Noticias ambientales

Vaquita CPR finaliza el programa de captura en el Golfo de California tras muerte de un ejemplar en cautiverio

  • Vaquita CPR, el equipo de conservación de emergencia que creó el gobierno mexicano en un intento desesperado por evitar la extinción de la vaquita, anunció el 10 de noviembre que su programa de captura había finalizado.
  • Solo dos de los mamíferos marinos fueron puestos en cautiverio por los científicos del Vaquita CPR y ninguno pudo adaptarse al cuidado humano. El segundo, una hembra en edad reproductiva que no estaba embarazada ni lactando, no respondió de manera satisfactoria al cuidado de los humanos y murió mientras el equipo estaba intentando devolverla a su hábitat.
  • A medida que la población de la vaquita continúa disminuyendo, la prohibición del uso de redes de enmalle impuesta por el gobierno mexicano no parece haber cambiado mucho la situación hasta ahora, pero los ambientalistas afirman que una aplicación mucho más estricta de la medida es la única manera de salvar a la vaquita en este momento.

Vaquita CPR, el equipo de conservación de emergencia que creó el gobierno mexicano en un intento desesperado por evitar la extinción de la vaquita, anunció el 10 de noviembre que su programa de captura había finalizado.

Se estima que solo quedan 30 vaquitas todavía vivas en su hábitat natural. Vaquita CPR lanzó su iniciativa para capturarlas en octubre. El plan era mantener seguros a los animales en un corral flotante especialmente construido hasta que la supervivencia de la especie ya no estuviera amenazada por las actividades de pesca ilegal y el comercio que han diezmado la población.

La vaquita solo se encuentra en el Alto Golfo de California, la masa de agua que separa la Península de Baja California de la parte continental de México.

Solo dos de los mamíferos marinos fueron puestos en cautiverio por los científicos del Vaquita CPR y ninguno pudo adaptarse al cuidado humano. El primero, una vaquita hembra joven, fue liberada con éxito luego de que los veterinarios determinaron que la cautividad le había causado mucho estrés al animal. El segundo, una hembra en edad reproductiva que no estaba embarazada ni lactando, no respondió de manera satisfactoria al cuidado de los humanos y murió mientras el equipo estaba intentando devolverla a su hábitat.

Vaquita CPR suspendió de manera inmediata el programa de captura luego de la muerte de la vaquita y finalizó sus operaciones de campo en el Golfo de California a partir del 10 de noviembre.

“Debido a la reacción de la vaquita al cuidado humano, los científicos a cargo hicieron una recomendación unánime a un panel de revisores expertos independiente para suspender la parte de captura del operativo», sostuvo Vaquita CPR en una declaración. “El panel de revisores independiente estuvo de acuerdo con esta recomendación. Vaquita CPR suspendió las operaciones de captura el 4 de noviembre y cambió el foco operacional hacia la identificación fotográfica de animales individuales, para comprender mejor los patrones de distribución y rango”.

El Dr. Lorenzo Rojas-Bracho, científico que trabaja para el ministerio de ambiente de México y el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA) y que también dirige el Vaquita CPR, afirmó que el equipo de 65 científicos de nueve países no estaba renunciando a su lucha para salvar a la vaquita en peligro crítico (Phocoena sinus) de la extinción.

“Aunque las operaciones de campo concluyen el día de hoy, Vaquita CPR representa la Conservación, Protección y Recuperación de este mamífero marino”, subrayó Rojas-Bracho en una declaración publicada el sábado. “No nos daremos por vencidos, continuaremos con nuestros esfuerzos por salvar a la vaquita”.

Se realizó una necropsia a la vaquita que murió y se enviaron muestras de tejido a un laboratorio para su análisis. Se espera un informe completo sobre la causa de muerte.

Vaquita CPR también aseguró que, junto con el panel de revisores independiente creado expresamente con este propósito, revisará los resultados de sus operaciones de campo y hará una recomendación técnica al gobierno mexicano a través de CIRVA en relación con los próximos pasos a seguir para salvar a la pequeña marsopa.

La vaquita ha sido llevada al borde de la extinción debido a las redes de enmalle, cuyo objetivo real en el Golfo de California es la totoaba (Totoaba macdonaldi), otra especie en peligro crítico Las vejigas natatorias de las totoabas tienen una demanda tan alta en países asiáticos como China, en donde se cree que tienen propiedades medicinales, que pueden llegar a valer más de $9000 por libra. (No hay evidencia científica que muestre que las vejigas natatorias tengan propiedades medicinales de algún tipo).

Puede que no sean las especies que las redes busquen atrapar, pero las vaquitas se enredan en ellas de igual manera y se ahogan. En respuesta a esto, el presidente mexicano Enrique Peña Nieto declaró la prohibición durante dos años de las redes de enmalle en el hábitat de la vaquita en abril de 2015. La prohibición se declaró permanente a partir de julio de 2017.

A medida que la población de la vaquita continúa disminuyendo, la prohibición del uso de redes de enmalle no parece haber cambiado mucho la situación hasta ahora, pero los ambientalistas afirman que una aplicación mucho más estricta de la medida es la única manera de salvar a la vaquita en este momento.

“El CPR fue una medida audaz y, ahora que termina, urgimos a todos aquellos preocupados por la vaquita a que muestren el mismo compromiso y determinación para asegurar un Alto Golfo de California libre de redes de enmalle”, señaló en una declaración Jorge Rickards, CEO de WWF-México.

El hecho de que el equipo de Vaquita CPR haya observado madres y crías durante sus operaciones de campo muestra que todavía tenemos una oportunidad de salvar al mamífero marino en peligro crítico, destacó Rickards.

“Aun cuando esta situación parece terrible, no podemos darnos por vencidos ahora, especialmente cuando hay un destello de esperanza dado que las vaquitas están reproduciéndose en el área», afirmó. «Cualquier recurso disponible debe ser destinado de manera inmediata a la protección de su hábitat en el Alto Golfo de California para asegurar un estricto y completo cumplimiento de la prohibición para usar redes de enmalle y la remoción de redes fantasma. La pesca ilegal no puede permitirse, pues ello conduce a un solo resultado: la extinción”.

David Bader, un vocero de Vaquita CPR, se hizo eco de este sentimiento en comentarios a Mongabay.

“Es importante señalar que Vaquita CPR es parte de una iniciativa mucho más amplia de conservación de la vaquita”, explicó Bader. “Vaquita CPR siempre se ha enfocado en esfuerzos de conservación ex situ de la vaquita, con el objetivo de encontrar una manera de ganar tiempo mientras se las trae a santuarios protegidos en donde pueden estar protegidas de las redes de enmalle, que son el problema clave y también una de las cosas más difíciles de solucionar aquí en el Alto Golfo. Ahora que estos esfuerzos no han sido exitosos, todos nuestros esfuerzos, y con ‘nuestros’ me refiero a la comunidad global, los gobiernos y los ciudadanos, deben centrarse en esta región del Alto Golfo para asegurarse de que esté libre de redes de enmalle”.

Miembros del equipo de VaquitaCPR con una cría de vaquita que había sido puesta en cautiverio en un corral flotante. Foto: Vaquita CPR.