Noticias ambientales

Seis nuevas ranas chirriadoras descubiertas en el oeste de México

  • Los científicos han descubierto seis nuevas especies de rana chirriadora en los estados mexicanos de Jalisco, Colima y Michoacán.
  • Las seis ranas pertenecen al género Eleutherodactylus y fueron descritas en la revista Mesoamerican Herpetology en abril. Según los autores del artículo, las ranas Eleutherodactylus "se encuentran entre los grupos de anfibios más diversos y taxonómicamente más complejos del Nuevo Mundo".

Los científicos han descubierto seis nuevas especies de rana chirriadora en los estados mexicanos occidentales de Jalisco, Colima y Michoacán.

Las seis ranas pertenecen al género Eleutherodactylus y fueron descritas en la revista Mesoamerican Herpetology en abril. Según los autores del artículo, las ranas Eleutherodactylus «se encuentran entre los grupos de anfibios más diversos y taxonómicamente más complejos del Nuevo Mundo».

El género Eleutherodactylus consta de cinco subgéneros, cuatro de los cuales son nativos únicamente de las Indias Occidentales y están relativamente bien estudiados. Las seis ranas recién descubiertas pertenecen al quinto subgénero, Syrrhophus, un grupo que ha recibido menos atención por parte de los científicos. Las ranas pertenecientes a Syrrhophus se pueden encontrar en Cuba y América del Norte continental, donde sus rangos se extienden desde Texas hasta el centro de Guatemala. Sin embargo, hay más riqueza de especies en México.

Lee más | Las cámaras trampa del Proyecto Providence revelan los misterios de la Amazonía de Brasil

Las ranas chirriadoras

Todas las especies de Eleutherodactylus se reproducen por desarrollo directo, lo que significa que sus huevos incuban pequeñas ranas en lugar de renacuajos. «Recientes trabajos taxonómicos a gran escala han redefinido nuestra comprensión de las ranas de desarrollo directo del Nuevo Mundo», un equipo de científicos dirigido por Christoph Grünwald de la ONG Biodiversa y el grupo de investigación HERP.MX escribió en Mesoamerican Herpetology. Pero la última revisión de Syrrhophus se realizó en 1970 y, en particular, faltan estudios taxonómicos a nivel de especie.

Grünwald y el equipo se dispusieron a llenar el vacío de conocimiento de las ranas Syrrhophus. Escriben que «desde el 2003, un renovado interés en este grupo nos llevó a monitorear todas las especies actualmente reconocidas de Syrrophous en los Estados Unidos, México y Guatemala». Su trabajo ya describió dos nuevas especies de Eleutherodactylus del occidente de México en el 2015 y dos especies más de Cuba en el 2017.

Lee más | Perú: experimento en bosque nublado permite conocer efectos del cambio climático

Las nuevas especies

La rana chirriadora de Colima (Eleutherodactylus colimotl) se encontró en la región costera del estado de Colima y en el vecino Michoacán, donde hay laderas bajas y bosques caducifolios tropicales. «El llamado de esta especie es uno de los más fuertes que hemos encontrado entre las especies, y dadas las circunstancias correctas se puede escuchar desde casi un kilómetro de distancia», señalan Grünwald y su equipo en un comunicado en el sitio web de HERP.MX.

Rana chirriadora de Colima (Eleutherodactylus colimotl). Foto de Christoph Grünwald/HERP.MX.

La rana chirriadora de Erendira (Eleutherodactylus erendirae) es la más pequeña de todas las especies conocidas de Syrrhophus. La rana fue nombrada en honor a la princesa Eréndira, una princesa guerrera del pueblo P’urhépecha del centro-oeste de México que lideró una guerra contra los españoles después de la conquista de los aztecas. «Eleutherodactylus erendirae parece ser endémica del centro del pueblo P’urhépecha, y el nombre honra a su legendaria princesa», escriben los científicos.

La rana chirriadora de Erendira (Eleutherodactylus erendirael). Foto de Ivan Ahumada Carrillo/HERP.MX.

La rana chirriadora de Flores (Eleutherodactylus floresvillelai) fue encontrada en la Sierra de Mil Cumbres, en el centro-este del estado de Michoacán y lleva el nombre del Dr. Oscar Flores-Villela, un reconocido herpetólogo mexicano.

Rana chirriadora de Flores (Eleutherodactylus floresvillelai). Foto de Christoph Grünwald/HERP.MX.

La rana chirriadora de Jalisco (Eleutherodactylus jaliscoensis) tiende a encontrarse en bosques de roble y «está restringida a los pocos parches restantes de bosque húmedo en el oeste de Jalisco», un estado «megadiverso» y de ahí el origen del nombre de la especie, según Grünwald y sus colegas.

Rana chirriadora de Jalisco (Eleutherodactylus jaliscoensis). Foto de Ivan Ahumada Carrillo/HERP.MX.

La rana chirriadora de Nieto (Eleutherodactylus nietoi) fue encontrada en la Sierra Coalcomán en el occidente de Michoacán en una variedad de hábitats, desde ecotonos de bosques tropicales de bosque de roble deciduo hasta bosques de robles de pino húmedo. La especie lleva el nombre de Adrián Nieto-Montes de Oca, un herpetólogo mexicano y cocurador de la colección herpetológica del Museo de Zoología de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (MZFC). «La colaboración de Adrián al facilitar el acceso al material en MZFC ha sido crucial para nuestro estudio de Syrrhophus«, escriben Grünwald y su equipo.

Rana chirriadora de Nieto (Eleutherodactylus nietoi). Foto de Christoph Grünwald / HERP.MX.

La rana chirriadora de la Sierra Manantlán (Eleutherodactylus manantlanensis) es una pequeña especie endémica de la Sierra Manantlán, una cadena montañosa atípica de la Sierra Madre del Sur que se extiende a lo largo del suroeste de Jalisco y el norte de Colima. De hecho, la especie se encontró solo en los bosques de roble de una montaña de piedra caliza conocida como Cerro Grande, aunque los científicos también buscaron en las montañas cercanas con hábitat similar.

Rana chirriadora de la Sierra Manantlán (Eleutherodactylus manantlanensis). Foto de Christoph Grünwald/HERP.MX.

Esta historia fue publicada por primera vez en la web en inglés el 11 de mayo de 2018.

Si quieres conocer más sobre animales de Latinoamérica y el mundo, puedes revisar esta colección de artículos de Mongabay Latam. Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí.