Puede haber esperanza para el extremadamente raro «mono sin nariz»