Noticias ambientales

La guerra comercial entre EE.UU. y China podría aumentar deforestación amazónica en Brasil

  • Una guerra comercial sin cuartel entre EE. UU. y China podría tener graves repercusiones imprevistas en la Amazonía brasileña, incluidos el incremento de la deforestación, las presiones sobre los grupos indígenas y el cambio climático.
  • La preocupación es que China trasladará sus compras de productos básicos, incluidas la carne y la soya, desde EE. UU. a Brasil. Los biomas de la Amazonía y del Cerrado ya son grandes exportadores de ambos productos y están creando un auge en la construcción de infraestructura para llevar los productos al mercado.

“Nosotros somos quienes nos preocupamos por la naturaleza —sostiene Alessandra Munduruku, una joven líder Munduruku en la Amazonía brasileña—. Nadie que venga de allá arriba nos va a enseñar sobre cuidar el bosque”. Alessandra se unió por primera vez a la pelea de su comunidad por la supervivencia cuando se vieron amenazados por la inundación provocada por el proyecto de la megarrepresa São Luiz de Tapajós. Aunque los planes para la represa están archivados por el momento, Alessandra sostiene que los Munduruku aún enfrentan amenazas a la supervivencia de su cultura y de su comunidad.

Una amenaza inesperada: las bravatas del presidente Donald Trump sobre aranceles y comercio, que hizo que se elevara el precio de la soya brasileña a principios de año. Dado que la región amazónica es un centro de producción soyera, el aumento de precio podría llevar a una mayor deforestación de la zona. Ahora, con la imposición de los $50 000 millones en aranceles a China por parte de Estados Unidos, con el contraataque chino y con la amenaza de Trump de otros $200 000 millones en aranceles, se avecina una guerra comercial sin cuartel. Las repercusiones de tal guerra amenazarían a los Munduruku y a la Amazonía.

Lee más |  Tratado para proteger los océanos: encuentro histórico por el futuro de la humanidad 

 

“Lo que nos afecta directamente son la vía férrea, el canal y los puertos —explica Alessandra—. Ya hay tres [puertos] y quieren construir veinte más”. Está refiriéndose a la nueva infraestructura de transporte y a los silos esparcidos por la costa del río Tapajós, un afluente del río Amazonas y hogar de los Munduruku. Esos silos están llenos de soya, que es transportada desde el estado de Mato Grosso, en el interior de Brasil.

La expansión del comercio agrícola industrial, en especial la producción de carne y de soya, en Mato Grosso y en otros estados amazónicos, está eliminando la pluviselva amazónica. de manera constante. Esto, junto con la construcción de infraestructura para el traslado de estos productos hasta el mercado, está creando mayor presión sobre comunidades indígenas y tradicionales que habitan la región. Los investigadores también hacen referencia al vecino y menos conocido bioma del Cerrado como otro foco de deforestación También es hogar de grupos indígenas y el lugar donde se da el auge del ganado y de la soya.

El mercado de pescado en Santarém, en la Amazonía brasileña. La terminal de productos Cargill, por donde se mueven grandes cantidades de soya por año, se erige en el fondo. Foto: Thais Borges.
En el 2015, una alianza indígena organizó una protesta sin éxito, por la que exigían que el gobierno brasileño detuviera la construcción de la represa en la Amazonía. Desde entonces, comunidades indígenas y tradicionales se han unido para luchar contra la expansión de la infraestructura de transporte de productos a lo largo de la región. Foto cortesía de Amazon Watch.

Aunque la escalada de la guerra comercial entre EE. UU. y China por parte de Trump aún no tuvo efectos internacionales completos, es posible que ya esté impactando de manera negativa en los bosques de Brasil. Datos del organismo de control de la pluviselva, Imazon, muestran un aumento en la deforestación entre febrero y abril del 2018, en comparación con el año anterior. La cronología coincide con la primera amenaza del presidente sobre los aranceles a China ocurrida en enero.

