa de anteojos. Foto: Serfor.

Caso en investigación

Rosario del Pilar Alva señala que ya identificó al dueño de la vivienda en donde se halló a la osa de anteojos rescatada. “No podemos revelar su identidad porque tenemos una hipótesis de que un grupo de personas sean los culpables y estamos en plena investigación. Pero ya se inició un proceso administrativo sancionador por una multa de tenencia ilegal de animales. Es una falta grave porque dicha especie es patrimonio del estado, se impondrá mínimo 10 UIT (12 300 dólares americanos aproximadamente). Vía fiscalía ambiental también se ha iniciado un proceso penal con una pena privativa de libertad de tres años como mínimo”, dice.

La osa de anteojos rescatada ha sido enviada al Santuario Animal de Cochahuasi en Cusco, donde se albergan animales que han sufrido maltrato del hombre o provenientes del tráfico de fauna silvestre. “Lo bueno es que en Cochahuasi hay un oso de anteojos macho, así que podrán crear una familia”, finaliza.