Noticias ambientales

Los embriones de tortuga china pueden elegir su propio sexo | Estudio

  • Los embriones de la tortuga china pueden moverse dentro de los huevos hacia lugares más fríos o más calientes e influir en la elección de su propio sexo, al menos en cierta medida, según un nuevo estudio.
  • Esta es una buena noticia porque significa que, al menos en teoría, las tortugas podrían amortiguar algunos de los cambios previstos en la proporción de sexos debido al cambio climático.

El sexo de algunas especies de tortugas no está influenciado por sus genes sino por las temperaturas que experimentan en el nido. Los huevos incubados a temperaturas más frías se convierten en machos, mientras que los que enfrentan temperaturas más cálidas resultan ser hembra. Cuando las temperaturas fluctúan entre frescas y cálidas, los huevos producen una mezcla de bebés machos y hembra.

La tortuga china es una de esas especies; sin embargo, sus embriones parecen tener cierto control sobre su propio destino sexual, según un nuevo estudio.

Lee más | Los chimpancés aprenden a romper el caparazón de tortugas para comer la carne | VIDEO

 

Los investigadores descubrieron que los embriones pueden moverse dentro de los huevos hacia lugares más fríos o más calientes, influyendo, en cierta medida, en la elección de su propio sexo. Esta es una buena noticia porque significa que, al menos en teoría, las tortugas podrían amortiguar algunos de los cambios previstos en la proporción de sexos debido al cambio climático. Dado que las temperaturas más altas producen solo crías hembra, el aumento de las temperaturas debido al cambio climático podría terminar creando poblaciones de tortugas en su mayoría hembra, dicen los científicos, lo que lleva a una disminución de la población.

Un embrión de tortuga. Imagen de Ye et al. / Current Biology

«Nuestra investigación muestra que un embrión de reptil no es solo una víctima pasiva del calentamiento global, sino que puede controlar su propio destino sexual hasta cierto punto», le dijo a Mongabay Du Wei-Guo, profesor de la Academia de Ciencias de China y autor principal del estudio.

En investigaciones anteriores, Du y sus colegas demostraron que los embriones de la tortuga china (Mauremys reevesii), una especie en peligro de extinción, se mueven dentro de los huevos en respuesta a la temperatura. Sin embargo, la importancia de este comportamiento no quedó clara.

Para obtener más información, los investigadores realizaron experimentos con huevos de la tortuga china tanto en el laboratorio, utilizando huevos recolectados de una granja comercial privada de tortugas en la provincia china de Zhejiang, como en un lago natural donde las tortugas de granja habían puesto algunos huevos.

Cuando las temperaturas de incubación son más bajas que 26 grados Celsius, todos los huevos de la tortuga eclosionan machos. Cuando la temperatura sube por encima de los 30 grados Celsius, cada embrión es hembra. A 29 grados Celsius, la temperatura ideal de incubación, se sabe que los huevos producen una proporción de sexo de 50:50.

Los investigadores utilizaron capsazepina, una sustancia química que impide que los huevos detecten la temperatura, en la mitad de los huevos de laboratorio y exteriores, y monitorearon los embriones durante su desarrollo. Cuando los huevos eclosionaron, el equipo descubrió que los embriones dentro de los huevos tratados con capsazepina no se movían tanto en comparación con los de los huevos que no habían sido tratados. Los huevos tratados también produjeron todos los bebés macho cuando la temperatura de incubación era baja, y todas hembra cuando la temperatura era alta. Mientras tanto, los embriones en los huevos no tratados se habían movido dentro de los huevos y nacieron en una mezcla 50:50 de tortugas macho y hembra.




La historia en 1 minuto: Tortugas carey: hasta 1600 crías son liberadas cada año por cuidadores de huevos en Panamá. Video: Mongabay Latam.

«Hasta hace unos años, pensábamos que aunque tuvieran la opción, las tortugas no podían elegir la temperatura en el huevo», Rory Telemeco, profesor asistente en la Universidad Estatal de California, Fresno, que no participó en el estudio, le dijo en un correo electrónico a Mongabay. “Luego, gracias a investigaciones pasadas de este laboratorio, tanto mías como de otros colegas, ahora pensamos que [los embriones] pueden elegir entre temperaturas, pero puede que nunca se les dé esa oportunidad en la naturaleza. Este estudio confirma que, al menos en esta especie de tortuga, tanto la elección del entorno térmico como la capacidad de elegir entre temperaturas puede ser algo disponible para los embriones. Además, cuando esa elección está disponible, los embriones parecen ser capaces de hacer la «buena» elección y elegir el entorno que dará como resultado una proporción de sexo más equitativa 50:50″.

Sin embargo, un embrión de tortuga probablemente tiene un control muy limitado sobre su propio sexo en la naturaleza, dicen los investigadores. «Los sexos de las tortugas bebés son más sensibles a las condiciones disponibles en el medio ambiente y las opciones de anidación de la madre», dijo Telemeco.

Tampoco queda claro si los embriones pueden contrarrestar los efectos del cambio climático.

Lee más | Científicos intentan descubrir el origen de las tortugas marinas de Rapa Nui

 

Telemeco dijo que si bien los embriones parecen estar influyendo en su sexo en condiciones ideales, esas condiciones «podrían no estar disponibles la mayor parte del tiempo, especialmente dadas las predicciones del cambio climático».

«Para que los embriones alteren significativamente sus temperaturas dentro del huevo y determinen su sexo, los huevos deben ser grandes, estar cerca de la superficie, y la temperatura promedio durante un mes debe estar muy cerca de la temperatura ideal», añadió Telemeco. Este estudio confirmó que este comportamiento solo funciona bajo esas condiciones.

“La mayoría de los reptiles producen huevos que son demasiado pequeños, están enterrados a mucha profundidad o se encuentran expuestos a condiciones promedio muy extremas para que esta respuesta conductual tenga algún efecto. Por lo tanto, no podemos considerar que la termorregulación conductual del embrión sea la única vía que permita que esta especie u otras respondan al cambio climático”, agregó.

Tortuga china. Imagen de Σ64 a través de Wikimedia Commons (CC BY 3.0)

Dejando a un lado las condiciones ideales, Du estuvo de acuerdo en que el poder de los embriones sobre su propio sexo puede no ser suficiente para contrarrestar el rápido cambio climático provocado por las actividades humanas.

«Sin embargo, el descubrimiento de este sorprendente nivel de control en un organismo tan pequeño sugiere que, al menos en algunos casos, la evolución ha conferido la capacidad de enfrentar tales desafíos», dijo Du.

Videos Mongabay Latam | Los animales de Latinoamérica



Conoce más sobre la situación de animales emblemáticos de Latinoamérica como el jaguar, el oso de anteojos y más.

Referencia:

Ye, Y., Ma, L., Sun, B., Li, T., Wang, Y., Shine, R., and Du, W. (2019) The embryos of turtles can influence their own sexual destinies. Current Biology. doi:10.1016/j.cub.2019.06.038

Esta historia fue publicada por primera vez en la web en inglés el 2 de agosto de 2019.

Si quieres conocer más sobre animales de Latinoamérica y el mundo, puedes revisar esta colección de artículos de Mongabay Latam. Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí o seguirnos en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.