En marzo, Trump anunció oficialmente los $50 000 millones en aranceles sobre productos chinos que ingresen a Estados Unidos. Pekín contraatacó con una imposición de $300 000 millones en impuestos sobre productos estadounidenses que se enviaran a China, incluida la soya. A partir del 10 de mayo, las ventas de soya a China cayeron unas 70 000 Tm comparado con el mismo periodo del año anterior. Esta caída sugiere que los compradores chinos estuvieron buscando otros proveedores para estar más seguros, sin importar si la guerra comercial se desata o no.

Lee más | Un viaje al mercado negro de jaguares en Bolivia

 

Según analistas, Brasil está preparado para reemplazar al menos parte de la soya que China suele comprar a EE. UU. mientras el presidente Trump provoca la ira del gigante comercial de Asia. Brasil ya espera enviar, este año, 56 millones de toneladas métricas de soya a China. Gran parte de esa cantidad será provista por la región de la Amazonía y del Cerrado. Este año, los expertos esperan que Brasil desplace a EE. UU. como el mayor productor de soya del mundo, al crecer 117 millones de toneladas.

Probablemente como preparación para un aumento en el comercio de productos entre China y Brasil, en el 2017, los chinos les ofrecieron a los brasileños un paquete de financiación por 20 millones de dólares para inversión en infraestructura. Eso pagaría rutas, vías férreas y canales industriales nuevos para el transporte de soya, lo que podría llevar a la deforestación de la Amazonía y a una mayor alteración de la vida indígena.

Pluviselva amazónica convertida en soya. La guerra comercial entre EE. UU. y China podría hacer que los chinos pasaran de comprarle soya a EE. UU. a comprársela a Brasil, lo que provocaría un aumento rápido de la producción de soya en el país y la consecuente deforestación en la Amazonía y en el Cerrado. Foto: Mayangdi Inzaulgarat.
El mapa muestra la deforestación amplia que está ocurriendo en el norte del estado de Mato Grosso entre 1986 y el 2016 para dar lugar a la producción de soya y de carne. En solo cuarenta años el avance del comercio agrícola redujo radicalmente la cobertura forestal. La guerra comercial entre EE. UU. y China podría causar la expansión de la soya en la Amazonía, donde ha sido retrasada de manera drástica en los últimos años por la Moratoria de la Soya. Mapa: Mauricio Torres.

Los expertos pueden señalar claramente el comercio agrícola industrial y el comercio mundial de soya como colaboradores de la deforestación en la Amazonía brasileña. Por ejemplo, el organismo de control forestal Imazon relaciona la caída del despeje de bosque amazónico del 2017 con una disminución en los precios de los productos básicos, incluidos la carne y la soya. Esto es lo opuesto a lo que ocurre en la actualidad.

Es importante destacar que la deforestación amazónica podría desencadenar un impacto significativo en el clima, no solo en Sudamérica, sino en todo el mundo. Científicos informaron en Nature Climate Change que talar grandes cantidades de árboles en el trópico puede afectar de manera adversa los patrones de precipitaciones en otras partes del mundo. Más preocupante aún, los reconocidos investigadores Tom Lovejoy y Carlos Nobre advirtieron en marzo que, si la deforestación amazónica (en la actualidad, en un 17 %) trepa a entre 20 % y 25 %, podría llevar a superar el punto de inflexión del clima, que reduciría las precipitaciones amazónicas y convertiría grandes franjas de bosques en sabanas. La pérdida de la capacidad que tiene la Amazonía para absorber grandes cantidades de carbono podría aumentar de manera drástica las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que llevaría al cambio climático a niveles peligrosos.

