Los cambios más grandes de los océanos en el 2015

  • El año 2015 trajo cambios importantes para los océanos, algunos positivos, y otros difíciles.
  • En esta pieza se describen los diez cambios más grandes de acuerdo al científico marino Douglas McCauley de la Universidad de California en Santa Barbara.
  • Entre ellos, se encuentran nuevas áreas marinas protegidas y el primer animal modificado genéticamente apto para el consumo humano -- un salmón.

Douglas McCauley comenzó su carrera como pescador pero luego se centró en las ciencias marítimas. Ahora es profesor asistente en la Universidad de California en Santa Barbara y un Sloan Fellow de Investigación en Ciencias Marítimas. McCauley estudia cómo funcionan los ecosistemas marinos y cuáles prácticas de manejo ayudan a mantener la buena salud de estos ecosistemas. A principios del 2015, el y varios de sus colegas examinaron el pasado y el futuro de la vida marina en los océanos a nivel global.

 

1. ¿El fin de los peces salvajes?

Por la primera vez en la historia, el año pasado se comieron más pescados de criaderos que peces salvajes, de acuerdo a un estudio por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. En tierra firme, el balance entre el consumo de animales salvajes y carne de cría dio una vuelta hace miles de años. Pero debemos tener cuidado para que este cambio no signifique que los océanos perderán su capacidad de servir pescados en su ambiente natural, como ya sucedió hace tiempo en muchos de nuestros bosques, praderas, y sabanas.

2. Fiebre del oro submarina

En el 2015 varias compañías se apoderaron de más de un millón de kilómetros cuadrados de ecosistemas a grandes profundidades de las aguas internacionales. Contratistas de países como la China, India, el Reino Unido, las Islas Cook y Rusia participaron en una carrera para ocupar áreas donde pudieran extraer oro, manganeso, cobre, y metales raros. El año pasado, un grupo de científicos internacionales pidió que se dejara de autorizar nuevos contratos mineros hasta que las redes de áreas marinas protegidas sean establecidas donde se espera practicar la minería. Lamentablemente, la Autoridad Internacional de Fondos Marinos ignoró este consejo y sigue otorgando nuevos contratos.

Fish swim off Easter Island, where the Chilean government announced its intent to establish a massive marine protected area in October, encompassing more than 631,000 square kilometers (243,630 square miles). Photo by Geografica, courtesy of the Pew Charitable Trusts.
Los peces nadan cerca de la Isla de Pascua, donde el gobierno de Chile anunció su intención de crear una extensa área protegida marina en octubre, de más de 631.000 kilómetros cuadrados. Foto de Geográfica, cortesía de Pew Charitable Trusts.

3. El auge de los megaparques marinos

Más partes del océano–y de todo el planeta–fueron protegidos en el 2015 que en cualquier otro momento en la historia. Varios gobiernos anunciaron que protegerían un área de más de 2,5 millones de kilómetros cuadrados en los océanos. Palau, uno de los países más pequeños del mundo, se comprometió a proteger 500.000 kilómetros cuadrados y Chile anunció su intención de proteger casi un millón de kilómetros cuadrados alrededor de la Isla de Pascua y las Islas Desventuradas. El tamaño promedio de las nuevas áreas protegidas marinas anunciadas el año pasado fue de aproximadamente 650.000 kilómetros cuadrados—en comparación al tamaño promedio de 1000 kilómetros cuadrados en el año 2000. El próximo gran desafío será el desarrollo de estrategias eficientes y de medidas de protección para que estas ganancias no se vuelvan ineficientes.

Plastic on a beach on Laysan Island in the Hawaiian Islands National Wildlife Refuge. Photo by Susan White, U.S. Fish and Wildlife Service.
Plástico en una playa del Refugio Nacional de Vida Salvaje en las Islas de Hawaii. Foto de Susan White, Servicio de Pesca y Vida Salvaje de los Estados Unidos.

4. Un mar de plástico

Nuevas investigaciones publicadas en el 2015 revelaron la magnitud del problema de la contaminación de plástico en los océanos. Ocho millones de toneladas métricas de plástico entran en los océanos cada año. Esto significa que por cada kilogramo de atún que sacamos del océano, estamos introduciendo dos kilos de plástico. Esta es una relación de transferencia que no podemos sostener.

5. Combatiendo la ilegalidad en alta mar 

El año pasado, las Naciones Unidas se comprometieron a negociar un acuerdo legal internacional para proteger la biodiversidad en alta mar. Este fue un gran paso hacia adelante para la vida marina en el 64 % de los océanos que se encuentran fuera de las jurisdicciones nacionales.

A genetically modified AquAdvantage Salmon, developed by the Massachusetts-based company Aquabounty, dwarfs a non-transgenic Atlantic salmon of the same age. Both fish will reach the same size at maturity but the non-transgenic salmon will take about twice as long to grow, according to the company. Photo by AquaBounty Technologies.
Un salmón modificado genéticamente es mucho más grande que un salmón no transgénico de la misma edad. Foto de AquaBounty Technologies.

6. Peces OGM

En el 2015 los Estados Unidos aprobó el primer animal modificado genéticamente para el consumo humano. La especie era un salmón triploide que es parte salmón atlántico (Salmo salar), parte salmón Chinook (Oncorhynchus tshawytscha), y parte abadejo del océano (Zoarces americanus), un pez parecido a una anguila. Se ha observado que los salmones OGM crecen dos veces más rápido que los salmones atlánticos naturales.

7. El blanqueo de corales a nivel global

El tercer evento de blanqueo de corales en la historia fue declarado este año por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA). La agencia predice que las temperaturas récords del océano causarán el blanqueo en masa y la pérdida de arrecifes de coral en el 2016, también. Hacia finales del 2015, NOAA calculó que casi el 95 por ciento de los arrecifes de corales norteamericanos fueron expuestos a condiciones que causarán su blanqueo.

Pacific Ocean sea surface temperature anomalies during the last major El Niño in 1997 and in 2015. Image courtesy of NOAA Climate Prediction Center.
Las anomalías en la temperatura de la superficie del mar en el Océano Pacífico durante el último fenómeno de El Niño en 1997 y en 2015. Imagen cortesía del Centro de Predicción Climática de NOAA.

8. El Niño Godzilla

Uno de los fenómenos de El Niño más intensos en la historia elevó drásticamente las temperaturas de la superficie del mar en gran parte del Océano Pacífico. El “Niño Godzilla” trajo consigo especies extrañas como las serpientes marinas y tortugas de aguas más cálidas que viajaron por las costas como la de California. Un fenómeno de El Niño de esta magnitud seriamente afecta patrones de productividad de los océanos y del clima a nivel global. El Niño del 2015 contribuyó a un récord de varamientos de animales como los leones marinos–los cuales vieron una reducción en sus alimentos–y a un número récord de ballenas que se enredaron en aparejos de pesca, al haber creado condiciones oceanográficas que, de acuerdo a los científicos, llevaron a las ballenas a acercarse más a las costas.

Steel jacket foundations rise at the Block Island Wind Farm in Rhode Island. Photo courtesy of Deepwater Wind.
Fundaciones de acero en la Granja Eólica de la Isla Block en Rhode Island. Foto cortesía de Deepwater Wind.

9. Plantas de energía en los océanos

En el 2015 empezó la construcción de la primera planta de energía eólica costa afuera en Rhode Island, en los Estados Unidos, la cual tendrá un total de cinco turbinas. Mientras que Europa y Asia operan miles de turbinas de viento, esta noticia significa que los Estados Unidos quizás haya dado un cambio radical hacia la energía sostenible en zonas marítimas. El 2015 también vio el desarrollo de dos de los proyectos de energía de mareas más grandes, ubicados en el Reino Unido. Conjuntamente, se espera que los dos proyectos de energía de mareas producirán alrededor de 700 megavatios de electricidad–aproximadamente lo mismo que una pequeña planta de poder nuclear.

10. Un futuro menos caliente y menos agrio para los océanos

2015 eliminó los antiguos récords de temperaturas tanto en la tierra como en el mar, y quedará en la historia como el año más caluroso desde que tenemos documentación escrita. Ciento noventa y seis naciones respondieron a esto, tomando en la COP21 en París la decisión de evitar un océano más caliente y más acídico. Su compromiso buscará el control de las emisiones a nivel global y evitarán temperaturas globales que suban por más de dos grados Celsius. Las naciones islas en el Océano Pacífico que serán más afectadas por el calentamiento de los océanos, la acidificación, y la subida del nivel del mar, asumieron roles de liderazgo en estos debates. Todos estos países deberán cumplir sus promesas del Acuerdo en París, lo que será esencial para los océanos que queremos y necesitamos a futuro.

CORRECCIÓN 31/12/15: Una antigua versión de este artículo describió que Palau busca proteger 500 kilómetros cuadrados de hábitats marinos. Pero en realidad busca proteger 500.000 kilómetros cuadrados.

 

Citaciones

Artículo publicado por