Bolivia: una reserva para proteger a la palkachupa