Delgado dijo que hace más de diez años, había más apoyo del gobierno y la comunidad internacional para proyectos de conservación ambiental dentro de la reserva Bosawás. Con el apoyo del Centro Humboldt y la ayuda internacional, hubo guardabosques que patrullaron las zonas centrales e impidieron que ocurrieran delitos ambientales.

Sin embargo, Delgado dijo que los proyectos se han desmoronado desde 2011 o 2012 debido a problemas políticos con el gobierno central. Según el Centro Humboldt, el presupuesto asignado para la protección y regulación ambiental representa menos del 1 % del presupuesto nacional del país, un número que disminuye año tras año.

«El gobierno apoya el desarrollo aquí en la reserva, pero no hay dinero disponible para proteger el medio ambiente», dijo Delgado. «Nos apoyan con las leyes, pero no aportan dinero para hacerlas cumplir».

Mongabay se comunicó con el Ministerio de Medio Ambiente de Nicaragua para obtener comentarios, pero no recibió respuesta.

Comida vs. Bosque

 

María Cristina Guiterrez es una granjera mestiza que vive con su esposo y cinco hijos en la zona de amortiguamiento de Bosawás, donde cultiva maíz y frijoles, y cría ganado en una propiedad de 20 hectáreas. Según Guiterrez, la reserva natural de Bosawás atrae a agricultores de otras regiones del país porque es particularmente fértil y posee abundantes recursos hídricos.

«Vinimos aquí porque vimos que esta tierra era más fértil que donde vivíamos antes», dijo Guiterrez. «La tierra aquí es muy productiva. Es posible cultivar sin fertilizantes. En muchas otras partes del país, es imposible cultivar nada sin fertilizantes caros porque el suelo se ha usado en exceso».

Guiterrez dijo que es común que los pequeños agricultores vendan sus tierras más cerca del borde de la reserva y luego migren más adentro donde la tierra es más barata. «Cuando llegamos aquí, había mucho más bosque, pero luego los ganaderos y los granjeros vinieron a comprar la tierra y talar los árboles».

El ganado pasta junto al río Bocay. Foto de Taran Volckhausen para Mongabay.

Denis Celedon es el coordinador municipal en Ayapal, un pueblo fronterizo ubicado en la zona de amortiguamiento de la reserva Bosawás y en el río Bocay que ingresa al territorio Mayagna. Celedón dijo que Nicaragua se centra en aumentar la producción de alimentos para el consumo interno y los mercados extranjeros.

«Somos un país que produce principalmente alimentos. En los países desarrollados, hay más tecnología y la gente está más interesada en producir dinero, pero aquí lo único que podemos producir es comida», dijo Celedon.

Celedon dijo que el gobierno municipal apoya proyectos de desarrollo «sostenible», incluida la agrosilvicultura, y promueve prácticas de rotación de cultivos para proteger el suelo. Afirmó que el gobierno municipal también alienta a los granjeros a considerar la cría de cerdos en lugar de participar en una ganadería más impactante.

Lee más | La destrucción de la selva se acelera en sitio patrimonio de la UNESCO | Honduras

 

Al mismo tiempo, Celedón dijo que el municipio está enfocado en producir dinero y expandir la economía. Dijo que los granjeros mestizos que se asentaron en la zona de amortiguamiento de la reserva apoyan la construcción de carreteras, e incluso han ofrecido poner sus propios fondos para construirlos.

«La gente está muy ansiosa por hacer crecer a sus familias y trabajar la tierra», dijo Celedon. «La frontera agrícola ha avanzado significativamente, pero con dificultad la detendremos»,  precisó y agregó que tratarán de reducir la conversión de tierras promoviendo una agricultura más sostenible.

Celedon dijo que también hay problemas con el cultivo ilegal de marihuana, principalmente para los mercados nacionales. Sin embargo, el problema del narcotráfico no es tan grave como en la frontera norte de Honduras, donde poderosas organizaciones de narcotráfico están causando estragos ambientales en la región de la selva tropical de Mosquitia a través de la ganadería extensiva.




