Noticias ambientales

La caza furtiva pone al leopardo de Indochina al borde de la extinción

  • En solo cinco años, la densidad de población de leopardos de Indochina dentro de un área protegida en el este de Camboya ha disminuido de aproximadamente 3 leopardos por 100 kilómetros cuadrados en el 2009 a 1 leopardo por 100 kilómetros cuadrados en el 2014, según un nuevo estudio.
  • Esta es una de las densidades más bajas de leopardos reportados en Asia, dicen los investigadores.
  • Esta estadística es preocupante porque la población del este de Camboya es la última población reproductora de leopardos restante dentro de una gran región que abarca el sudeste de China, Laos, Camboya y Vietnam.
  • Los leopardos del este de Camboya también son parte de la única población de leopardos en el mundo que se alimenta principalmente de un animal que pesa más de 500 kilogramos: el banteng.

Para los últimos ejemplares del leopardo de Indochina restantes en Camboya (Panthera pardus delacouri), la extinción podría estar a la vuelta de la esquina, según un nuevo estudio.

Se cree que la única población reproductora de esta subespecie de leopardo en Camboya se encuentra dentro de un gran complejo de áreas protegidas en una parte del país llamada Paisaje de las Llanuras Orientales (EPL, por sus siglas en inglés). Pero en solo cinco años, la densidad de leopardos dentro de un área protegida en el EPL ha disminuido de aproximadamente tres leopardos por 100 kilómetros cuadrados (39 millas cuadradas) en el 2009 a un leopardo por 100 kilómetros cuadrados en el 2014, encontró un equipo de científicos.

Esta es una de las densidades más bajas de leopardos reportados en Asia, escriben los investigadores en el reciente estudio publicado en la revista Royal Society Open Science.

Un leopardo indochino camina al frente de una cámara trampa en el área de estudio. Imagen capturada por Panthera/WildCRU/WWF Camboya/FA

«La baja densidad significa que esta población de leopardo de Indochina tiene un alto riesgo de extirpación en el futuro cercano, a menos que se tomen medidas de conservación efectivas inmediatamente», dijo la autora principal Susana Rostro-García, investigadora postdoctoral en la Unidad de Investigación de Conservación de Vida Silvestre (WildCRU) en la Universidad de Oxford, Reino Unido.

Esta disminución es especialmente preocupante porque el leopardo de Indochina ya ha sido eliminado del 94 % de su rango anterior.

«Esta población en el este de Camboya es la última población reproductora restante en una enorme región que abarca el sureste de China, Laos, Camboya y Vietnam», dijo el coautor Jan F. Kamler, coordinador del programa de leopardo del sudeste asiático de Panthera, la organización global de conservación de gatos salvajes. «Entonces, es sumamente importante tratar de salvar a esta población única antes de que se extinga».

Lee más | Latinoamérica: ¿por qué la cifra de jaguares aumenta en los sitios de estudio?

Un miembro único

La pérdida de los leopardos indochinos de Camboya privaría al mundo de un miembro único de la familia de los leopardos.

Cuando el equipo analizó los excrementos de leopardo recolectados en el área de estudio, descubrieron que la principal presa del leopardo macho era la enorme especie de un raro ganado silvestre de más de 500 kilogramos (1100 libras) llamada banteng (Bos javanicus). Este hallazgo fue inesperado, dicen los investigadores.

Aunque la investigación previa ha registrado casos de leopardos africanos que se aprovechan de presas de gran tamaño como la jirafa o el eland, estos animales representan una proporción muy pequeña de la dieta del leopardo, escriben los autores. En cambio, los leopardos, que típicamente pesan menos de 90 kilogramos (198 libras) prefieren depredar animales más pequeños que pesan entre 10 y 40 kilogramos (22 a 88 libras).

La principal presa del leopardo indochino en el área de estudio es el banteng, una especie rara de ganado salvaje. Imagen capturada por Panthera/WildCRU/WWF Camboya/FA

En contraste, los leopardos machos de Indochina en el área de estudio de Camboya oriental parecen depredar principalmente a un animal cinco veces su peso, lo que los convierte en la única población de leopardos conocida en el mundo que lo hace.

