Noticias ambientales

Amenazas a la comunidad kakataibo de Puerto Nuevo: «El narcotráfico cada día está avanzando más»

  • Comuneros encontraron dos zonas dentro del territorio comunal invadidas, con árboles talados y cultivos ilegales de hoja de coca.
  • Más de 73 mil alertas de deforestación se registraron en todo el territorio comunal entre enero y octubre de 2022, según la plataforma Global Forest Watch.

“Los encontramos talando árboles con motosierra. Estaban apenas a una hora y media de camino y decomisamos su maquinaria, como cinco motosierras, combustible y una moto lineal que tenían en ese momento”, dice una de las autoridades de la comunidad nativa kakataibo Puerto Nuevo, ubicada entre las regiones de Huánuco y Ucayali. Los comuneros llegaron a este punto a comienzos de setiembre, tras recibir alertas recientes de deforestación en su territorio.

La advertencia llegó de parte de la organización ambiental Aider, cuenta el líder de la comunidad. Con esa información, varios comuneros se organizaron y salieron hacia el punto señalado para descubrir qué estaba pasando. Lo que encontraron fue a personas talando árboles, zonas deforestadas y cultivos ilegales de hoja de coca.

Los comuneros de Puerto Nuevo encontraron viviendas y cultivos de coca en las zonas invadidas. Foto: Comunidad nativa Puerto Nuevo.

“Son como 30 hectáreas de bosque talado. Lo hacen rápido porque es con motosierra”, agrega uno de los comuneros, cuyo nombre mantenemos en reserva por temas de seguridad. La visita, según cuenta, se hizo a dos sectores: a un área de bosque ubicada en el territorio comunal que pertenece a la región Huánuco y a una zona que corresponde a la región Ucayali.

La comunidad de Puerto Nuevo vive amenazada por invasores y no es la única. Otras comunidades del pueblo kakataibo —como Santa Martha y Unipacuyacu— también están perdiendo parte de su territorio en manos de quienes ingresan al territorio para deforestar e instalar sembríos ilegales de coca.

De todas ellas, sin embargo, Puerto Nuevo es la comunidad más grande del pueblo kakataibo. Se extiende por 68 mil hectáreas de bosques amazónicos entre las regiones de Huánuco y Ucayali. Figura también entre las diez comunidades más deforestadas en todo el Perú entre los años 2000 y 2015 según una investigación que realizó el Instituto del Bien Común (IBC).

Lee más | Santa Rosillo de Yanayacu: amenazas, deforestación y un lento camino por la titulación

Invasiones que se repiten

No es la primera vez que Puerto Nuevo enfrenta invasiones y la presencia de cultivos de coca. El presidente de la comunidad, Elías Mosoline, señala que son varios años, “más de ocho”, que llevan enfrentando las invasiones y la presencia de cultivos ilícitos.

Comuneros de Puerto Nuevo decomisaron varias motosierras en las zonas donde los invasores talaban árboles. Foto: Comunidad nativa Puerto Nuevo.

En más de una oportunidad han desalojado a los invasores —dice Mosoline— pero reconoce que cada vez es más difícil para ellos enfrentar estas incursiones. “Más de cuatro, seis, ocho años atrás vienen invadiendo, sucesivamente, y el Estado no nos garantiza ningún apoyo. Queremos que esto se acabe para vivir en tranquilidad y en armonía. Vivimos atemorizados y no podemos ir a nuestras chacras”.

En el portal de Global Forest Watch (GFW) se puede observar cómo avanza la deforestación en la comunidad Puerto Nuevo desde ambos límites con las regiones de Huánuco y Ucayali. En la imagen satelital se hace evidente cómo la pérdida de bosque se extiende en todo el contorno de la comunidad nativa, con mayor cantidad de zonas impactadas en el territorio que corresponde a la región Huánuco, en el límite con la comunidad de Unipacuyacu y con los bosques del Estado.

Un total de 164 997 alertas de deforestación se han registrado todo el territorio de la comunidad entre octubre de 2020 y octubre de 2022, según la plataforma GFW. De ellas, 73 768 fueron captadas entre el 1 de enero y el 1 de octubre de 2022.

En el año 2019, Mongabay Latam publicó un reportaje sobre la presencia de cultivos ilícitos e invasiones en el territorio de la comunidad nativa Puerto Nuevo. Entonces las autoridades comunales ya denunciaban la presencia de invasores dedicados al cultivo ilegal de coca y contaban cómo, en más de una oportunidad, habían logrado desalojar a madereros ilegales. Sin embargo —decían— que los invasores eran incontables.

Sembríos ilegales de coca fueron hallados en los bosques de la comunidad Puerto Nuevo. Foto: comunidad nativa Puerto Nuevo.

