Noticias ambientales

Salto del Tequendama: en riesgo un patrimonio cultural y natural de Colombia

Así luce el Salto del Tequendama cuando abren las compuertas del embalse aguas arriba. Foto: Ángela Contreras-Wikimedia Commons.

Así luce el Salto del Tequendama cuando abren las compuertas del embalse aguas arriba. Foto: Ángela Contreras-Wikimedia Commons.

  • Son constantes las denuncias por la poca agua que cae por el Salto del Tequendama. Aseguran que el uso del recurso hídrico para generación eléctrica ha dejado prácticamente seca esta emblemática cascada.
  • Hoy se libra una lucha por descontaminar el río y recuperar su caudal ecológico y su bosque de niebla. La Casa Museo Tequendama ya fue reconocida como Bien de Interés Cultural y se intenta reactivar el turismo en un patrimonio histórico que estuvo a punto de ser olvidado por los colombianos.

El Salto del Tequendama, en el municipio de Soacha y a menos de dos horas de Bogotá (centro de Colombia), ha sido uno de los lugares más emblemáticos en la historia del país. Por él pasaron Gonzalo Jiménez de Quesada ─fundador de la capital─, José Celestino Mutis en su gran Expedición Botánica e incluso el reconocido científico alemán Alexander von Humboldt. Todos quedaron maravillados ante la imponencia que adquiría el río Bogotá en una caída de agua de 157 metros de altura.

Cerca del icónico lugar se inauguró, en 1928, un lujoso e imponente hotel de arquitectura francesa que terminó por impulsar el turismo en la zona. Sin embargo, la acelerada contaminación del río Bogotá fue desincentivando el interés de los visitantes. Además, la desviación del río para la generación de energía eléctrica disminuyó el caudal que cae por el Salto y la gigantesca cascada parecía completamente seca. Los malos olores y un río que perdía su intensidad terminaron por ahuyentar a los turistas. El hotel cerró sus puertas en la década de los 80 y el Salto del Tequendama empezó a transformarse en un simple recuerdo.

Lee más | Los desafíos ambientales de Colombia en el 2019

Rescatando un patrimonio del olvido

 

A pesar de que este patrimonio colombiano parecía estar condenado a la desaparición, había quienes se empeñaban en que esto no ocurriera. Ese es el caso de María Victoria Blanco, directora de la Fundación Granja Ecológica El Porvenir, quien desde hace más de 20 años trabaja en la restauración del bosque de niebla del lugar. Con el paso del tiempo se interesó en rescatar el viejo hotel abandonado y finalmente, en 2012, logró abrirlo al público como un museo: la Casa Museo Tequendama.

Blanco tuvo que encarar varios obstáculos, los cuales ha ido ganando poco a poco a pesar de que la lucha no ha sido fácil. “La restauración y conservación del Salto del Tequendama y la Casa Museo no son un ideal, hace mucho tiempo se convirtieron en mi proyecto de vida”, le dice a Mongabay Latam.

Así de seco luce el Salto del Tequendama en muchos momentos del año. Reclaman un mayor caudal ecológico. Foto: Wikimedia Commons.

El primer reto para ella, su Fundación y quienes la apoyan, fue exigir que el Estado protegiera este patrimonio. El gran logro se dio el 20 de septiembre de 2018, cuando el Ministerio de Cultura emitió la resolución 3335 “por la cual se declara Bien de Interés Cultural del ámbito nacional el inmueble denominado ‘Casa Museo Salto del Tequendama’”. En segundo lugar, Blanco ha tenido que luchar contra el centenar de mitos que hablan de fantasmas y espantos en el Museo, lo cual ha hecho que muchos se abstengan de visitarlo o que quienes lo hacen, ingresen indebidamente en el lugar en busca de “contacto” con los espíritus de quienes se suicidaban en la cascada.  Finalmente, una de las batallas más fuertes que enfrenta es por el poco caudal que le han dejado al río Bogotá y que afecta el atractivo paisajístico y natural del Salto del Tequendama.

