Los esfuerzos por quitar del menú la “carne de animales salvajes acuáticos”