Noticias ambientales

#EnCorto | Tres cosas que debes saber sobre la especie invasora que amenaza a la Antártida

Isla Decepción, Antártic. Foto: thescuttlefish.com

  • El calentamiento global del planeta ha aumentado la temperatura de la Antártida y las especies foráneas que antes morían de frío hoy podrían sobrevivir y convertirse en invasoras. 
  • Por primera vez científicos descubren una potencial especie invasora que si logra asentarse y reproducirse puede poner en peligro la biodiversidad de la Antártida.

Mientras la científica Conxita Ávila hacía sus investigaciones de campo en dos islas del continente blanco, Livingston y de Decepción, descubrió una especie muy pequeña, el briozzo marino (Membranipora membranacea). La mala noticia: podría tratarse de la primera especie invasora de la Antártida

Se trata de un organismo marino que vive en colonias y que se adhiere con facilidad a distintas superficies, recubriéndolas como si se tratara de una alfombra.

Ávila reconoce que es posible que este organismo haya llegado desde siempre al continente antártico empujado por las corrientes marinas, pero el problema es que la temperatura ha aumentado producto del calentamiento global y si antes el briozzo moría de frío frenando así su asentamiento en las costas, hoy es posible que sobreviva.

Estas son los tres claves para entender por qué el briozzo marino podría convertirse en una amenaza para  la biodiversidad de la Antártida.

Lee más | Proyecto salmonero se instala en medio de enorme población de cisnes | Chile

¿Cómo llegó el briozzo hasta la Antártida?

Se manejan por el momento dos hipótesis: que pudieron llegar de manera natural, empujadas por las corrientes marinas; o que hayan llegado adheridas a las embarcaciones turísticas, científicas o pesqueras que trabajan en la zona.

“Los barcos que tiran anclas y luego las suben pueden arrancar del fondo marino pedazos de algas o estas pueden quedar atrapadas en las cadenas o en las anclas”, explica Ávila. De esa manera, el briozzo puede llegar transportado por las embarcaciones sin que los pasajeros se enteren siquiera.

La Antártida tiene una intensa actividad turística. Entre octubre 2019 y abril 2020, 32 buques de turismo operaron de manera simultánea y cada uno realizó unos 12 viajes transportando entre 100 y 250 pasajeros cada vez.

Foto: Blanca Figuerola (UB-IRBio)

Sin embargo, el turismo en la zona está estrictamente regulado por la Asociación Internacional de Operadores Turísticos Antárticos (IIATO), que busca asegurar que los viajes a la Antártida del sector privado sean ambientalmente responsables.

Luis Turi, guía turístico en una de las empresas que realiza excursiones, señala que la IIATO “tiene una cantidad enorme de protocolos y dentro de ellos hay uno que se llama ‘No Empaque Una Peste’”. Se trata de un exhaustivo procedimiento al que todas las personas deben someterse para evitar transportar semillas u organismos desde otras zonas.

Pero no son solo los barcos turísticos los que pueden acarrear especies potencialmente invasoras, sino también aquellos en los que viajan los científicos que hacen estudios en el continente y también aquellos dedicados a la pesca.

Lee más | Informe sostiene que aumentar las áreas protegidas impulsará la economía global devastada por la COVID-19

¿Cómo ocurriría la invasión?

El briozzo tiende a crecer sobre distintas superficies y puede reproducirse incluso sobre otros organismos. Si eso ocurriese, estos quedarían completamente cubiertos por cientos de individuos de esta potencial especie invasora y finalmente morirían al no tener acceso a alimentos y oxígeno. A su vez, “eso generaría un impacto en cadena”, agrega Ávila, debido a que las demás especies que dependen de los organismos ‘ahogados’ por el briozzo, tanto en alimentación como en cobijo, también se verían afectados.

Briozzo marino transportado en las ramas de las macroalgas. Foto: Blanca Figuerola (UB-IRBio)

“El problema añadido —dijo la científica a Mongabay Latam— es que Decepción es un volcán y es más caliente que el resto de la zona”. Entonces, “si llega allí, que es más cálido todavía, la probabilidad de que sobreviva es mayor y luego desde ahí puede extenderse y formar una población estable”, agrega.

Por eso es que en el artículo científico publicado en la revista Scientific Report se precisa que si este organismo llegara a adaptarse y reproducirse, podría fácilmente convertirse en una especie invasora y poner en riesgo la biodiversidad de la Antártida.

El agua del continente blanco alberga una diversidad de jardines de esponjas, corales, anémonas, algas, además de peces y mamíferos marinos. Si el briozzo llegara a colonizar la zona, “el paisaje puede transformarse y pasar de ser un sistema muy rico a ser uno de baja biodiversidad, monopolizado por esta especie invasora”, asegura Ávila.

Lee más | Las ranas le ganan una batalla judicial a la minería en Ecuador

¿Cuál es la solución?

La científica asegura que las medidas de limpieza de anclas y cadenas debieran instalarse para todas las embarcaciones como una práctica rigurosa y estricta. Sin embargo, es clara en precisar que “la real solución es detener el calentamiento global lo antes posible”.

La científica advierte la urgencia de hacer monitoreos de estas especies que si bien aún no han comenzado a colonizar, por primera vez muestran signos de que podrían llegar a hacerlo. “Hay que hacerle un seguimiento a las algas, saber qué especies llegan, dónde llegan y vigilarlas para que no se asienten. Si lo hacen, será imposible detenerlas”, advierte

 

*Imagen principal: Isla Decepción, Antártic. Foto: thescuttlefish.com

———-

Videos | Ballenas en Antártida nadan a centímetros de un grupo de kayakistas

Si quieres conocer más sobre la situación de los océanos, puedes revisar nuestra colección de artículos.

Si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí o seguirnos en FacebookTwitterInstagram y YouTube.

Facebook | Proyecto salmonero se instala en medio de enorme población de cisnes