El gran problema es que la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) renovó la concesión de las aguas del río para generación eléctrica a la empresa Emgesa y, según dice Blanco, autorizó dejar un caudal ecológico de solo 1 metro cúbico por segundo (m3/s). “Se hizo una modificación a una resolución de 1997. Ni siquiera se hizo un nuevo estudio, y para nuestra sorpresa se concesionó a la multinacional un caudal de 34 metros cúbicos por segundo para generar energía y se dejó un caudal mínimo de solo un metro cúbico por segundo. Esto es absolutamente insólito, además que a la fecha no hay ningún plan de compensación”, comenta.

El tema del caudal ecológico es confirmado por Emgesa. La empresa le aseguró a Mongabay Latam que de acuerdo con la disponibilidad del recurso hídrico, se garantiza un mínimo de 1 m3/s como caudal ecológico y que “la concesión de aguas para la operación de nuestras centrales fue renovada hasta el año 2038”. La compañía además asegura que en la zona (las Cadenas Pagua y Casalaco del río Bogotá) generan en su conjunto 860 Megavatios (MW), alimentando el sistema de energía interconectado nacional, con una energía media equivalente a 53 % de la demanda de Bogotá y que “garantiza la atención de más de 2,4 millones de clientes residenciales, comerciales, industriales y oficiales ubicados en Bogotá y su zona de influencia, bajo condiciones adecuadas de calidad y confiabilidad”.

El antiguo hotel del Salto del Tequendama es hoy un museo que acaba de ser declarado como Bien de Interés Cultural para Colombia. Foto: Wikimedia Commons.

A pesar de esto, el poco caudal ecológico para el Salto del Tequendama sigue preocupando. Para Brigitte Baptiste, directora del Instituto Humboldt, no puede ser que el tema de generación eléctrica de una empresa privada prevalezca sobre la importancia paisajística y ecológica. “El Salto opera como un gran oxigenador del río Bogotá y en la medida en que no hay agua, todos los procesos biológicos abajo se ven tremendamente reducidos”, asegura. Además, Baptiste resalta el valor histórico nacional de este monumento colombiano que hasta estuvo presente en el billete de 1 peso en 1959. En cuanto al turismo, dice que una cascada sin agua no tiene mayor atractivo ni incentiva la visita del lugar.

Carlos Antonio Bello Quintero de la dirección de Evaluación, Seguimiento y Control Ambiental de la CAR comenta que la modificación de la concesión de aguas otorgada a Emgesa se hizo de acuerdo al informe Técnico 102 de 2016, en el que se determinó que el caudal ambiental en las compuertas de Alicachín ─que se abren y cierran para permitir el paso de agua hacia el Salto─ debía ser de 3,5 m3/s, pero que está sujeto a revisión una vez el Ministerio de Ambiente genere la metodología para su cálculo acorde con lo dispuesto en la Sentencia del Consejo de Estado de 2014 sobre el río Bogotá.

El Plan de compensaciones para la concesión de aguas sigue estando en espera y aún no se conoce. Cuando Mongabay Latam le preguntó a la CAR cómo se ve afectado el ecosistema y la biodiversidad circundante al Salto del Tequendama por cuenta del poco caudal que llega, Carlos Antonio Bello contestó que a la altura de las compuertas Alicachín hay una disminución evidente de caudal por la captación de aguas de Emgesa y que hay altas concentraciones de carga orgánica. “Esta Corporación realizó un análisis por la derivación de aguas a la altura de las Compuertas de Alicachín, donde concluye que existe un área afectada por la disminución de caudal, por lo que se requirió la presentación de un Plan de Compensaciones con el fin de generar medidas por los efectos que no pueden ser corregidos o mitigados, que incluya alternativas dirigidas a resarcir o retribuir a las comunidades, regiones, localidades y al entorno natural”.

Además de conocer el lugar, los turistas pueden conocer de historia en la Casa Museo Tequendama y participar de actividades ecológicas. Foto: Casa Museo Tequendama.