La deforestación amazónica suele ser un proceso de varios pasos, ya que el uso de la tierra cambia. El proceso suele comenzar cuando los usurpadores de tierra reclaman una porción de bosque. Sigue la tala ilegal y el despeje de tierras para la producción de ganado. Más tarde, las pasturas son convertidas en plantaciones de soya. Foto: Sue Branford.
Llanura deforestada en la Amazonía brasileña para el ganado. La guerra comercial de Trump entre EE. UU. y China no solo podría aumentar la producción de soya de Brasil, sino también la de carne, una causa primaria de la deforestación amazónica. Foto: Rhett A. Butler.

Aun así, Jair Schmitt, director de la Oficina de Bosques y de Prevención contra la Deforestación, tiene fe en las medidas actuales de protección destinadas a frenar la deforestación futura. Eso incluye el Código Forestal y la Moratoria de la Soya, un acuerdo voluntario entre la agroindustria, ONG lideradas por Greenpeace, y el Gobierno. “Incluso si la demanda de productos puede influir en la deforestación, es el propio mercado el que está poniendo restricciones a la deforestación ilegal”, sostiene Schmitt.

Lee más | Perú: mafias arremeten contra la población de jaguares en Iquitos

 

La Moratoria de la Soya fue anunciada en el 2006 con el objetivo de prevenir la expansión de nuevas plantaciones de soya dentro de la pluviselva y para impedir de manera directa el despeje de bosques para hacer lugar para la soya. Este acuerdo ha mantenido la nueva deforestación por producción de soya por debajo del 1 % en la Amazonía brasileña, pero no acabó con el despeje de bosques.

Los críticos de la Moratoria de la Soya afirman que el acuerdo contiene vacíos legales. Por ejemplo: ladrones de tierras despejan bosques nativos y trasladan ganado a la zona para luego venderle la tierra a los productores de soya. Este es un proceso de varios pasos que no está contemplado en las normas de la Moratoria de la Soya. Según expertos, lo mismo ocurre con el Código Forestal brasileño del 2012, que se vio debilitado en gran medida por una decisión de la Corte Suprema de Brasil.

La Amazonía Legal abarca todo el bioma amazónico más una porción del bioma del Cerrado. La Moratoria de la Soya solo cubre la Amazonía, pero nada del Cerrado, por lo que no protegería ese bioma del aumento de la producción de soya provocado por la guerra comercial entre EE. UU. y China. El mapa también muestra dos proyectos importantes de infraestructura: la BR-163 ya terminada, utilizada para transportar soya, y la BR-319, aún sin pavimentar. Mapa: Mauricio Torres.
Silos de soya de Archer Daniels Midland (ADM) en el estado de Mato Grosso, Brasil. Empresas multinacionales como ADM, Cargill y Bunge probablemente se beneficien con el aumento en la producción de soya brasileña causado por un cambio en el comercio con China. Dichas compañías han resistido durante mucho tiempo cualquier intento serio de retrasar la expansión de la soya en el Cerrado, donde la producción está pasando por un auge récord. Foto: Thais Borges.

Si bien el mundo ha puesto el foco sobre la deforestación en la Amazonía, no es la única región donde se pierden árboles por la soya. El Cerrado, la extensa sabana en el centro norte de Brasil, está viviendo el cambio más rápido del país al pasar de una vegetación nativa a soya, algodón y maíz. La Dra. Holly Gibbs, una investigadora de la cadena de suministro en la universidad de Wisconsin-Madison, define al Cerrado como el nuevo foco de deforestación.

“La soya es una causa relativamente menor de la deforestación en la Amazonía —afirma Gibbs respecto de la actualidad—. La ganadería representa entre 60 % y 80 % de la deforestación nueva”. Sin embargo, como las zonas que inicialmente se despejan para ganado pueden transformarse en campos de soya, la historia de la deforestación no es tan clara y simple. Para sumar a esta complejidad, la soya también ofrece una fuente importante de forraje para el ganado, lo que combina aún más a ambos. Otra complicación es que, si los aranceles de Trump llevan a que los chinos contraataquen con aranceles sobre la carne estadounidense, los chinos podrían aumentar la compra de carne a Brasil. En China y en otros países asiáticos se ha disparado el consumo y la importación de carne en los últimos años, lo que podrían ser más malas noticias para la Amazonía.

