Noticias ambientales

La pelea por la tierra: palma acorrala a comunidades ancestrales | ADELANTO

Los garífunas en Honduras tienen que caminar varios kilómetros entre palma para llegar al mar.

Los garífunas en Honduras tienen que caminar varios kilómetros entre palma para llegar al mar. Foto: Comunidad garífuna de Nueva Armenia.

“Las invasiones no paran, la deforestación no para y las amenazas no paran”, sostiene con evidente preocupación el dirigente shipibo Iván Flores, en una conversación por teléfono desde Santa Clara de Uchunya, en Perú. A miles de kilómetros de distancia, en Honduras, Mabel Ávila, dirigente garífuna, siente la misma frustración. “Nos estamos viendo obligados a exponer nuestra integridad física para poder recuperar estas tierras, y cuando hablamos de exponernos es ya sea que nos vayan a matar o privar de nuestra libertad, simplemente por alzar la voz y reclamar un derecho que nos han oprimido”.

Ambos líderes indígenas hablan de una realidad preocupante que los une: la agresiva expansión de cultivos de palma africana en sus territorios.

“Acá viene gente y se apropia de 500 o 1000 hectáreas (…). El problema es que si usted denuncia luego se vuelve un objeto militar y nadie se va a arriesgar a perder la vida”, agrega desde Colombia, José Jacinto Cubides, Secretario de Agricultura de Guaviare al hablar del mismo problema. ¿Qué fue lo que registramos?

Mongabay Latam aborda en el especial Cercados por la palma: plantaciones  invaden territorios ancestrales la pelea por las tierras entre las comunidades indígenas y afro y quienes quieren apropiarse de sus territorios para destinarlos al lucrativo negocio de la palma.


Mientras en Colombia, la población indígena Nukak-Makú ha tenido que abandonar sus tierras ante el avance de la palma ilegal, los cultivos ilícitos de coca y la ganadería, en Ecuador, los indígenas Siona y Siekopai se sienten cada vez más prisioneros en sus propios territorios pues las plantaciones de palma los rodean por completo.

En Perú, la comunidad shipiba de Santa Clara de Uchunya denuncia que vive en alerta tras el aumento de la violencia y el despojo de sus territorios. Y en Honduras, la población afrodescendiente garífuna se enfrenta a un segundo desplazamiento forzado; la palma los tiene cercados y se apodera de sus tierras.

Aunque la producción de aceite de palma en América Latina no se compara con la del sudeste asiático, su participación en el mercado viene en expansión desde la década del noventa. La deforestación y la apropiación de tierras son fenómenos que ya han impactado algunas zonas de países de la región.

*Imagen principal: Los garífunas en Honduras tienen que caminar varios kilómetros entre palma para llegar al mar. Foto: Comunidad garífuna de Nueva Armenia.

———

Videos | Mongabay Explica ¿Qué es una especie endémica?

Si quieres conocer más sobre la situación ambiental en Latinoamérica, puedes revisar nuestra colección de artículos.