El paiche se hace fuerte en la Amazonía de Bolivia