Tránsito de camiones en la BR-163, en la Amazonía, a la altura de los cultivos de soya. La pavimentación de la BR-163 creó un mayor acceso a la pluviselva y llevó al aumento de la deforestación, que aún continúa. Los conservacionistas temen que los planes de Brasil para pavimentar la BR-319 en la cuenca del río Madeira puedan plantear la próxima amenaza de infraestructura de transporte para la Amazonía. Foto cortesía de Agência Brasil.
Terminal de granos en la Amazonía al atardecer. Intereses brasileños e internacionales del comercio agrícola están presionando fuerte para convertir la cuenta del Tapajós y la del Madeira en un corredor industrializado de transporte de productos básicos con el fin de manejar la producción de soya extendida, que proviene del interior de Brasil y se envía a China y a Europa. Foto cortesía de Agência Brasil.

La investigación de Gibbs reveló que, aun con la Moratoria de la Soya, más de 600 granjas de soya violaron las leyes forestales del país y despejaron bosques de manera ilegal. El estudio revisó imágenes de satélite de la Amazonía recolectadas entre el 2001 y el 2014 y del Cerrado, entre el 2001 y el 2013. Además, solo se le prohibió a 115 de dichas granjas la venta de soya debido a los vacíos legales en el acuerdo. La Moratoria de la Soya solo cubre la porción de la plantación donde crece la soya y no toda la granja. Vacíos como este dejan espacio para maniobrar, lo que permite más eliminación de árboles, según los ambientalistas.

Lee más | Chile: el drama de los pescadores de Ventanas

 

Los conservacionistas también advierten sobre la rápida expansión de infraestructura necesaria para el envío de productos. Nuevas rutas, vías férreas y canales industriales inciden directamente sobre la deforestación de la Amazonía, al mismo tiempo que aumentan de manera drástica el acceso a la pluviselva por parte de ladrones de tierras, taladores ilegales, ganaderos, cultivadores de soya, operaciones mineras y nuevos habitantes.

Una organización que está en contra del crecimiento de la agroindustria no regulada es el Instituto SocioAmbiental (ISA), una ONG dedicada a la justicia social y ambiental. Rodrigo Junqueira de ISA afirma que la perspectiva de una guerra comercial entre EE. UU. y China está entusiasmando a los cultivadores de soya: “Apuestan a que un aumento en la demanda pondrá presión sobre el mercado y cualquier restricción [legal] que exista quedará eliminada”.

“Si la demanda aumenta y Brasil se convierte en un proveedor más importante como consecuencia, el cultivo de soya aumentará en el Cerrado y en partes de la Amazonía que son apropiadas”, sostiene Junqueira. Agrega que una ola de demanda de soya casi seguramente producirá “una dinámica territorial que llevará a una nueva deforestación”.

Para Alessandra Munduruku, la expansión de la agroindustria plantea una amenaza existencial al pueblo Munduruku. “La lucha es por nuestra tierra. La lucha es por una pequeña porción de tierra —explica—. Aun si la gente viene a hablarnos sobre manejo forestal, el capitalismo viene a enseñarte cómo ser ʻsustentableʼ. Pero ese minicapitalismo es donde comienza el individualismo”. El individualismo, según ella, con su competitividad intrínseca, llevará, en última instancia, al fin de los bosques, a la desaparición de culturas indígenas enfocadas en la comunidad y al fin de los Munduruku.

La Amazonía brasileña continúa en peligro grave de deforestación, a pesar de las protecciones brindadas por el Código Forestal y por la Moratoria de la Soya. La guerra comercial de Trump entre EE. UU. y China parece empeorar la amenaza de deforestación, según los analistas. Foto: Mauricio Torres.

Si quieres conocer más sobre la situación ambiental en la Amazonía, puedes revisar nuestra colección de artículos. Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí.