Noticias ambientales

Brasil: autoridades investigan asesinato de líder indígena en la Amazonía

  • De acuerdo con el Consejo de Aldeas Wajãpis (Apina), un cuerpo especial se encuentra investigando la muerte del líder indígena Emyra Wajãpi, quien fue hallado apuñalado el pasado 23 de julio cerca de la aldea indígena Waseity donde vivía, en el estado norteño de Amapá.
  • Según el consejo Apina, en la noche del 26 de julio, un grupo de 50 mineros de oro —según los informes, algunos armados con rifles y ametralladoras— invadieron la vecina aldea indígena Yvytotõ y amenazaron a sus habitantes, forzándolos a huir. Las autoridades se encuentran investigando esta supuesta incursión.

Las autoridades brasileñas se encuentran investigando el asesinato de un líder indígena en el estado norteño de Amapá, en la región amazónica, donde el nivel de violencia ha escalado desde que un grupo de 50 mineros de oro —según informes, 13 de ellos fuertemente armados— invadió la reserva indígena Wajãpi.

Según Apina, el Consejo de Aldeas Wajãpis, en la mañana del 23 de julio fue hallado apuñalado el líder indígena Emyra Wajãpi, cerca de la aldea indígena Waseity. Según las declaraciones del Consejo, ningún wajãpi fue testigo del deceso.

De acuerdo con lo informado por miembros del Consejo, en la noche del 26 de julio, un grupo de hombres no indígenas irrumpieron armados con rifles y ametralladoras en la vecina comunidad Yvytotõ y amenazaron a los residentes, quienes se vieron forzados a huir a la vecina comunidad indígena Mariry.




La historia en 1 minuto: Incendios en Brasil vinculados científicamente a la deforestación de 2019. Video: Mongabay Latam. 

Las aldeas indígenas en donde ocurrieron los presuntos delitos son parte de la reserva indígena Wajãpi, un área de unos 6000 kilómetros cuadrados (2317 millas cuadradas) rica en oro y otros minerales, y que desde 1996 se encuentra demarcada como área protegida. La mitad de su territorio se emplaza dentro de la Reserva Nacional de Cobre y Asociados (RENCA), la misma que el expresidente Michel Temer intentó eliminar en septiembre de 2017. Este plan no funcionó, pues los reclamos internacionales que lo acusaban de entregar el Amazonas a los intereses mineros extranjeros lo obligaron a dar marcha atrás.

Tanto la Policía Federal como la fiscalía en el estado de Amapá han iniciado una investigación de los hechos sucedidos en la reserva Wajãpi, tras las denuncias de violencia realizadas por el senador Randolfe Rodrigues en las redes sociales. Luego de los pedidos de ayuda de los grupos indígenas, Rodrigues exigió la acción inmediata de las autoridades para prevenir futuras confrontaciones directas entre los invasores y las comunidades indígenas.

Jawaruwa Wajãpi, un consejero indígena del estado de Amapá, cazando en la región Okakai, en 2012. Él fue el encargado de informar los hechos de violencia registrados en reserva indígena Wajãpi. Imagen de Bruno Caporrino.

“Estamos en peligro. Instamos al ejército y a la Policía Federal a que nos ayuden. Si no nos envían ayuda pronto, tendremos que actuar nosotros”, sostuvo el consejero del estado de Amapá, Jawaruwa Wajãpi, en un mensaje de audio enviado a Rodrigues.

El senador reconoció que esta es la primera incursión violenta que enfrenta la reserva Wajãpi desde su demarcación en 1996. “Tenemos que unirnos para evitar el baño de sangre que va a ocurrir. Hemos estado en contacto con los líderes indígenas para pedirles que no tomen represalias antes de que lleguen las fuerzas de la seguridad de gobierno”, afirmó Rodrigues.

Investigaciones polémicas

 

La Fundación Nacional de Asuntos Indígenas (FUNAI) dio a conocer en un comunicado que sus funcionarios ya se encuentran en el terreno investigando ambos casos, junto con agentes de la Policía Federal y del Batallón de Operaciones Policiales Especiales (BOPE) de la Policía Militar de Amapá.

Según la FUNAI, un cuerpo especial federal y estatal ha sido creado para investigar los conflictos indígenas en la región. Sin embargo, el último informe de la Policía Federal señala que: “No hay indicios hasta ahora de la presencia de grupos armados en el área”. Sin embargo, la FUNAI indicó que se elaborará un informe detallado.

El presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro manifestó al periódico Folha de São Paulo que “no hay pruebas contundentes” de que el líder indígena fuera asesinado: “Intentaré desentrañar el caso y sacar a la luz la verdad”, sostuvo al respecto.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en una ceremonia en Brasilia. Imagen de la Presidencia de Brasil vía Flickr Commons (CC BY 2.0).

Sin embargo, en una declaración anterior, la FUNAI había reconocido que la presencia de invasores “es verdadera y que la tensión […] en la región es alta”, y pidió a los wajãpis que evitaran la confrontación con los invasores no indígenas, para no exacerbar el conflicto.

En su última declaración, Apina sostuvo que cuando el cuerpo policial llegó a las aldeas Mariry e Yvytotõ, los invasores ya no estaban presentes; tan solo quedaban sus rastros. “La policía marcó los puntos utilizando un GPS y tomó fotografías […] [pero] dijeron que no podían buscar a los invasores en el bosque”, informó. Y agregó que luego de este suceso, la policía regresó a la capital de Amapá, Macapá.

Presión creciente para el desarrollo de reservas indígenas

 

Mientras la violencia en Amapá ocurría, el presidente Bolsonaro seguía presionando para que se legalicen las actividades mineras y los agronegocios dentro de las reservas indígenas protegidas.

El pasado 27 de julio, Bolsonaro afirmó que planea designar a su hijo, Eduardo Bolsonaro, como embajador de Brasil en EE. UU. para que consiga atraer las inversiones de ese país para la exploración de minerales en territorios indígenas. La semana pasada, durante una visita a Manaus, el presidente reafirmó su meta de legalizar la minería, a pesar de la contaminación y de la deforestación que esta actividad ya ha causado en diversas reservas indígenas, incluidos los territorios de los yanomamis (en Roraima y en los estados amazónicos), los mundurukus (en Pará) y los cinta larga (en Rondonia).

Lee más | Brasil: delincuentes se sienten “empoderados” en sus ataques contra los defensores de la selva

 

Kleber Karipuna, un representante de la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB), afirmó que existe una correlación directa entre la invasión y las políticas del gobierno federal. “Los conflictos que vemos se relacionan con todo lo que este gobierno ha hecho en términos de derechos indígenas, en palabras y en acciones. Cuando se insta a la población a portar armas, por ejemplo, también se le anima a la confrontación y la matanza de los pueblos indígenas”.

Según el antropólogo Bruno Caporrino, quien trabajó como asesor en un programa de investigación con los wajãpis entre 2009 y 2016, el grupo indígena supervisa la presencia de mineros dentro de su territorio, pero hasta ahora las incursiones siempre habían sido ocasionales y discretas. En su opinión, los delitos recientes podrían marcar una nueva tendencia alarmante, mediante la cual los invasores buscan transmitir el siguiente mensaje: “De ahora en adelante, así es como nos vamos a manejar; con el apoyo del estado”.

*Imagen principal: wajãpis divulgan la invasión de mineros de oro en la reserva Wajãpi en el estado brasileño de Amapá. Imagen cortesía de la Red de Cooperación Amazónica.

Videos Mongabay Latam | La situación ambiental en Latinoamérica



Conoce más de la situación ambiental en Latinoamérica con los videos más vistos de nuestro canal de YouTube.

Si quieres conocer más sobre la situación de los pueblos indígenas en Latinoamérica, puedes revisar nuestra colección de artículos. Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí o seguirnos en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.