Emgesa por su parte asegura que han recogido 8000 toneladas de residuos y 5000 llantas que son arrojadas al río por los habitantes de su cuenca, aguas arriba, “y que si no fueran recogidos en la Estación de Bombeo Muña, bajarían directamente al Salto del Tequendama, afectando su valor paisajístico y cultural”. Además, aseguran que por concepto de transferencias del sector eléctrico para el río Bogotá, aportaron a la CAR cerca de 10 050 millones de pesos (3,2 millones de dólares) en el 2017.

Lee más | Animales asombrosos: las nuevas especies descubiertas en Latinoamérica este 2018

Una lucha de años

 

María Victoria Blanco y su fundación ya llevan décadas trabajando con los ecosistemas del Salto del Tequendama y en la reivindicación de este patrimonio cultural. El Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional (ICN) y la Dirección de Museos y Patrimonio Cultural de la misma institución han acompañado esos procesos. El ICN publicó en 2009 un estudio entomológico del Salto del Tequendama y está próximo a publicar un estudio sobre mamíferos. “El entorno es un ecosistema de bosque de niebla que ha sido muy bien estudiado por el ICN. Se evidenció que son más de 25 especies de mamíferos las que se encuentran allí”, asegura Blanco.

Los diversos estudios hechos durante estos años han sido presentados ante diferentes organizaciones colombianas como argumento para proteger el lugar. Todas estas acciones ayudaron a que, en 2014, el Consejo de Estado se pronunciara a favor del Salto de Tequendama en la sentencia para descontaminar y proteger el río Bogotá, resaltando su importancia. Este alto tribunal dio órdenes específicas para garantizar el caudal ecológico del río en el Salto y su protección e inclusión como patrimonio cultural y natural de Colombia. Esto último se logró en 2018, cuatro años después del fallo y después de bastante insistencia. El tema del caudal sigue sin un pronunciamiento final por parte de las autoridades ambientales.

La Casa Museo Tequendama ha pasado por un largo proceso de restauración. Foto: Casa Museo Tequendama.

El Consejo de Estado, según la sentencia, también pedía: realizar operativos inmediatos de la Policía Ambiental para prevenir actividades en contra de la conservación del Salto de Tequendama, que el municipio de Soacha adoptara medidas de reforestación de zonas aledañas y la adopción de medidas de protección y conservación del Distrito del Salto del Tequendama. Esas tareas todavía no se han cumplido en un 100 %.

Sobre el tema del caudal aún no hay un consenso. Se ha dicho que liberar el agua genera malos olores y afectaciones a la salud de las personas que habitan aguas abajo y que, incluso, es mucho mejor que el agua esté retenida. También se ha dicho que la niebla que se da en el lugar es producto de los gases que emanan del embalse. Pero María Victoria Blanco dice que nada de eso es así. Que la niebla se debe a que se trata de un ecosistema de bosque de niebla, que se ha encontrado una gran biodiversidad en la zona y que por el contrario, “dejar fluir el agua, sumado a su caída por el Salto, ayuda a oxigenarla”.

La decisión del Ministerio de Cultura de declarar la Casa Museo como Bien de Interés Cultural ya es un gran avance en la protección del Salto del Tequendama. Sin embargo, faltan mayores acciones por parte de las autoridades ambientales y del Ministerio de Ambiente, “no sé por qué no se avanza si el fallo del Consejo de Estado es muy claro sobre la protección de este patrimonio. Son más de 15 páginas hablando del tema, pero parece que nadie las ve”, afirma María Victoria Blanco.

La lucha por un mayor caudal ecológico sigue. La Fundación Granja Ecológica El Porvenir y quienes defienden este monumento nacional, se niegan a que quede en el olvido. Si el agua de la cascada desaparece, muy pronto una parte de la historia de Colombia podría ser borrada.

*Foto de portada: Ángela Contreras-Wikimedia Commons.

Si quieres conocer más sobre la situación ambiental en Colombia, puedes revisar nuestra colección de artículos. Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí o seguirnos en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.