La historia en 1 minuto: Nicaragua: Palma africana se expande sin control y presiona a productores. Video: Mongabay Latam. 

La carne y la leche son importantes productos de exportación para la economía nicaragüense. El Ministerio de Agricultura de Nicaragua informó que las exportaciones de carne generaron USD 230 millones de dólares entre enero y junio del 2019, creciendo un 2.5 % en relación al mismo período del año anterior. Sin embargo, esto palidece en comparación con la exportación de productos lácteos, que aumentó un 40 % entre 2018 y 2019. El principal destino de las exportaciones de carne de res de Nicaragua es Estados Unidos, aunque otros países latinoamericanos también importan productos de carne y leche de Nicaragua.

Los datos satelitales de la Universidad de Maryland muestran que Nicaragua perdió 1,5 millones de hectáreas de cobertura arbórea entre 2001 y 2018. En otras palabras, el país perdió alrededor del 19 % de sus bosques en menos de 20 años. El Centro Humboldt, organización sin ánimo de lucro de clima ambiental y monitoreo forestal, descubrieron que ha habido un aumento en las quemas agrícolas y los incendios forestales durante este período de tiempo. La organización informó que se produjeron 3889 brotes de incendios en los primeros cuatro meses de 2019, de los cuales el 16 % se encontraba en áreas protegidas.

El fuego se utiliza para despejar bosques en zonas montañosas. Foto de Taran Volckhausen para Mongabay.

En abril de 2018, un incendio en la segunda reserva natural más grande de Nicaragua, Indio-Maíz, quemó más de 5400 hectáreas de bosque antes de que fuera extinguido por las lluvias. Durante ese tiempo, los manifestantes salieron a las calles para exigir al gobierno del presidente Daniel Ortega que tomara medidas para apagar el incendio. La dura respuesta del gobierno contra los manifestantes combinada con un intento posterior de reducir los beneficios de la seguridad social provocó un movimiento de protesta a nivel nacional que resultó en cientos de muertes.

Delgado dijo que los bosques de Bosawás no solo son importantes para su pueblo, sino que son importantes para regular el clima y producir suministros de agua para todo el país y la región centroamericana.

«No somos los únicos que dependemos del medio ambiente para sobrevivir», dijo Delgado. «Estamos esperando ayuda porque, dado que el cambio climático afecta la vida de las personas en el resto de Nicaragua y en todos los demás países del mundo, necesitamos mantener este bosque para el futuro de todos».

*Imagen de portada: los ríos se utilizan como la principal forma de transporte en la Reserva de la Biosfera de Bosawás. Foto de Taran Volckhausen para Mongabay.

Videos Mongabay Latam | La situación ambiental en Latinoamérica



Conoce más de la situación ambiental en Latinoamérica con los videos más vistos de nuestro canal de YouTube.

 

Nota de la editora: esta historia fue impulsada por Places to Watch, una iniciativa de Global Forest Watch (GFW) diseñada para identificar rápidamente la pérdida de bosques en todo el mundo y catalizar una mayor investigación de estas áreas. Places to Watch se basa en una combinación de datos satelitales casi en tiempo real, algoritmos automatizados y datos de campo para identificar nuevas áreas cada mes. En asociación con Mongabay, GFW apoya el periodismo basado en datos al proporcionar datos y mapas generados por Places to Watch. Mongabay mantiene una independencia editorial completa sobre las historias reportadas utilizando estos datos.

Esta historia fue publicada por primera vez en la web en inglés el 17 de setiembre de 2019.

Si quieres conocer más sobre la situación de los pueblos indígenas en Latinoamérica, puedes revisar nuestra colección de artículos. Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí o seguirnos en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Artículo publicado por Maria Salazar
, , , ,