El «gato misterioso» necesita más conservación e investigación