“El narcotráfico cada día está avanzando más. Los sembríos que están ahí son cocales, no son otros cultivos”, dice Herlin Odicio, presidente de la Federación Nativa de Comunidades kakataibo (Fenakoca). El líder indígena menciona las fotografías enviadas por los comuneros tras el recorrido en el que detectaron los sembríos de coca.

Odicio también cuenta que los detalles de los hallazgos y el decomiso en el territorio de Puerto Nuevo ya están en manos de la Policía. Sin embargo, los invasores denunciaron a los comuneros por haberse llevado las motosierras y la moto lineal.

El presidente de Fenakoca menciona también que en la última reunión de la Mesa Regional de Ucayali, para abordar los problemas de los defensores ambientales y de las comunidades nativas de las regiones Ucayali y Huánuco, se presentó el caso de la comunidad de Puerto Nuevo. “Hasta ahora no ha habido ninguna respuesta. Lo único que nos queda es consolidar el trabajo con otras comunidades para buscar estrategias para combatir el avance del narcotráfico”.

Lee más | Derrames de petróleo: contaminación, impunidad y falta de protección de la tubería en la Amazonía de Perú

A la espera de una respuesta

“En Puerto Nuevo el tema es delicado. No se trata solo de tala de árboles”, dice el fiscal Vladimir Rojas, de la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental de Ucayali.

Árboles marcados para ser talados en la zona invadida dentro del territorio comunal. Foto: Fuentes locales.

Rojas señala que tras la denuncia por deforestación que hizo la comunidad en el año 2019 y luego de que se constatara la presencia de cultivos ilegales de coca en la zona, coordinó con la Fiscalía y la Policía antidrogas para hacer un operativo. Sin embargo —relata el fiscal Rojas— la incursión nunca se concretó.

“La Policía informó que había presencia de grupos armados, por tanto, el operativo debía ser encaminado de otra manera. Por ello coordiné con la Fiscalía antidrogas”, señala Rojas, y cuenta cómo el personal de la fiscalía ambiental recibió entrenamiento especial para participar del operativo, pues el ingreso se haría vía helicóptero. Sin embargo —agrega el fiscal— el día que debían ingresar se suspendió el vuelo por problemas climatológicos. “Eso fue antes de la pandemia”, menciona el fiscal.

Rojas agrega que hace dos meses recibió a las autoridades de la comunidad nativa Puerto Nuevo, pero que hasta el momento no han presentado una nueva denuncia.

Luis Hallazi, consultor en incidencia sobre territorios indígenas del Instituto del Bien Común (IBC), señala que las invasiones que suceden en esta comunidad y otras ubicadas en la provincia de Puerto Inca, en Huánuco, tienen como origen la creación de caseríos y centros poblados autorizados por la municipalidad provincial de Puerto Inca y el gobierno regional.

Bosque deforestado tras el ingreso de invasores ilegales. Foto: comunidad nativa Puerto Nuevo.

“Claramente en la Amazonía esta situación de la creación indiscriminada de centros poblados y caseríos es un peligro porque esos son los lugares donde finalmente se juntan y organizan los invasores”, señala Hallazi. “Esa proliferación de caseríos o centros poblados penetran a las comunidades, y van quedándose con sus territorios, van invadiéndolos y van deforestándolos y sembrando coca”, agrega.

El responsable de la Defensoría del Pueblo de Tingo María, Jorge Mendoza, señala que luego de comunicarse con el presidente de la comunidad Puerto Nuevo informaron a la Policía sobre lo ocurrido para que se brinde garantías al líder indígena y a la comunidad. Mendoza también dijo que solicitarán al Ministerio de Justicia que se evalúe el caso dentro del mecanismo de protección de los defensores ambientales.

La inestabilidad política en los gobiernos regionales —señala Mendoza— complica aún más cualquier solución a los problemas que enfrentan las comunidades nativas, principalmente, en el proceso de titulación. “Con inestabilidad política me refiero a los constantes cambios de gobernadores, directores y gerentes regionales y funcionarios. Muchas veces  encontramos a personas que no están preparadas para los temas que deben atender”, concluye.

Imagen principal: plantaciones ilegales de coca fueron encontradas en el territorio comunal de Puerto Nuevo. Foto: comunidad nativa Puerto Nuevo.

———

Videos | Rodrigo Botero: “No hay quién ejerza una autoridad legítima para que la gente no siga deforestando”

Si quieres conocer más sobre la situación ambiental en Latinoamérica, puedes revisar nuestra colección de artículos.

Facebook | ¿Cómo salvar los océanos?: 76 proyectos que lo están logrando

Si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí o seguirnos en FacebookTwitterInstagram y YouTube.