Noticias ambientales

Cuando los primates más raros del mundo encuentran pareja, es una victoria para la especie

  • El gibón de Hainan, el primate más raro del mundo, casi se extinguió en la década de 1970, pero la especie se está recuperando lentamente, con una población de aproximadamente 30 individuos en Hainan, una isla frente al sur de China.
  • Los conservacionistas descubrieron recientemente que un macho y una hembra formaron una nueva unidad "familiar" que vive fuera del rango actual de la especie en la Reserva Nacional Natural Nacional Bawangling en Hainan, con una cría que posiblemente nacerá más adelante este año.

El gibón de Hainan estuvo tambaleándose y tambaleándose al precipicio de la extinción. En la década de 1950, había alrededor de 2000 individuos viviendo en Hainan, una isla tropical en el extremo sur de China, pero 20 años después, la caza furtiva y la destrucción del hábitat casi aniquilaron a la especie, dejando solo de siete a nueve individuos. Con los esfuerzos de conservación, el primate más raro del mundo ha regresado gradualmente. Más de 30 gibones de Hainan actualmente habitan la isla, y los conservacionistas han hecho recientemente un gran descubrimiento: un macho y una hembra acaban de formar una nueva familia, lo que significa que la población podría crecer aún más.

Hasta hace poco, toda la población del gibón de Hainan (Nomascus hainanus) estaba aislada dentro de un fragmento de bosque de 1600 hectáreas en la Reserva Nacional Natural Bawangling en Hainan. Sin embargo, en octubre de 2019, la comunidad informó por primera vez que vieron un gibón macho y hembra a 8 kilómetros fuera de su rango típico. En noviembre de 2019, los guardaparques de la comunidad escucharon el grito estridente y parecido a una flauta del gibón macho, y dos meses después, escucharon a la hembra gritando junto al macho en lo que los investigadores llaman un «dúo».

Cuando un macho y una hembra realizan un dueto juntos, significa que su relación se ha establecido, según Philip Lo, coautor de un informe en Oryx sobre la nueva formación familiar.

«Está demostrando que la relación es estable», dijo a Mongabay Lo, un alto funcionario de conservación de Kadoorie Farm and Botanic Garden (KFBG), un centro de conservación y educación con sede en Hong Kong. «Solo hay cinco familias de esta especie en el mundo, por lo que cada nueva formación familiar es una noticia emocionante».

La nueva familia de gibones de Hainan. Imagen cortesía de KFBG

También indica que tiene esperanzas de que la pareja se mude a una parte diferente de la reserva, que se encuentra en una elevación más baja y produce una mayor abundancia de higos, lichis y otras frutas que a los gibones les gusta comer.

«No sabíamos si podían ampliar su alcance fuera de ese pedazo de bosque», dijo Lo. «Es como poner todos los huevos en una canasta. Tampoco sabíamos si su población superaba la capacidad de carga de esa zona, lo que habría limitado el crecimiento futuro de una población. Entonces, cuando encontramos a esta pequeña familia, supimos que encontraron una manera de explorar un bosque nuevo y sin usar, lo cual es bastante significativo para la supervivencia futura de la especie».

Si bien la invasión humana en el hábitat de los gibones es bastante rara ahora, los miembros de las comunidades ocasionalmente invaden la reserva para recolectar productos forestales no maderables, lo que puede ser bastante perjudicial para los gibones, dijo Lo. Para asegurar que la especie continúe prosperando, el equipo de KFBG ayudó a reforzar los esfuerzos locales de conservación.

Una pareja de gibones de Hainan. Imagen de KFBG

«Nuestras medidas de conservación clave incluyen la financiación y capacitación de dos equipos de monitoreo de gibones, patrocinando investigadores para estudiar la especie, realizando un censo anual de población, plantando los árboles alimenticios nativos favoritos de la especie producidos por un vivero local, promoviendo una agricultura sostenible y realizando actividades de sensibilización entre la comunidad local», dijo Lo en un comunicado. «Con nuestros esfuerzos concertados, la población del gibón de Hainan se ha ido recuperando gradualmente, con un tercer y cuarto grupo familiar formado en 2011 y 2015, respectivamente».

Como solo quedan unos 30 gibones de Hainan en el mundo, la diversidad genética es una preocupación. Un estudio mostró que la diversidad genética en los gibones de Hainan ha ido disminuyendo gradualmente desde el siglo XIX, pero experimentó su mayor caída en los últimos 30 años, con una disminución de la diversidad genética de alrededor del 30 % respecto de sus niveles anteriores. Sin variación en el acervo genético, una especie puede experimentar problemas de salud y fertilidad deficiente.

Una madre gibón de Hainan con su bebé. Imagen de KFBG

A pesar de esta situación, Lo y su equipo de investigadores dicen que esperan que la especie persevere, especialmente con el establecimiento de la nueva familia. Una vez que los gibones de Hainan forman una pareja, generalmente tienen un bebé dentro de un año, dijo Lo.

«Somos bastante optimistas sobre el futuro de esta especie», dijo Lo a Mongabay. “Queremos animar a otros colegas en el campo. Cuando se sienten tristes por la extinción, [pueden ver] todavía hay alguna esperanza para algunas especies».

Imagen de portada: la nueva pareja de gibones de Hainan. Imagen de KFBG

 

Referencias:

Chan, B. P., Lo, Y. F., & Mo, Y. (2020). New hope for the Hainan gibbon: formation of a new group outside its known range. Oryx54(3), 296-298. doi:10.1017/S0030605320000083

Bryant, J. V., Gottelli, D., Zeng, X., Hong, X., Chan, B. P., Fellowes, J. R., … Turvey, S. T. (2016). Assessing current genetic status of the Hainan gibbon using historical and demographic baselines: Implications for conservation management of species of extreme rarity. Molecular Ecology25(15), 3540-3556. doi:10.1111/mec.13716

 

Esta historia fue publicada por primera vez en la web en inglés el 28 de mayo de 2020.