Los leopardos podrían tener como objetivo al banteng porque el gran herbívoro representa alrededor del 70 % de la biomasa de ungulados disponible dentro del área de estudio, dijo Rostro-García. Además, los tigres, cuya presa principal era el banteng, se extinguieron localmente en el paisaje hace una década, lo que permitió que los leopardos asumieran el control como depredadores principales.

«Los tigres matan y desplazan a los leopardos, y una investigación previa demostró que cuando los tigres están presentes, los leopardos consumen presas más pequeñas para evitar encuentros con ellos», dijo Rostro-García. «Por lo tanto, los leopardos en el este de Camboya probablemente cambiaron su comportamiento depredador para incluir al banteng, el herbívoro más grande, que puede que estuviera previamente fuera de los límites cuando había tigres».

Diferencias en las dietas entre hembras y machos

Pero solo los leopardos machos parecen estar consumiendo banteng, halló el equipo. Las hembras preferían muntjacs (género Muntiacus), un pequeño venado. Probablemente, esta diferencia existe porque los machos pueden crecer hasta un 50 % más que las hembras, según los investigadores, lo que sugiere que el banteng podría ser «demasiado grande y peligroso» para los leopardos hembra, pero no para los leopardos machos más grandes.

A pesar de la disponibilidad de presas de todos los tamaños, los leopardos de Camboya están al borde de la extinción. Y la caza furtiva es la culpable, dicen los investigadores.

«Nuestra conclusión se basó en la evidencia que recopilamos durante el estudio: la presencia de un número considerablemente mayor de trampas en la zona núcleo en comparación con años anteriores, y la documentación de varios animales atrapados, incluido el leopardo, en la zona núcleo en los últimos años», dijo Rostro-García. «Otras posibles explicaciones, como la disminución de presas y las diferencias en los métodos a lo largo de los años, no eran probables dado que las densidades de presas se mantuvieron estables a lo largo de los años, y utilizamos las mismas metodologías de cámaras trampa que en el estudio anterior».

Lee más | El cóndor andino eligió su propia área de protección en Ecuador

Una crisis de trampas

De hecho, un estudio publicado el año pasado informó que el sudeste asiático se encontraba en medio de una «crisis de trampas». Entre 2010 y 2015, los equipos de patrullaje eliminaron más de 118 000 trampas de solo tres áreas protegidas en Camboya, encontraron los investigadores.

Los cazadores utilizan estas trampas para satisfacer las crecientes demandas de carne de animales silvestres en el sudeste asiático. Sin embargo, las trampas matan indiscriminadamente, atrapando no solo roedores y mamíferos más pequeños, sino también leopardos más grandes y elefantes bebés.

«Muchas áreas están cubiertas con miles de trampas para atrapar cerdos salvajes y venados para abastecer los mercados de carne de animales silvestres», dijo Kamler. «Los leopardos y otros animales salvajes a menudo son atrapados en estas trampas como captura incidental, y las partes valiosas se venden a los comerciantes».

Los cazadores furtivos caminan al frente de una cámara trampa. Imagen capturada por Panthera/WildCRU/WWF Camboya/FA

 

Para proteger a los últimos leopardos de Indochina restantes en Camboya, Panthera se está enfocando en aumentar sus esfuerzos de monitoreo y expandir sus áreas de estudio. «También estamos trabajando con nuestros colaboradores, WWF Camboya, WildCRU y el Ministerio del Medio Ambiente, para ayudar a fortalecer las leyes ambientales en el este de Camboya para desarrollar zonas núcleo estrictamente protegidas y aumentar las multas de la caza furtiva», escribió Kamler en un blog.

Un leopardo indochino camina al frente de una cámara trampa en el área de estudio. Imagen capturada por Panthera/WildCRU/WWF Camboya/FA

Referencia:

Esta historia fue publicada por primera vez en la web en inglés el 27 de febrero de 2018.