Noticias ambientales

Informe: fabricantes de automóviles alimentan la deforestación y la expropiación en el Gran Chaco de Paraguay

  • Importantes fabricantes de automóviles europeos, como Jaguar Land Rover y BMW, utilizan cuero vinculado a la deforestación ilegal en los bosques de Paraguay, hogar de una de las últimas tribus aisladas del mundo.
  • Un informe de la ONG británica Earthsight publicado a principios de octubre después de un año de investigación encubierta reveló vínculos con las talas ilegales de bosques en la región paraguaya del Chaco.
  • Los bosques del Gran Chaco, una región de llanura que se extiende entre Bolivia, Paraguay, Argentina y Brasil, son el hogar de fauna amenazada como jaguares y osos hormigueros gigantes, cuyas poblaciones se han visto devastadas por la ganadería y el cultivo de soya.

Según una nueva investigación, importantes fabricantes de automóviles europeos, como Jaguar Land Rover y BMW, utilizan cuero vinculado a la deforestación ilegal en los bosques de Paraguay.

Un informe de la ONG británica Earthsight, publicado a principios de octubre y titulado Grand Theft Chaco, señala que investigaciones encubiertas dentro de las cadenas de producción de los fabricantes de automóviles habían revelado vínculos con la tala ilegal de bosques en la región paraguaya del Chaco.

Earthsight dijo que sus hallazgos probablemente fuesen la “punta muy sucia de un iceberg mucho más grande” ya que ninguno de los 10 principales fabricantes europeos de automóviles revestidos de cuero podía identificar en su totalidad la fuente de las materias primas usadas en sus vehículos.

“Ningún propietario de un vehículo se va a sentir cómodo en su lujoso asiento de cuero si sabe que el último refugio forestal de un pueblo indígena en situación de aislamiento fue talado ilegalmente para hacer dicho asiento”, dijo en un comunicado Sam Lawson, director de Earthsight.

“Simplemente, esto no se debería de permitir. Y esto para nada es un caso aislado. Europa está llena de productos derivados de la deforestación y abusos de los derechos humanos. Las empresas no han conseguido en absoluto hacer lo correcto. Ya es hora de que los gobiernos las obliguen a hacerlo”, indicó.

Los bosques del Gran Chaco, una región de llanura que se extiende entre Bolivia, Paraguay, Argentina y Brasil, son el hogar de fauna amenazada como jaguares y osos hormigueros gigantes, cuyas poblaciones se han visto devastadas por la ganadería y el cultivo de la soya. Entre 1987 y 2012, Paraguay arrasó con casi 4,4 millones de hectáreas de bosque, principalmente para expandir la ganadería en la parte occidental del país.

Predios deforestados para la Ganadería en Parque Defensores del Chaco. Foto: Aldo Benítez.

La deforestación ha escalado desde 2012 impulsada por la demanda de los consumidores de carne y cuero paraguayo. Este auge incitó al gobierno paraguayo, a los ganaderos y los procesadores de carne a expandir su espacio en la Unión Europea.

Paraguay figura entre los 10 países del mundo más dependientes de la ganadería, considerando que exportó casi nueve millones de libras de cuero en 2018 a empresas de automóviles de la UE como BMW, Citroën, Peugeot, Renault, Porsche y Ferrari —las cuales utilizan cuero del Chaco para los interiores de sus vehículos—.

Sin embargo, eso diseños de lujo representan un alto costo para la naturaleza. La región tiene uno de los índices de deforestación más altos del mundo, perdió casi 250 000 hectáreas de cubierta forestal al año entre 2001 y 2014.

Según el informe de Earthsight, los ganaderos en la región del Chaco despejaron ilegalmente terrenos habitados por los Ayoreo Totobiegosode, un pueblo indígena que vive en aislamiento voluntario.

Ejecutivos de las empresas dijeron a Earthsight, durante su investigación encubierta, que los mataderos que compraron ganado a esos ganaderos vendieron las pieles a curtidurías que abastecen a los fabricantes de automóviles, incluidas aquellas procedentes del bosque de los Totobiegosode talado ilegalmente.

Según el informe, los ejecutivos dijeron a los investigadores de Earthsight que el cuero se utilizó en la serie Range Rover Evoque de Jaguar Land Rover, una afirmación que la compañía no negó. Por otro lado, en respuesta a que dos mataderos identificados por Earthsight como proveedores de BMW eran culpables de la tala ilegal en Totobiegosode, la multinacional alemana dijo que “no tenía información” de que su cadena de suministro de cuero en América Latina estuviese “afectada por los problemas” expuestos en el informe.


Earthsight dijo que ambas firmas son clientes de Pasubio, una curtiduría italiana que es una proveedora líder internacional de cuero a la industria del automóvil y la mayor compradora de cuero paraguayo.

El presunto fracaso de Paraguay de salvaguardar el área protegida de Totobiegosode (PNCAT) ha sido condenado por las Naciones Unidas y, en febrero de 2018, el instituto forestal del país suspendió los planes de ordenamiento territorial en la región y declaró, en la práctica, ilegal el desmonte de las tierras en la zona.

Earthsight dijo que, a pesar de la prohibición de la tala en la PNCAT, encontró pruebas de que entre abril de 2018 y julio de 2020 se talaron más de 2600 hectáreas.

Cuando Earthsight se puso en contacto con 10 fabricantes de automóviles que reciben suministros del vendedor de cuero Pasubio y les preguntó sobre sus sistemas de seguimiento, ninguno dijo que era capaz de determinar totalmente la fuente de sus productos.

En respuesta a preguntas de los medios de comunicación, Jaguar Land Rover dijo que su proveedor de cuero “verifica con cada uno de los proveedores de materias primas que ninguna de las propiedades rurales que le suministra las pieles directamente está involucrada en la deforestación ilegal”.

Sin embargo, Earthsight dijo que el comunicado de Jaguar Land Rover era “simplemente falso”.

“Lo sabemos porque entrevistamos a los proveedores paraguayos de materias primas, quienes admitieron que, actualmente, no podían rastrear el origen de sus pieles a las ganaderías de las que provienen. Si no saben de qué propiedades rurales vienen sus materiales es imposible llevar a cabo controles en la legalidad de su transformación”, dijo el grupo en un comunicado.

Añadió que uno de esos proveedores, Cencoprod, dijo a sus investigadores que la ausencia de demanda de una mayor rastreabilidad por parte de los clientes debido al aumento de los costes había obstaculizado los planes para una mayor transparencia.

“Es posible que lo que Jaguar afirma sea cierto para la Amazonía brasileña, pero ciertamente no lo es para Paraguay”, dijo Earthsigh en un comunicado.

“Puede ser que estén pasando información falsa y engañosa que ellos mismos han estado recibiendo de sus proveedores europeos. Sin embargo, si es así, simplemente viene a demostrar que incluso cuando les presentan pruebas detalladas de irregularidades, su nivel de diligencia es lamentable”.

 

Imagen de cabecera: Un oso hormiguero gigante en el Gran Chaco. La actividad ganadera y el cultivo de soya han empujado a especies amenazadas en el bioma al límite. Fotografía cortesía de la Fundación Vida Silvestre Argentina – @YawarFilms.

Artículo original: https://news.mongabay.com/2020/10/automakers-fuelling-deforestation-dispossession-in-paraguays-gran-chaco-report/

Videos | Argentina: corredores biológicos para salvar el Chaco no avanzan pese a donaciones internacionales

Si quieres conocer más sobre la situación ambiental en la región, puedes revisar nuestra colección de artículos.

Facebook | Bolivia: nace Serranías de Igüembe en el Chaco para proteger el agua y la cultura

Si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí o seguirnos en FacebookTwitterInstagram y YouTube.